Fechar Notificações

Não perca mais nada!

Ative as notificações do blog para ser avisado sempre que tiver conteúdo novo!

Fechar Newsletter

JUNTE-SE A MILHARES DE EMPREENDEDORES DIGITAIS!

Receba os melhores conteúdos para crescer seu negócio online.

Fechar Black Week Hotmart

Black Week Hotmart - Del 25/11 al 01/12. ¡Inscríbete y entérate de todas las ofertas especiales antes que los demás!

Quiero inscribirme

El protagonismo del alumno en la educación

El protagonismo del alumno en la educación

Conoce más sobre esta tendencia.

La educación pasa por un momento de ruptura de paradigmas y todas las posibilidades necesitan ser exploradas.

En la práctica, un alumno más participativo es, en general, más comprometido con su propio desarrollo – y eso hace toda la diferencia. Es justamente por eso que el protagonismo del alumno gana cada vez más fuerza y lugar.

Si buscas más información sobre el tema y deseas formar parte de este movimiento, no puedes dejar de leer este texto hasta el final. En este post vas a saber un poco más sobre la tendencia del alumno como protagonista y conocerás cuál es la importancia de esta nueva propuesta.

Además, entenderás cuáles son las principales habilidades que se deben desarrollar para proporcionarle las herramientas necesarias al estudiante, para que crezca en lo personal y profesional.

¿Qué es el alumno como protagonista?

Ver al alumno como el protagonista es, sin lugar a duda, un gran cambio de paradigma. Significa un desplazamiento muy grande en la manera como se pensaba y se construía la educación, sugiriendo un cambio en los métodos convencionales de transmisión del conocimiento.

No se trata, sin embargo, de desvalorizar la figura del profesor y disminuir su importancia en la jornada educativa. ¡Al contrario!

El nuevo contexto refuerza el papel del profesor y lo posiciona como un guía, capaz de señalar los caminos hacia un aprendizaje más consistente y completo.

El protagonismo del alumno se basa principalmente en la participación del estudiante, dándole voz activa en los debates que lo involucren.

La propuesta es eliminar la visión totalitaria del aula de clase, donde generalmente hay una jerarquía poco atractiva para los jóvenes.

En vez de una estructura pasiva de aprendizaje, restringida a copiar la materia de la pizarra, lo que se propone es la implicación del alumno en las decisiones que lo afectan, estimulando su pensamiento crítico y su capacidad de entender el ambiente en el que se encuentra.

¿No parece mucho más atractivo que simplemente llenar páginas y páginas con conceptos genéricos? ¡Seguramente lo es!

Por eso, el protagonismo del alumno despunta como una alternativa viable para desarrollar a individuos más preparados para afrontar los desafíos de un ambiente dinámico y volátil.

Es necesario que evaluemos el contexto de la educación y que podamos trabajar para ofrecer a los estudiantes una formación amplia, más completa y adecuada a la realidad del mundo, que también está en constante transformación.

¿Por qué ver al alumno como protagonista?

¡La respuesta a esta pregunta es simple, aunque exija un esfuerzo continuo: porque, después de todo, ¡ese es el futuro de la educación!

Y aún hay más: el alumno, cuando está involucrado de forma verdaderamente activa en su proceso de aprendizaje, tiene más autonomía para pensar (y repensar) los caminos de su propio desarrollo.

Al profesor, le cabe la misión de guiar al estudiante en su trayectoria de descubrimientos, y ofrecerle herramientas que animen y estimulen su sed de conocimiento.

Ver al alumno como protagonista es darle a la capacidad de liderar su crecimiento, tomando decisiones más claras y acertadas más allá de la escuela. Significa ayudar en la formación de ciudadanos más conscientes y comprometidos, preparados para enfrentar los desafíos del mundo moderno.

Es, sin lugar a dudas, una tarea loable, ¿a qué sí? Y que seguramente, merece todo el esfuerzo.

Para proporcionar la atmósfera ideal a esta nueva idea de educación, algunos artificios se hacen pertinentes. Ve algunos de ellos:

Dinamiza las clases

Las clases dinámicas son más efectivas en captar (y mantener) la atención del estudiante.

La utilización de recursos variados – de vídeos a juegos interactivos, por ejemplo – asegura el interés y es más efectiva en la transmisión del conocimiento.

Mejora la participación en el aula de clase

Un ambiente participativo, en el cual todos tienen espacio para plantear ideas y discutir contextos, es altamente enriquecedor.

Las clases suelen considerarse más interesantes desde el momento en que funcionan como una sesión de discusión activa, en la que se escucha, se considera y se discute la opinión de todos.

Permite el intercambio de información

La interacción continua entre el profesor y el alumno, bien como entre alumno y alumno, tiene el poder de crear un escenario en el que se prioriza y se valora el intercambio de informaciones.

La ruptura de la jerarquía es la clave para proporcionar un contenido más atractivo y asimilación más fácil.

¿Cuáles son las habilidades que se desarrollan con el protagonismo del alumno?

El protagonismo del alumno tiene que ver con un proceso participativo de aprendizaje, pero también sugiere un desarrollo amplio del estudiante.

Las teorías y las fórmulas siguen teniendo su importancia, pero dejan de ser el único foco: las capacidades socioemocionales también tienen prominencia.

Para promover el desarrollo integral del alumno, hace falta que los profesores piensen las estrategias convencionales y que valoren los nuevos métodos y enfoques de enseñanza, sobre todo cuando se trata de enseñanza virtual.

¡Mira las 3 posibilidades principales!

1. Desarrollo de la capacidad autónoma

La autonomía es esencial para formar a ciudadanos proactivos y comprometidos en la transformación del mundo y de la sociedad.

Para ello, es importante que los profesores se dediquen a fomentar la independencia de sus alumnos en la escuela y en la vida.

2. Estímulo de la creatividad

La creatividad está directamente relacionada con la capacidad de pensar en soluciones innovadoras para problemas recurrentes y actuales.

Se trata, también, de la habilidad de construir alternativas para optimizar el aprendizaje y el desarrollo humano.

3. Valorización del pensamiento complejo

Los jóvenes que piensan de forma compleja, apreciando el contexto y viendo a los agentes que influencian determinadas situaciones, tienden a ser más críticos en sus análisis y más cautelosos en sus decisiones.

Esta combinación, a su vez, forma ciudadanos más preparados para enfrentar los desafíos contemporáneos.

¿Cómo se pone en práctica el protagonismo?

El alumno como protagonista solo es posible por medio de la implicación del profesor, que se esfuerza para involucrar a los estudiantes en la construcción del aprendizaje.

La decisión de compartir la misión de transmitir el conocimiento y permitir que todos tengan voz activa en las discusiones que toman el aula de clase, es noble y necesaria a la nueva realidad de la educación.

Al disponer de las herramientas adecuadas — actualizadas, participativas y tecnológicas — y al creer en el poder transformador de un nuevo enfoque educacional, el profesor tiene la posibilidad (y la oportunidad) de respaldar el protagonismo del alumno, formando a ciudadanos más críticos y autónomos.

¿El contenido te hizo repensar el modelo educativo y ver nuevas oportunidades de transformación?

Si eres profesor, ¿qué tal ayudar a tus alumnos a ser los protagonistas de su propio aprendizaje?

Una forma de hacer esto es, como dijimos, ofreciendo recursos que les ayuden a estudiar más y solos.

Para ayudarte, seleccionamos 11 tecnologías educativas para que puedas utilizarlas en el aula de clase .

Nosso site utiliza cookies para melhorar sua experiência de navegação.