Cerrar
Black Week Hotmart

¡Nuevos perfiles de Instagram en Español!

Acompaña contenidos exclusivos para hispanohablantes

@hotmart.spain @hotmart.lat

Ansiedad en el trabajo: 9 consejos que pueden ayudarte a controlarla

Ansiedad en el trabajo: 9 consejos que pueden ayudarte a controlarla

¿Sufres ataques de ansiedad en el trabajo? Si es así, ¡nuestros consejos te serán útiles!

Vivimos en un mundo extremadamente inmediatista, donde las informaciones transitan en un flujo imparable y difícil de acompañar.

Este escenario es responsable de importantes avances tecnológicos y sociales, pero a la vez, el flujo constante de datos e informaciones comenzó a desarrollar condiciones preocupantes de salud mental en la población, especialmente en el lugar de trabajo.

¿Quién nunca ha tenido esa sensación de dolor de estómago y de corazón agitado ante una fecha límite ajustada, una situación tensa o incluso una mala relación con los compañeros de trabajo?

La ansiedad en el trabajo puede conducir a condiciones mucho más graves, dañando tu salud mental.

Con esto en mente, te brindamos 9 consejos en este artículo que pueden ayudarte a controlar la ansiedad en el trabajo. ¡vamos!

Descubre cuáles son las causas de la ansiedad en el trabajo y en la vida

Todavía no sabemos, con seguridad, por qué algunas personas tienen más probabilidades de desarrollar una ansiedad descontrolada que otras.

Sin embargo, algunas condiciones de salud pueden conducir al desarrollo de depresión, como:

  • predisposición genética y antecedentes familiares de ataques de ansiedad;
  • trauma recurrente o estrés en la vida diaria;
  • mentalidad negativa, que conduce a malos pensamientos sobre uno mismo, que surgen de una imagen psicológica inestable;
  • enfermedades o traumas físicos.

En el entorno laboral, algunas situaciones, actitudes y comportamientos pueden provocar ansiedad. La mayoría de los entornos corporativos es, por supuesto, estresante y hostil para las personas.

Según una encuesta realizada en más de 10 países por el instituto Robert Half, especializada en reclutar y seleccionar a personas, el exceso de trabajo por colaborador y la falta de reconocimiento por parte de los líderes son las principales causas de estrés y ansiedad entre los trabajadores.

Aquellos que se sienten sobrecargados, con exceso de trabajo, terminan ansiosos por no poder cumplir con los plazos y, naturalmente, se preocupan demasiado por el exceso de tareas.

Este tipo de situación es responsable de desarrollar sentimientos de miedo, inseguridad y angustia, ya que estas personas tienden a temerle al despido.

Ya aquellos trabajadores que se sienten poco valorados por su propia empresa también desarrollan ansiedad porque, a menudo, experimentan preocupación, baja autoestima y falta de motivación.

En general, otros factores que pueden desencadenar la ansiedad laboral son:

  • preocupación excesiva;
  • responsabilidad excesiva;
  • plazos cortos e inadecuados;
  • metas inalcanzables;
  • búsqueda incesante de resultados.

Descubre cuáles son los síntomas de ansiedad en el trabajo

En la mayoría de las veces no es difícil identificar a alguien ansioso en el trabajo, especialmente cuando este tipo de situación interfiere con la productividad de la persona.

Estas personas, en general, exhiben comportamientos compulsivos, como actualizar constantemente los correos electrónicos corporativos, manos temblorosas, dificultad para comunicarse en reuniones importantes y otros más.

Aprende 9 maneras de tratar con la ansiedad en el trabajo

Lo ideal para solucionar un problema que resulte en una condición de ansiedad es conocer la fuente y cortarla de raíz.

Sin embargo, en el entorno laboral esto puede significar una confrontación directa con el jefe, lo que no siempre es una opción.

Por lo tanto, muchas veces, la mejor manera de tratar esta situación de ansiedad es que trabajes internamente en tus propios sentimientos, buscando remediar el daño y fortalecerte para que no vuelvan a ocurrir nuevas crisis.

Con esto en mente, aquí hay 9 formas de tratar la ansiedad laboral que pueden ayudarte a superar este problema.

En primer lugar, hacemos hincapié en que lo ideal es siempre buscar la orientación de un psicólogo, ya que este es el profesional capaz de ayudarte a cuidar adecuadamente tu salud mental.

1. Identifica la fuente de tu problema

El primer paso para resolver tu ansiedad en el trabajo es descubrir por qué existe. Analiza bien tus hábitos, actitudes y entorno de trabajo. ¿Qué cambios hubo recientemente que hizo que tu ansiedad se aumente?

Busca, también, analizar tu propio comportamiento. Es posible que tu preocupación por los plazos cortos sea, en realidad, un síntoma de tu propia procrastinación  que debe resolverse para eliminar tu ansiedad.

2. Acepta tu pensamiento negativo

¿Ya has escuchado que una persona con adicción a las drogas – lícita o ilícita – debe reconocer ante todo que está enferma y adicta a las drogas?

Para la ansiedad, las cosas funcionan de la misma manera. Es crucial que, al principio, reconozcas lo cuán irracionales son tus pensamientos.

Si bien nuestras mentes son extremadamente creativas para crear preocupaciones en nuestras cabezas, también están para solucionar tales problemas.

Solo tienes que organizar tus pensamientos y hacer algunos ejercicios, como repetir tu problema de manera exhaustiva, hasta que el sonido de las palabras pierda su significado.

3. Organiza tu entorno

Hay pocas cosas más agotadoras que un entorno desorganizado donde los objetos se pierden y están fuera de lugar. Una de las causas de la ansiedad para muchas personas es, precisamente, la falta de organización de la propia estación de trabajo.

Por eso, es esencial hacer todo lo posible para mantener tu propio entorno organizado, poner tu mesa en orden y crear un espacio armonioso y acogedor que estimule la creación de nuevas ideas.

Recuerda que los medios digitales, como las carpetas en tu computadora, también deben mantenerse organizados, principalmente porque es en el entorno virtual donde gran parte de las personas realizan sus tareas.

Esto te permite encontrar archivos, informaciones y documentos más rápido, facilitando tu trabajo y evitando nuevos ataques de ansiedad en el trabajo.

4. Establece tus prioridades

Con el problema identificado y el entorno organizado, es el momento de seguir adelante. Para hacerlo, es esencial que hagas una lista de prioridades y las uses de guía.

Si eres el tipo de persona que se pierde cuando se enfrenta a una gran cantidad de tareas, establecer prioridades es una excelente manera de alinear los objetivos personales y comenzar a resolver problemas.

Para aquellos que a menudo necesitan lanzar productos digitales, por ejemplo, organizar una lista ordenando qué es lo prioritario, es la mejor manera de cumplir con los plazos sin estar ansioso o temeroso de no atender las demandas.

Incluso aquellas personas que se consideran multitareas necesitan delimitar qué es una prioridad y qué se puede hacer por último, organizando así una rutina de trabajo eficiente.

5. Respira y toma descansos

Si las tareas te exigen demasiado, no le des lugar a la mala suerte. Tómate un momento, respira y mantente tranquilo. El descanso es parte de cualquier actividad y es fundamental para mantener un buen nivel de productividad.

Si el trabajo realmente te está cansando, tómate unos minutos y ve a la cocina a tomar un café, estimula la circulación sanguínea en tus piernas y práctica una conversación con tus colegas. Intenta salir del entorno en el que trabajas y dale a tu mente espacio para respirar.

Si la situación es aún peor, siéntate en un lugar tranquilo y aireado e inhala por la boca, con los ojos cerrados, profundamente, contando hasta 5. Mantén el aire, siente tus pulmones llenos, luego exhala contando hasta 10.

Repite el procedimiento cinco veces más y te sentirás mucho más relajado, con la crisis de ansiedad bajo control.

6. Decide y no postergues

Una crisis de ansiedad y estrés crónico dificultan que cualquier persona pueda tomar decisiones. Una buena manera de evitar esto es decidir qué vas a hacer a continuación y hacerlo de inmediato.

De esta forma, evitas procrastinar y cumples tus obligaciones más rápidamente, haciendo que tengas tiempo para cuidarte, ya sea haciendo ejercicios físicos o simplemente descansando.

7. Piensa en positivo

No existe otra cosa que atraiga  más malos sentimientos que el pensamiento negativo. Te puede sonar cliché o cursi, pero el pensamiento positivo marca una gran diferencia.

Aunque esta actitud no produzca resultados inmediatos y tangibles, te darás cuenta de cuánto ayudará en tu estado mental.

Una persona con una actitud positiva evita episodios de ansiedad en el trabajo y, además, contagia a los colegas, haciendo que el entorno sea más liviano y agradable.

8. Cambia tus hábitos

Cuando un hábito no es bueno para nosotros, en realidad es una adicción. Incluso aquellos que forman parte de nuestra rutina sin hacernos ningún daño, pueden, al final, perjudicarnos.

¿Quién nunca ha sentido que no podía evolucionar en su carrera y que siempre estaba haciendo lo mismo?

Un simple cambio de hábitos, que introduzca nuevas actividades en nuestra rutina, nos da un soplo de aire fresco en nuestras vidas, estimulando la sensación de que las cosas están cambiando, aunque sea en una esfera más pequeña.

9. Concéntrate

Cuando tenemos dificultades para centrar nuestra atención en lo que hay que hacer, terminamos generando la sensación de ansiedad, y la ansiedad en el trabajo es una gran enemiga de la productividad.

Entonces, cuando la crisis comienza a dar señales, trata de concentrarte. Cierra los ojos, bloquea todos los sonidos que te rodean y concéntrate en lo que viene después. Si es necesario, haz una lista de verificación escrita a mano. De esta manera, puedes tomar las riendas de la situación, evitando la aparición de la ansiedad.

El peligro de la ansiedad en el trabajo

Los ataques de ansiedad no son una broma. Pueden conducir a situaciones extremadamente graves, como una enfermedad depresiva y el síndrome del pánico.

Por eso, es esencial que busques ayuda de un experto, si te sientes impotente.

La ansiedad en el trabajo, cuando alcanza su máximo, puede llevar a un nivel de agotamiento que se conoce por Burnout.

¿Quieres saber más sobre este problema? Entonces, ¡lee el artículo en el que te explicamos todo sobre el Síndrome de Burnout!

Nuestro sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.