Cerrar Notificaciones

¡No te pierdas más nada!

¡Activa las notificaciones del blog para avisarte cuando hay un nuevo contenido!

Cerrar Newsletter

¡ÚNETE A MILES DE EMPRENDEDORES DIGITALES!

Recibe los mejores contenidos para hacer crecer tu negocio online

¿Cómo medir la calidad del thumbnail y el título de tus vídeos?

¿Cómo medir la calidad del thumbnail y el título de tus vídeos?

Entiende todo sobre las nuevas métricas de CTR (tasa de clics) e impresiones de YouTube.

Si ya has tenido dudas si YouTube está entregando tus vídeos a los usuarios de la plataforma, o si tus thumbnails y títulos son eficientes, ahora puedes saberlo (o al menos entenderlo con más claridad).

Hace unos meses, YouTube comenzó a implementar YouTube Studio (aún en la versión beta), con el propósito de sustituir a Creator Studio, panel donde encuentras la herramienta Analytics, de la que ya hablamos aquí en el blog.

thumbnail y título - Creator Studio Youtube menu, destaque de la opción impressiones y CTR

En la nueva versión, algunos antiguos pedidos de creadores fueron finalmente atendidos.

Estamos hablando de impresiones y CTR (click through rate, por su sigla en inglés) que es la tasa de clics, y puedes consultarlos en la pestaña Alcance entre los espectadores.

thumbnail y título - Studio Youtube, destaque del alcance

Para aquellos que ya han analizado datos de anuncios online, estos términos no son novedad. Pero si no sabes de qué se trata, vamos a explicártelo y mostrarte cómo sacar el máximo provecho de esas métricas.

¿Qué es el número de impresiones y CTR?

Resumiendo bien, el número de impresiones representa cuántas veces tu contenido ha sido mostrado en la plataforma, ya sea a través de búsquedas, vídeos sugeridos o incluso directamente en el canal. Este número te expresa el potencial de tu vídeo.

La tasa de clics se refiere al porcentaje de esas impresiones que recibieron clic del usuario. Es un número referente a la frecuencia con que los espectadores asistieron al vídeo después de ver el thumbnail y el título en algún lugar en YouTube (fuentes externas, como sitios y otras redes sociales todavía no cuentan).

De esta forma, puedes tener un vídeo con 7,5 mil impresiones (número de veces en que apareció en la pantalla para el usuario) y un CTR del 4,7 % (la frecuencia con la que estos usuarios hicieron clic en el vídeo).

El total puede resultar en solo 1,3 mil visualizaciones (veces que el vídeo fue de hecho visto).

No existe un parámetro estándar para saber qué tasa de clics es ideal o cuál es el número de impresiones que es bueno para una cierta cantidad de vistas. Como siempre, todo depende de diversos factores.

Para dejarlo claro, vamos a hacer una analogía sin conexión:

Imagina que YouTube es un restaurante interactivo con la propuesta de servir productos culinarios (aquí, representando los vídeos) creados por diversos chefs (que serían los creadores de contenido).

El camarero (algoritmo) lleva los productos a las mesas, de acuerdo con las informaciones que los consumidores (espectadores) registran en un menú interactivo, seleccionando los sabores e ingredientes que más les gustan (esos serían los datos de usuarios en la plataforma, obtenidos a través del historial, búsquedas anteriores, etc.).

En ese caso, como chef, sabes que no sirve de nada hacer apenas un plato sabroso, hay que hacerlo atractivo a los ojos del consumidor, ¿verdad?

Después de todo, nadie se arriesga a comer algo que no tiene buena cara.

Con los vídeos es lo mismo, nadie sabrá si tu contenido es bueno si no es atractivo en primer lugar.

Aquí es donde entra la calidad del thumbnail y el título.

La importancia de la thumbnail y el título en sus vídeos

Para entender la importancia de analizar la calidad del thumbnail y el título, vamos a volver al ejemplo del restaurante que dimos al inicio de este post.

Vamos a suponer que has hecho tus sondeos y has notado que a mucha gente en el restaurante le gustan los postres y también las calabazas.

Entonces, creas algo con base en esos datos y haces un delicioso dulce de calabaza, haciéndolo sorprendente.

Así, el camarero va a llenar una bandeja con tus productos (porque sabe que los consumidores ya han demostrado que les gustan esos ingredientes) y pasará exhibiendo esos platos en las mesas.

En la analogía:

  • Cada vez que una persona ve el dulce en la bandeja, se trata de una impresión.
  • Cada vez que una persona toma un dulce, se trata de un clic.
  • Cada vez que una persona se come el dulce, tenemos una vista previa.
  • Si el camarero nota que el dulce es un éxito, él mismo buscará ofrecer más, o sea, las impresiones aumentan.

Es importante recordar que cuando el camarero se anima con el buen desempeño de una creación y pasa a exhibir al público cada vez más esos bellos postres, es probable que el aumento del consumo no suba en la misma proporción de las ofertas (impresiones).

En ese caso, la tasa de clics, es decir, la “tasa de personas que comen el dulce” disminuye.

Es importante resaltar que a pesar de que el CTR baje en una situación de este tipo, no se trata de un mal acontecimiento, pues hay un aumento en el consumo, que es lo más importante.

Esto sería solo un comportamiento esperado de la tasa de clics en relación al aumento de impresiones.

En el caso de que tu dulce de calabaza no sea atractivo, aunque muy sabroso, el camarero inicialmente pasaría a exhibirlos en la bandeja con la misma animación, pero probablemente no atraería la mirada de los consumidores (baja impresión). Estos, por lo tanto, no consumirían los productos (menor CTR, tasa de clics) y tampoco los comerían (menor número de visualizaciones).

Al darse cuenta de esta dinámica, el camarero pasaría a ofrecer cada vez menos esas unidades, ya que ellas no demostraron generar interés, por más que tú, quien hace de chef, asegures un sabor excelente.

La misma cosa sucede si tienes un gran vídeo, pero que no llama la atención por el thumbnail y el título.

El algoritmo de YouTube entiende que tu creación no es buena y que puede desanimar al público a seguir consumiendo. Así, la oferta (impresiones) en YouTube cae.

Para complicar la situación, en el caso de los vídeos, vale recordar que otros factores entran en ese juego, por ejemplo: el compromiso o engagement, que puede ser medido por medio de comentarios, número de veces en que se comparte, retención de visualizaciones y “me gusta”.

No es difícil transponer estos conceptos a nuestro ejemplo del restaurante interactivo.

Considera lo siguiente:

  • Elogios (comentarios),
  • Palmadita en la espalda (me gusta)
  • Las sugerencias a los amigos para que también prueben el dulce de aquel restaurante (las veces que alguien comparte),
  • Y por último y más importante, el hecho de que la gente termina comiendo el dulce entero (retención).

Incluso saber cuántas personas consumieron solo una unidad (espectadores únicos: otra nueva métrica) puede ser interesante.

Relación entre impresiones y CTR de engagement

Para relacionar impresiones y CTR de engagement, vamos a algunos ejemplos ficticios:

En un próximo caso, has hecho tus sondeos y te diste cuenta de que al público objetivo le gusta mucho el dulce de leche. A tu público también le gusta mucho el camarón.

Así, en un momento de poca lucidez, nace una idea “genial”: el dulce de leche con camarón.

En el caso de que se trate de un buen concepto, ya que los datos demuestran que, de hecho, al público le gustan mucho esas dos cosas.

De ese modo, haces tus innovadores dulce de leche con camarón y logras que queden lindos.

A continuación, los entregas al restaurante y el camarero se los ofrece a la gente.

La bellísima creación atrae mucho la mirada del público (número de impresiones altas) y mucha gente los toma para probarlos (CTR alto).

A esta altura, el camarero está super feliz y ya se prepara para ir a buscar y ofrecer más unidades, pero nota algo diferente:

  • Algunos consumidores prueban el dulce y dejan la mitad en el plato (baja retención),
  • Otros, ni bien se lo llevan a la boca… lo escupen (no llega ni a contar como visualización),
  • Otros se levantan de la mesa y se marchan (término de sesión),
  • Nadie se los ofrece a los amigos (baja tasa de compartir) y
  • Las conversaciones cesan, dando lugar a un silencio vergonzoso (poquísimos comentarios).

En una situación de esas, no necesito ni decirte que el camarero va prácticamente a parar de ofrecer tus dulces.

No es que vaya a botar todo, pero puedes tener seguridad de que va a ser muy difícil encontrar esas delicias que se exhiben allí.

Y eso es lo que hace YouTube. Si la plataforma se da cuenta de que a pesar de la demanda y de los clics, el público no demuestra gusto en tus vídeos, el algoritmo pasa a entregar cada vez menos tu contenido.

La moraleja es que de nada sirve analizar datos por separado o trabajar solo un punto.

Para que tu vídeo sea un éxito, necesitarás atender los intereses del público, crear una thumbnail y título atractivo (para que ese público tenga ganas de hacer clic) y aún más, que reciba un contenido de calidad, que garantice satisfacción a los espectadores y, consecuentemente, engagement, dejando el algoritmo feliz y trabajando a tu favor.

El lado bueno es que con las métricas de impresiones y la tasa de clics puedes entender mejor lo que le sucede a tu contenido y cómo es recibido por el público.

¿Ya estás analizando estas métricas?

Cuéntanos en los comentarios cuáles son los datos que más analizas en tu canal de YouTube.

Nuestro sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.