Cerrar Notificaciones

¡No te pierdas más nada!

¡Activa las notificaciones del blog para avisarte cuando hay un nuevo contenido!

Cerrar Newsletter

¡ÚNETE A MILES DE EMPRENDEDORES DIGITALES!

Recibe los mejores contenidos para hacer crecer tu negocio online

Cerrar Participa en nuestra formación presencial y aprende a vender más en menos tiempo

Participa en nuestra formación presencial y aprende a vender más en menos tiempo

¡Asegura tu lugar!

¿Es posible tener calidad de vida en el trabajo?

¿Es posible tener calidad de vida en el trabajo?

10 consejos para mejorar el bienestar en tu trabajo.

La calidad de vida en el trabajo no puede ser medida con base únicamente en una variable, pues es un asunto complejo, que involucra varios factores. Es necesario verificar el grado de satisfacción de los empleados con las funciones ejercidas, con el lugar de trabajo, la remuneración, las relaciones con el equipo, entre otros factores.

Es claro que no siempre es posible estar completamente satisfecho en relación a todos estos aspectos. Pero es fundamental que las personas se sientan reconocidas, motivadas y respetadas dentro de la empresa.

Es común pensar la calidad de vida en el trabajo como algo que depende solo de la empresa. Sin embargo, los trabajadores también tienen una gran responsabilidad en su bienestar dentro de las organizaciones.

En este texto, vamos a presentarte 10 consejos para ayudarte a mejorar tu calidad de vida en el trabajo a partir de pequeñas actitudes.

Pero antes de pasar a los consejos propiamente dichos, es necesario que entiendas por qué es importante tener más calidad de vida en el ambiente profesional.

La importancia de tener calidad de vida en el trabajo

La mayoría de las personas dedica la mayor parte de su día al trabajo, ya sea dentro de una organización o en su propio negocio.

Permanecer en una función considerada mala, con condiciones inadecuadas, que no hace que la persona se sienta acogida y valorada puede desencadenar problemas de salud física e incluso psicológica.

Sin embargo, se equivoca quien piensa que enfocarse en la calidad de vida en el trabajo solo sirve para beneficiar a los trabajadores.

Los empleados que se sienten bien en su lugar de trabajo y tienen una buena relación con los demás trabajadores se sienten más motivados para trabajar, se dedican más y terminan trayendo resultados mejores para la empresa.

Si la persona cree en lo que hace, siente que puede evolucionar en su carrera, contribuir al crecimiento del negocio y mejorar su vida personal con los frutos de aquel trabajo, es muy probable que vaya a esforzarse más para alcanzar las metas organizacionales y superarse todos los días.

Ahora que entiendes un poco más sobre la importancia de mejorar tu calidad de vida en el trabajo y también la de las personas que trabajan contigo, vamos a mostrarte 10 actitudes que puedes aplicar diariamente:

Índice
  1. Trabaja en lo que te gusta
  2. Conversa con otras personas de tu área
  3. No dejes las cosas para después
  4. Haz solo lo que puedas
  5. Evita los chismes
  6. Separa el trabajo de la vida personal
  7. Respeta a tus colegas
  8. Cumple tus plazos y horarios
  9. Sé creativo
  10. Tómate un tiempo para descansar

1. Trabaja en lo que te gusta

Sabemos que no todo el mundo consigue el trabajo de sus sueños, pero hacer algo que te gusta es esencial para que te sientas bien en el trabajo.

Es mucho más fácil dedicarse y tener ánimo para realizar las actividades cuando nos dan placer o alegría por contribuir al resultado final.

Por eso, el primer paso para tener calidad de vida en el trabajo es buscar una actividad con la que te identifiques. Si ese no es tu caso, tal vez sea el momento de mirar otras oportunidades.

Haz una lista de las habilidades que tienes y que se pueden utilizar en una empresa. Después, piensa en lo que te haría feliz todos los días. Por último, compara estas listas para encontrar los puntos en común y empezar a trazar nuevos caminos para tu carrera. Puede ser otra empresa, un emprendimiento o incluso un cambio de cargo.

(Disfruta la lectura de nuestro texto que te enseña cómo renunciar a un empleo).

2. Conversa con otras personas de tu área

Si estás iniciando tu carrera ahora o estás pensando en cambiar de área, trata de conversar con personas que ya actúan en el ramo para tener una idea de lo que hacen, cómo se sienten, cómo es el día a día dentro de sus empresas y todas las otras informaciones que te resulten importantes.

A veces, idealizamos ciertas actividades que en la práctica no son como nos las  imaginábamos.

Incluso si tu idea no es cambiar de trabajo, es importante mantener un diálogo con colegas del área para intercambiar información, ver si comparten tu percepción, lo que hacen de diferente y qué puedes aplicar en tu trabajo o incluso aquello que otras empresas están ofreciendo relacionado a mejores condiciones para los trabajadores.

3. No dejes las cosas para después

Este es un consejo difícil de seguir, pero te garantizamos que vale la pena anticipar las cosas.

Dejar las tareas para después solo sirve para acumular trabajo, aumentar la ansiedad y desorganizar toda tu agenda.

Por más que sea muy tentador dejar aquella actividad más aburrida para el último día, trata de resolver todo lo más rápido posible para que aumentes tu eficiencia y evites tareas no finalizadas.

Piensa que postergar no te da ninguna ventaja. Después de todo, de todas maneras vas a tener que hacerlo y con mucho menos tiempo.

4. Haz solo lo que puedas

Por más que quieras dar lo mejor de ti, no puedes abrazar el mundo, asumir todo el trabajo que aparece y sobrecargarte.

Necesitas saber decir “no” cuando notas que no vas a lograr realizar determinada tarea o cuando pueda ser perjudicial para tu rendimiento.

Es mejor ser sincero al principio y respetar tus límites que asumir todo tipo de responsabilidades y no lograr entregar el resultado esperado.

Además de saber posicionarte frente a las demandas, también es importante reconocer el momento de pedir ayuda.

Recuerda siempre que no estás obligado a saber hacerlo todo, mucho menos a hacerlo todo solo o sola.

Un ambiente sano de trabajo es aquel que te permite contar con tus colegas y socios para que las tareas se ejecuten con éxito.

5. Evita los chismes

Las relaciones creadas dentro del ambiente de trabajo también son factores importantes para el bienestar de los empleados.

Tener una relación saludable y respetuosa con los colegas, socios, clientes y líderes trae armonía y motivación para el trabajo.

Para garantizar esto, evita participar en chismes y estimular un ambiente negativo. Al hablar mal de otros profesionales, contribuyes a un clima malo, además de no recibir nada positivo a cambio.

Si presencias chismes de colegas, puedes posicionarte de manera delicada, diciendo que esa información no agrega ningún valor al trabajo y solo sirve para rebajar a la persona en cuestión. De esta forma propones una reflexión y dejas de apoyar ese hábito negativo.

6. Separa el trabajo de la vida personal

Si eres emprendedor, este consejo puede parecer imposible, pero es esencial saber separar tu vida profesional de la personal.

Reservar un tiempo para hacer lo que te gusta, como visitar a familiares, salir con amigos y viajar, por ejemplo, son maneras de recargar las baterías y cuidar de tu salud.

Si tu enfoque está totalmente en el trabajo, con el tiempo notarás que tu calidad de vida va a disminuir, el cansancio llegará, con él la desmotivación y la impaciencia para realizar las actividades.

El equilibrio es el secreto para que todo salga bien, así que no dejes de organizarte bien.

Selecciona las actividades que consideres prioritarias y abre un espacio en tu agenda para ellas.

7. Respeta a tus colegas

No siempre vas a tener afinidad con todas las personas que trabajan contigo, pero eso no debe ser considerado como un problema.

Aunque tengas tus diferencias respecto a algunas acciones de tus colegas o líderes, piensa que ellos están en ese cargo porque la empresa cree en el trabajo que ellos hacen y quieren que ellos continúen allí.

Para garantizar tu calidad de vida en el trabajo y la de todos los que comparten contigo el espacio, lo mínimo que debe favorecerse es un respeto profesional mutuo.

Nadie necesita ser amigo de todo el mundo, pero todos deben ser tratados con educación.

8. Cumple tus plazos y horarios

Siempre que asumas una responsabilidad, trabaja para finalizar la actividad dentro del plazo acordado. Así evitas la acumulación de tareas, el estrés con cosas por hacer y la desaprobación de tus colegas, clientes y jefes.

Puedes crear una agenda online, de papel o usar un planificador, incluso vale usar aplicaciones propias para ayudarte con la organización, solo no puedes ser indisciplinado con tus obligaciones.

Una empresa necesita el compromiso de todos sus trabajadores para alcanzar sus metas y, cuando no contribuyes a ello, acabas causando perjuicios organizacionales y también individuales. La presión sobre ti tiende a aumentar y la gente empieza a perder la confianza en lo que haces, lo que puede afectar tu motivación y el trabajo como un todo.

(¿Quieres más consejos sobre organización? Mira nuestro post que te enseña cómo hacer una buena gestión de tiempo y ser más productivo).

9. Sé creativo

Muchas personas se quejan de la rutina y de la repetición de las mismas cosas siempre en el ambiente de trabajo. Sin embargo, con un poco de creatividad, es posible modificar la situación.

Nadie necesita inventar nuevos productos y servicios todos los días para destacarse en el mercado o sentirse motivado con lo que hace.

Sin embargo, tener una visión más amplia y dejar que la imaginación fluya puede traer excelentes ideas sobre lo que se puede hacer de manera diferente y más dinámica.

A veces, lo que necesitas para aumentar tu calidad de vida en el trabajo es solo modificar el enfoque que tienes de tus colegas, hacer actividades cotidianas con una nueva mirada o proponer entrenamientos diferenciados para la empresa, por ejemplo.

Lo importante es que aproveches tu creatividad para sentirte con más estímulo y apreciando cada día más lo que haces.

10. Tómate un tiempo para descansar

No sirve de nada trabajar sin parar en un proyecto cuando estás cansado, sin dormir bien o incluso sin tiempo para que te dediques a otras actividades que te relajan.

Hacer pausas es fundamental para poner las ideas en orden, aliviar la presión y volver con más energía para el trabajo.

Con la mente más descansada, logras producir con más calidad, pasas menos tiempo en las actividades y asimilas mejor todo lo que está sucediendo a tu alrededor.

El descanso puede ser un café o una merienda por la tarde, tomar unos días de descanso o incluso vacaciones. Lo importante es observar las señales que tu cuerpo está dando y respetarlas.

¿Cómo puede la empresa promover más calidad de vida?

Si has llegado hasta aquí, has visto que el trabajador tiene mucha responsabilidad en su satisfacción contínua. Sin embargo, la empresa también necesita hacer su parte para aumentar la calidad de vida en el trabajo de sus empleados.

Si eres emprendedor o tienes una empresa, sigue estos 5 consejos que separamos para ayudarte a mantener el bienestar para tus empleados.

1. Ambiente adecuado para trabajar

Las empresas deben ofrecer la estructura física y las herramientas adecuadas de trabajo para que los trabajadores tengan acceso a todo lo que necesitan para realizar sus actividades.

El ambiente de trabajo necesita tener iluminación, ventilación, mobiliario y recursos tecnológicos apropiados, además de un espacio para los momentos de descanso y alimentación de los empleados.

2. RR.HH. siempre presente y disponible para los trabajadores

Tener un equipo capacitado para hacer la gestión de personas es imprescindible para que los trabajadores tengan todo el apoyo necesario.

Estos profesionales trabajan para alinear las demandas de los empleados con los objetivos estratégicos de la organización y para realizar los programas de entrenamiento y desarrollo más asertivos para cada situación.

3. Una empresa dedicada a la salud y seguridad del trabajo

Trabajar en un ambiente salubre y seguro es uno de los puntos más importantes para la calidad de vida de los empleados.

Es común pensar en normas de seguridad solo en profesiones que involucran obras de construcción, manipulaciones de máquinas peligrosas o sustancias tóxicas.

Sin embargo, todas las empresas deben estar atentas y minimizar los riesgos a los que sus empleados están expuestos.

Hoy, es común encontrar empresas con foco en tecnología en las que los trabajadores pasan la mayor parte del tiempo sentados frente al ordenador.

En estos casos, se puede invertir en programas de gimnasia laboral o que incentiven las pausas para caminar y mover el cuerpo, por ejemplo.

Otra posibilidad es la implementación de programas y capacitaciones para reforzar reglas y cuidados que deben ser tomados durante las actividades, principalmente cuando estas causan desgastes físicos y/o emocionales.

4. Clima organizacional

Hablamos anteriormente de que el propio empleado debe vigilarse a sí mismo para no involucrarse en chismes. Sin embargo, la empresa también necesita crear un clima organizacional que favorezca una buena interacción entre los empleados y no fomente el hábito de chismes.

La organización es la mayor responsable de establecer las normas y valores que serán vivenciados diariamente en el ambiente de trabajo. Por eso es tan importante dedicarse a construir una cultura pacífica, respetuosa y alentadora.

5. Plan de carrera bien definido y claro

La motivación es uno de los factores que influye en el grado de satisfacción de los empleados en el trabajo.

Una persona que no ve su futuro dentro de la empresa y no se siente valorada tiene más posibilidades de sentirse desanimada, reducir su productividad e incluso abandonar el empleo.

Por eso, las empresas necesitan trabajar en la creación de planes de carrera bien definidos y atractivos, que aumenten la motivación y la ambición de los empleados. Ellos necesitan comprender exactamente lo que deben hacer para escalar en la carrera y, además, necesitan tener acceso a las oportunidades necesarias para su crecimiento.

En este texto, hablamos mucho de la calidad de vida en el trabajo del empleado y cómo él y la empresa necesitan trabajar juntos para la promoción del bienestar en el ambiente de trabajo.

Sin embargo, los emprendedores también necesitan – y deben – buscar maneras sanas de manejar el trabajo para no dejar que afecte su vida personal.

¿Quieres saber cómo es posible? No te pierdas nuestro post con varios consejos sobre cómo equilibrar el emprendimiento y la calidad de vida.

Nuestro sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.