Descubre qué es Clickbait y por qué debes evitar su práctica

Descubre qué es Clickbait y por qué debes evitar su práctica

Hacer promesas milagrosas y usar llamadas sensacionalistas pueden hasta atraer muchos clics, pero también las consecuencias pueden ser muy negativas. Descubre por qué debes evitar clickbait.

Alguna vez, navegando en Internet, encontraste un post en las redes sociales, vídeos o un email que prometía resolver todos tus problemas? ¿Como una fórmula milagrosa para enriquecer, o perder peso en pocos días o un nuevo producto revolucionario?

Aquel que alguna vez no haya parado todo lo que estaba haciendo para hacer clic en un link y ver una oferta irresistible, para luego darse cuenta que el contenido no cumplía con la promesa del título, que tire la primera piedra.

Créelo, eso es más común de lo que parece y todo el mundo ya pasó por esta situación por lo menos una vez.

En ese momento, la sensación es que fuimos seducidos por un señuelo absolutamente irresistible. A esa tentación le damos el nombre de clickbait.

En el artículo de hoy, vas a entender más sobre esta práctica tan común en el ambiente digital y por qué debes evitarla en tus estrategias de marketing. ¿Comenzamos?

¿Qué es clickbait?

¿Te suena extraño ese nombre? Cálmate, porque ya viste diversos clickbaits por ahí. Incluso puedes haber sido víctima de algunos de ellos.

Clickbait – o señuelo de clic, traducido al español – es un contenido que hace promesas exageradas y milagrosas para llevar a los usuarios a una determinada página de la web.

Este tipo de contenido generalmente “pesca” la atención del público con títulos y llamadas tentadoras y sensacionalistas, como “no lo vas a creer” o “nunca vas a descubrir lo que pasó”.

Sin embargo, un clickbait no cumple sus promesas y le miente al usuario.

Clickbait funciona como los señuelos para pescar: promete algún secreto o solución milagrosa para un problema, los lectores se sienten seducidos y no piensan dos veces antes de hacer clic en el contenido.

Mucha gente, especialmente pequeños negocios que quieren resultados instantáneos, tienden a usar clickbaits porque es una manera extremamente rápida de generar tráfico online. Y con más tráfico, hay más clientes potenciales y más ventas.

El problema es que, como las promesas del título casi nunca se cumplen, los usuarios se sienten engañados y abandonan la marca.

¿Por qué clickbait funciona?

¿Si clickbait consiste en usar una redacción sensacionalista o mentirosa para atraer clics y tráfico, por qué todavía hay personas que se dejan engañar? ¿Y por qué todavía hay empresas y profesionales que insisten en esa práctica?

Es bastante simple. Clickbait se vale de una serie de recursos que atraen irresistiblemente la atención del público.

Explota sentimientos que todos tenemos y que son irracionales. Entre estos recursos están:

  • los miedos que tus clientes puedan tener;
  • el deseo de tener algún bien u objetivo aún no conquistado;
  • un dolor o dificultad que los consumidores enfrentan;
  • curiosidad.

Además, también es muy común que las llamadas de clickbaits abusen de los disparadores mentales. Eso llama aún más la atención del lector, haciendo prácticamente imposible resistir y no hacer clic en el link.

Es decir, aun siendo una práctica condenable, clickbait acaba aumentando el tráfico. Pero, como entenderás más adelante, no vale la pena.

Ejemplos más comunes de clickbait en Internet

Todo el mundo ya vio o cayó en un clickbait alguna vez. Por eso, no es muy difícil reconocer este tipo de contenido.

En general, clickbaits tienen algunas características comunes, como:

Informaciones engañosas

Aquí tenemos los contenidos con informaciones que no son verdaderas para engañar al usuario.

En esta categoría se encajan las fake news (noticias falsas), que presentan títulos y contenido engañosos, hechos para desinformar, originar conmoción y engagement en el público.

También podemos destacar contenidos con informaciones equivocadas en el título con el único motivo de originar clics. La mayoría de las veces, esas informaciones no tienen ninguna conexión con el resto del material, engañando a quien accede a ellos.

Informaciones repetidas

Otra estrategia bastante común de los que crean clickbaits. Un usuario se interesa por la llamada, hace clic y al acceder al contenido, se da cuenta de que todas las informaciones no pasan de copias de otros materiales.

Son repeticiones de la misma información de otros sitios y empresas, muchas veces con el mismo título, pero escritas de manera diferente.

Contenidos así, además de engañar al público, constituyen plagio, algo que viola el derecho de autor en Internet y puede resultar en sanciones.

Informaciones incompletas

Otra estrategia muy usada por los que están atrás de clics y de dinero con publicidad online es publicar informaciones resumidas o incompletas sobre contenidos que encuentran en otros sitios webs o canales.

Esta actitud también muestra la falta de compromiso de la empresa con la información en sí y también con el público.

Informaciones exageradas

Muchas páginas y negocios online llenan sus llamadas con palabras como “el mejor” o “el mayor”, “el más recomendable”, etc., para dar la impresión de más autoridad y originar tráfico.

Pero, en vez de ofrecer informaciones realmente comprobadas, usan esos adjetivos solo para despertar la curiosidad de la audiencia. El usuario hace clic en link esperando encontrar la mejor solución, con datos que garanticen su eficacia, pero al final, es engañado.

Por qué no debes usar clickbait

Después de entender cómo funcionan los clickbaits en la práctica (y también por tus propias experiencias con ese tipo de contenido), ya debes saber que no vale la pena usarlos.

Sin embargo, para acabar con alguna duda que todavía puedas tener, te vamos a mostrar lo que puede ocurrir si resuelves usar clickbait para atraer más tráfico.

Le estarás mintiendo a tu público

El pilar del marketing digital es entregar contenidos relevantes al público, algo que lo ayude a resolver los problemas que enfrenta a cada día. Esto fortalece las relaciones de las personas con la marca, creando autoridad y facilitando las ventas.

Pero no vas a lograr hacerlo si tu estrategia se basa en mentiras o informaciones incorrectas. Estarás prometiendo soluciones que, al fin y al cabo, no estarás entregando.

Además de no ser ético defraudar a la gente, puedes poner en riesgo la reputación de tu marca. Imagina ser reconocido en el mercado como un negocio mentiroso, que no cumple y no entrega lo que promete. Pésimo ¿no te parece?

Los resultados te pueden decepcionar con el tiempo

Al principio, puede ser que tu blog o canal de YouTube conquiste decenas, centenas o miles de nuevos accesos. Todo gracias al uso de clickbait.

Eso es muy bueno, ¿verdad? Bueno… no es para tanto.

Los contenidos pueden hasta ser populares al comienzo, pero, a medida que la audiencia se da cuenta de que estás usando clickbaits, los accesos van a caer, la reputación de tu página sale perjudicada y hasta puedes ser punido por los mecanismos de búsqueda.

Al final, no vale de nada tener accesos si ninguno de los visitantes se convierte en lead o cliente.

Puedes perder potenciales clientes

En toda estrategia digital, para obtener éxito, se necesita tener en cuenta la experiencia del usuario desde el momento en que ve la marca por primera vez hasta la conclusión de la compra.

Por lo tanto, si las personas que visitan tu blog, sitio web o canal de YouTube se deparan con un clickbait y se sienten defraudadas, probablemente van a asociar tu negocio con una experiencia negativa.

Y cuando eso ocurre, corres el riesgo de perder oportunidades valiosas de negocio. Peor que eso, pones en riesgo a tu propia empresa.

¡Abandona clickbait!

Como vimos, la práctica de clickbait es bastante perjudicial para la estrategia de marketing de tu negocio. Mintiéndole al público y no entregando lo que prometes, corres el riesgo de manchar la imagen de la marca y perder potenciales clientes.

Por eso, es muy importante proporcionar la mejor experiencia posible. Procura revisar tu contenido para estar seguro de que todas las promesas sean cumplidas y que los que acceden a tu contenido no saldrán decepcionados.

Aunque sea tentador usar clickbait para atraer la atención de los internautas y conquistar más clics y tráfico, hay otras técnicas mucho más eficientes. Y lo mejor: honestas. Una de ellas es el copywriting. 

¿Quieres aprender a escribir textos que venden más? Entonces lee nuestro artículo completo sobre el tema.

Nuestro sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.