Cerrar Notificaciones

¡No te pierdas más nada!

¡Activa las notificaciones del blog para avisarte cuando hay un nuevo contenido!

Cerrar Newsletter

¡ÚNETE A MILES DE EMPRENDEDORES DIGITALES!

Recibe los mejores contenidos para hacer crecer tu negocio online

Cerrar Participa en nuestra formación presencial y aprende a vender más en menos tiempo

Participa en nuestra formación presencial y aprende a vender más en menos tiempo

¡Asegura tu lugar!

¿Qué es el clima organizacional y cómo mejorarlo en tu empresa?

¿Qué es el clima organizacional y cómo mejorarlo en tu empresa?

Descubre cómo crear un ambiente agradable para quien trabaja en tu negocio.

Independientemente del tamaño de tu empresa, es importante saber que toda empresa debe mantener una buena relación con sus empleados.

La razón de esta premisa es que de esa forma logras proporcionar un entorno atractivo para el desarrollo del trabajo, con lo cual el equipo aumenta su productividad.

Y cuanto mejor sea la percepción del empleado sobre su ambiente de trabajo, mejores serán los resultados.

Es por eso que, a pesar de ser un concepto relativamente nuevo, el estudio del clima organizacional está destacándose y es una tendencia en el mundo empresarial.

Entonces, ¿eres emprendedor y quieres saber cómo crear un ambiente agradable para quienes trabajan contigo?

¡Únete a nosotros, porque en este post te explicaremos todo sobre clima organizacional!

Concepto de clima organizacional

En líneas generales, el clima organizacional puede ser visto como la percepción existente dentro de la empresa respecto del ambiente de trabajo.

Cada empleado posee una conciencia del nivel de calidad organizacional del lugar donde trabaja.

A partir de sondeos internos tienes la posibilidad de medir la satisfacción de las personas y tener una idea del clima en tu empresa.

El clima organizacional define la calidad de la experiencia de los empleados y traza un perfil psicológico muy claro, a pesar de ser momentáneo.

En ese sentido, la percepción de los empleados puede mejorar o empeorar según las prácticas internas puestas en práctica.

Esta fluctuación en el clima organizacional obliga a los gestores y administradores a buscar constantemente formas de sondear la situación de la empresa.

Por otro lado, un clima organizacional negativo tiende a generar graves consecuencias, entre ellas la disminución de las ganancias, ya que puede ser que las personas no ejerzan sus funciones de la mejor manera posible.

Es importante mencionar también que el clima organizacional no depende solo de quien trabaja en tu negocio, ya que también está vinculado a la propia empresa, a su estructura y a la forma en que se posiciona en el mercado.

Por eso, para mejorarlo es esencial pensar en todas las etapas, desde la contratación de personal, hasta el ambiente físico de trabajo (hablaremos más de eso a lo largo de este post).

Consecuencias de un clima organizacional negativo

Es un cliché afirmar que si el clima en una empresa no es agradable para sus empleados, algunos problemas empiezan a aparecer.

El principal de ellos, que ya mencionamos anteriormente, es la pérdida de productividad de los empleados, que pasan a trabajar menos debido a la falta de motivación para realizar las actividades cotidianas.

Esta disminución en la producción puede ir tomada de la mano de un gran número de despidos que, a su vez, crea una atmósfera interna negativa que genera en los empleados una sensación de inseguridad y preocupación por el futuro.

Asimismo, los empleados que permanecen en la empresa padecen consecuencias negativas. Es posible que el ambiente sea más proclive al conflicto, a la desconfianza y a las pequeñas desviaciones de comportamiento.

Ya sabemos que buena parte del estrés experimentado por la sociedad moderna se debe a los ambientes conflictivos.

Por eso, nada peor que una empresa que estimula la discordia en lugar del consenso y la cooperación entre sus empleados.

Otra grave consecuencia de un clima organizacional negativo es la ausencia de liderazgo. Al final de cuentas, es difícil liderar e inspirar a un equipo que se encuentra dividido, desconfiado y sin motivación para desarrollar una labor de calidad.

Por último, todos estos problemas pueden sentirse de forma más significativa en el bolsillo, ya que, como consecuencia de un clima malo, los resultados de la empresa caen abruptamente y pueden incluso afrontar cierto estancamiento.

Para evitar estos tipos de resultados, es necesario que el emprendedor tome algunas medidas que mejoren el clima organizacional de su negocio.

Elementos que contribuyen a un buen clima organizacional

Después de leer todos los aspectos negativos que mostramos anteriormente, es posible que te estés preguntando:

Pero entonces, ¿qué hago para que el clima de la empresa sea positivo?

La respuesta es: hay algunas estrategias simples que pueden generar grandes resultados dentro de tu empresa. ¡Veámoslas juntos!

1. Líderes

Además de exigir resultados, estos profesionales deben motivar a los empleados, despertándoles la energía necesaria para producir con calidad.

Entonces, a la hora de contratar a los líderes de tu empresa, busca profesionales con capacidad de despertar los potenciales individuales y colectivos personales y que sepan estimular el trabajo en equipo.

2. Ambiente físico

El ambiente de trabajo impacta en gran medida en el clima organizacional.

Los profesionales que trabajan en un lugar que suscita la creatividad, es cómodo y ofrece todas las herramientas necesarias para las actividades diarias, dan feedbacks mucho más satisfactorios.

Esto parece obvio, pero muchas empresas simplemente no se ocupan de este aspecto.

No se trata de ofrecer una estructura de lujo, sino de hacer lo posible para que el ambiente sea favorable a la realización del trabajo.

La ergonomía, los equipos, los colores, la disposición de los muebles, todo eso está relacionado con la experiencia del empleado.

3. Reconocimiento

Cuando hablamos en clima organizacional, estamos hablando de la visión que el empleado posee de la empresa. Y nada mejor para elevar ese indicador que valorar a las personas por sus logros.

Muchos talentos dentro de la empresa pueden y deben ser reconocidos, ya sea con un premio, una bonificación o simplemente una mención o elogio público.

Puede parecer simbólico, pero ser el “empleado del mes” crea una idea de reconocimiento. Sin hablar del potencial de inspirar a los demás compañeros de trabajo.

4. Integraciones entre miembros

Hablamos un poco del tema “integración” cuando nos referimos al liderazgo. Ninguna persona es una isla, y ese es uno de los conceptos básicos dentro de las organizaciones.

El trabajo en equipo, si se explota de la manera correcta, genera mucho más que resultados: ayuda a crear un clima organizacional mucho más rico.

5. Buena comunicación entre empleados y equipos

Muchos de los problemas que se enfrentan dentro de una organización son el resultado de una comunicación ineficiente.

Cuando hay fallas en el proceso comunicativo todo el mundo pierde.

Por eso, para lograr la mejora del clima de la empresa es indispensable invertir en sistemas de comunicación eficientes entre empleados y equipos.

¿Cómo poner en práctica estas estrategias?

Veamos juntos ahora algunas formas simples de aplicar las estrategias que permiten identificar el clima de tu empresa y mejorar ese indicador:

Efectuar encuestas internas

Las encuestas internas se deben efectuar con frecuencia ya que son el indicador principal de la percepción de quien trabaja en tu negocio.

La frecuencia de realización dependerá mucho del tamaño de la empresa y de las medidas adoptadas para solucionar los posibles problemas identificados.

De todos modos, siempre que veas que la gente parece desanimada, trata de entender el motivo real de esa situación.

Además, no descartes la realización de una encuesta tan pronto como tomes medidas para cambiar lo que fue constatado por los empleados. Compara los resultados de nuevas encuestas con las anteriores para entender si los problemas señalados siguen siendo los mismos.

Los datos numéricos permiten que los gestores identifiquen el potencial de transformación de las estrategias puestas en práctica y si los cambios surtieron el efecto esperado.

Pedir feedbacks individuales y en grupo

El feedbacks es una respuesta a un estímulo de comunicación. Por eso la empresa debe pedirles e incentivar a los empleados, de forma individual y colectiva, a hablar acerca de la experiencia interna.

El objetivo aquí es recoger informaciones sinceras que reflejen el clima organizacional.

Recibir feedbacks negativos es una de las posibilidades. No es el escenario deseado, sino que constituye una oportunidad para la transformación.

Al final de cuentas, si las cosas no andan bien dentro de tu empresa, es mejor que los problemas salgan a la superficie y sean resueltos.

Entrenar a los líderes

Los líderes son indispensables en el contexto empresarial, porque son los responsables de modelar la mentalidad de los liderados.

Aun así, a menudo los líderes desconocen la importancia de mantener un ambiente agradable dentro de su equipo.

¡Por eso el cambio debe comenzar por ellos mismos!

El entrenamiento se constituye en una forma de apuntar y perfeccionar las principales características de un líder, con la idea de lograr extraer lo mejor de cada uno de los liderados.

Las personas bien preparadas, que estimulan en los demás lo mejor de cada uno, hacen que el clima sea mejor.

Mantener un canal de comunicación directo con el departamento de personal

Los empleados de una empresa no siempre se sienten cómodos para hablar de ciertos asuntos con los dueños del negocio. Existe el temor al desempleo, la vergüenza, el miedo generado por la jerarquía e incluso el miedo a la represalia interna.

Por eso es importante que la organización cuente con un canal de comunicación eficiente con el departamento de RR.HH.

Se trata de una manera de incentivar el feedback, con lo cual los empleado se sienten libres para asumir posiciones respecto de cualquier asunto.

¿Cómo es el clima organizacional de tu empresa?

La construcción del clima organizacional es particular de cada empresa y está de acuerdo con los valores que la inspiran.

Este es uno de los indicadores que no se puede copiar. Al final, cada empresa posee su realidad y muchas prácticas no pueden ser trasplantadas de un negocio a otro.

Es por eso que cada emprendedor necesita invertir en prácticas internas compatibles con su contexto organizacional.

Contar con un departamento de RR.HH. eficiente o incluso una consultoría especializada puede ser de gran ayuda en la construcción de un clima organizacional compatible con los objetivos de tu empresa.

Independientemente de eso, es posible inspirarse en la trayectoria de otros emprendedores que ya están en el mercado desde hace más tiempo para entender cuáles fueron las mejores prácticas que llevaron a cabo para ser exitosos.

En Hotmart, por ejemplo tenemos un clima organizacional que llama la atención tanto de quien trabaja con nosotros como de personas que están empezando su negocio ahora.

¿Quieres saber más sobre el tema? ¡Déjanos tus dudas en los comentarios!

Nuestro sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.