Cerrar Notificaciones

¡No te pierdas más nada!

¡Activa las notificaciones del blog para avisarte cuando hay un nuevo contenido!

Cerrar Newsletter

¡ÚNETE A MILES DE EMPRENDEDORES DIGITALES!

Recibe los mejores contenidos para hacer crecer tu negocio online

Cerrar Minicurso Hotmart

Você é professor?

Já tem conteúdo para ensinar?

Comece 2019 com o pé direito e sendo dono de seu próprio negócio.

Aprenda a criar seu curso online de forma gratuita.

QUERO ACESSAR O MINICURSO
Cerrar Hotmart Start

¡Hotmart ha llegado a México y queremos encontrarnos contigo en un momento increíble!

México ¡Me interesa!

Cómo administrar tu dinero: 21 consejos que te ayudarán a tener una vida financiera sana

Cómo administrar tu dinero: 21 consejos que te ayudarán a tener una vida financiera sana

¿Quieres saber cómo administrar el dinero para que rinda más? ¡Lee nuestros consejos para empleados, emprendedores y profesionales independientes!

Cómo administrar tu dinero: 21 consejos que te ayudarán a tener una vida financiera sana

La estabilidad financiera es un sueño de muchas personas, ya sean emprendedoras o no. Pero ante una economía tan imprevisible, sabemos que es cada vez más difícil planificar los gastos y ahorrar lo suficiente para construir un patrimonio, principalmente, para aquellos que pretenden comenzar un negocio propio.

En este post, compartimos 21 consejos sencillos dedicados a quienes desean tener una vida financiera más sana, incluso sin tener un presupuesto muy elevado.

Si adoptas por lo menos uno de los hábitos a seguir, verás que, con el tiempo, tu dinero rendirá más y podrás invertir en las actividades que más te gustan.

Pero para ir adelantándose: a partir de ahora las hojas de cálculo y calculadoras serán tus mejores amigas.

Hotmart Start México - Participa del primer evento de Hotmart en México

1. Apunta tus gastos fijos

Los gastos fijos son los que pagamos todos los meses, como alquiler, agua, luz, teléfono, internet, etc. Es importante resaltar que debes incluir en la lista los impuestos…. ¡que no se te olvide!

Tener un registro de los gastos fijos es importante para saber cuánto de la renta familiar sobra todos los meses para invertir, ahorrar o incluso destinar al descanso y al ocio.

Asimismo, y si eres un emprendedor, también debes tener un control de los gastos fijos de tu negocio, como el alquiler y los costes de producción.

Hay varias maneras de realizar este control, pero recomendamos mantener una hoja de cálculo en Google Drive o en Excel, ya que además de guardarse, con lo cual no se corre el riesgo de perderlos, la herramienta ya hace los cálculos de los gastos y los resta de tu salario/beneficio.

2. Separa al menos el 10% de tus ingresos cada mes

Antes de pagar los gastos fijos, trate de reservar al menos el 10% de tu renta para invertir. Si ganas un sueldo fijo mensual, entonces eso significa que debe separarlo del mismo, y si trabajas como autónomo, ese porcentaje se separa de todas tus ganancias del mes.

El objetivo aquí no es sólo ahorrar el dinero por un período de tiempo hasta poder gastarlo en algo superfluo, sino aplicar ese valor para que pueda rendir intereses y convertirse en un patrimonio en el futuro.

Al principio puede ser difícil “abandonar” ese 10%, pero si te enfocas en el resultado a largo plazo y logras adaptar tu estilo de vida sin hacer grandes sacrificios, en menos de un año ya comenzarás a ver los primeros resultados.

3. Mantén tus gastos personales separados de los de tu negocio

Esta sugerencia vale para quien ya tiene un emprendimiento o pretende comenzar uno. Muchos pequeños y medianos emprendedores todavía tienen dificultades para separar los gastos personales de los gastos del negocio, lo que puede llevar no sólo a pérdidas, sino incluso a la quiebra.

Esta práctica es mala porque no puedes saber si tu negocio está dando ganancias, después de todo, siempre estás sacando dinero de caja. La falta de capital también impide que promuevas mejoras en los procesos y mejores tu divulgación, lo que restringe el alcance de tu marca.

Y, por último, mezclar cuentas personales con las cuentas del negocio puede dar una falsa impresión de “riqueza” y motivarse a gastar más de lo que realmente puedes en ese momento.

Por lo tanto, te recomendamos que tengas dos cuentas separadas si eres un emprendedor. La buena noticia es que puedes utilizar a la persona jurídica asociada a la cuenta para contratar planes corporativos para tu empresa, como salud, alimentación, etc., que también ayudan a la hora de ahorrar dinero.

4. Trata en lo posible de no pedir financiaciones

Las financiaciones son un peligro para el pequeño y mediano negocio, ya que representan un largo plazo de compromiso e intereses elevados.

Sabemos que no siempre es posible evitarlos, pues ellos son útiles para captar recursos en la fase inicial del emprendimiento. Pero siempre que necesites pedir una financiación ten en mente que los plazos sean menores, además de estudiar las condiciones estipuladas por las instituciones financieras a fin de escoger la menor tasa de interés.

Recuerde que las financiaciones también deben ser incluidas en tu hoja de gastos fijos durante todo el tiempo de vigencia del contrato.

5. Amortiza tus deudas lo antes posible

Si ya has obtenido un préstamo a tu nombre, piensa en abonar más cuotas simultáneamente para reducir la duración del contrato y, por supuesto, los intereses.

Pero ojo, no estamos diciendo que debes ajustarte para quitar tus deudas más rápido. Lo ideal es usar un dinero que esté “sobrando” para adelantar las cuotas, o sea, nada de mover en los gastos fijos o en el flujo de efectivo de tu negocio.

Un ejemplo de dinero que se puede reservar para amortiguar las deudas es un pago por un trabajo autónomo que has realizado, por ejemplo.

6. Haz estudios acerca de inversiones

Invertir es una forma de asegurarse de que no gastarás tu dinero en algo superfluo.Pero cuando usamos la palabra “inversión”, puede parecer que estamos hablando de algo que requiere mucho conocimiento previo.

¿Tú también piensas así? ¡Pues es exactamente lo contrario!

Todos pueden invertir, desde el perfil más conservador hasta el más audaz. Es por eso que te recomendamos estudiar los diferentes tipos de inversión disponibles en tu país y economía. Solo entonces podrás elegir el que mejor se adapte a tu perfil. Además, habla con personas que estén bien informadas sobre la inversión antes de tomar tu decisión.

Cuentas de ahorro

Las cuentas de ahorros son exitosas en todas partes, porque son fáciles de abrir y bastante seguras. Los ahorros, en la mayoría de los países, tienen el riesgo más bajo de cualquier otro tipo de inversión, pero también tienen el potencial de rendimiento más bajo.

Es por eso que se recomienda hacer depósitos en efectivo en una cuenta de ahorro a los inversores conservadores, con una menor tolerancia al riesgo.

Fondos de inversión

Los fondos mutuos reúnen dinero de diferentes inversores y luego lo invierten en una variedad de acciones, bonos y otras inversiones. Este tipo de inversión es adecuada para aquellas personas que pueden invertir pensando a largo plazo.

Acciones

A diferencia de las opciones anteriores, el mercado de valores se recomienda a aquellos inversores con un perfil más audaz. Las acciones pueden fluctuar enormemente durante el período en que el mercado está abierto, por eso es un modelo que acarrea riesgo. Una comprensión más profunda de cómo las compañías están funcionando y un monitoreo continuo de la bolsa de valores son cruciales.

7. Establece objetivos financieros

Antes de seguir adelante es importante conocer la diferencia entre las metas y los objetivos. Aunque usemos estas dos palabras indistintamente, los objetivos representan lo que queremos lograr a largo plazo, mientras que las metas, por otro lado, representan las acciones concretas cuantitativamente y con un plazo predeterminado.

Por ejemplo: tu objetivo es aumentar los ingresos por ventas de tu negocio. Tus metas, a su vez, pueden ser duplicar el número de transacciones en los próximos seis meses, aumentar el ticket promedio de tus clientes en 50%, etc.

Aprovecha esta oportunidad para leer nuestro post sobre cómo estipular metas para tu negocio.

8. Paga en lo posible en efectivo

Esto puede sonar como un cliché, pero cualquier especialista en finanzas nos diría que solo deberíamos comprar algo cuando tenemos el dinero para hacerlo.

Es por eso que pagar en efectivo (o usar una tarjeta de débito, por supuesto) es una excelente estrategia para ahorrar dinero, ya que evitas gastar dinero que realmente no tienes, asumiendo una deuda en la tarjeta de crédito.

Muchas tiendas en todo el mundo ofrecen ofertas especiales y descuentos para pagos en efectivo. Esto significa que puedes ahorrar dinero y pagar menos por un producto o servicio.

9. Evita usar tu tarjeta de crédito

Esta sugerencia está estrechamente relacionada con el ítem anterior, ya que incentiva el pago en efectivo.

¿Esto significa que nunca deberías usar tu tarjeta de crédito? ¡Por supuesto que no!

Las tarjetas de crédito representan una gran comodidad para el consumidor, además de ser el método de pago en línea más común. Nuestro consejo es que trates de evitar usarlo cuando tengas efectivo para pagar algo. En muchas partes diferentes del mundo, cuando realizas pagos (o pagas en cuotas), terminas pagando intereses, gastando así más de lo que pagarías si pagaras por adelantado.

10. Establece límites a los gastos variables

Todo lo que no se considera un gasto fijo se puede llamar gasto variable. Lo que significa que este último puede pagarse más tarde.

Pero sabemos que, en la práctica, no funciona así. A veces, la gente quiere disfrutar de pequeños placeres, como salir con amigos, hacer un viaje o comprar algo que no es esencial.

Para estos casos te recomendamos establecer un límite a estos gastos variables. Reserva una pequeña cantidad para tus actividades de ocio.

Sabemos que tu objetivo es ahorrar dinero, pero si terminas haciendo demasiados sacrificios, puedes renunciar por completo. Establecer recompensas pequeñas para cuando logres una meta puede ser un incentivo para seguir avanzando.

Haz una lista con cinco elementos que consideres superfluos e intenta incluir al menos uno de ellos en tu presupuesto mensual.

11. Utiliza herramientas de gestión financiera

Si no tienes la costumbre de trabajar con hojas de cálculo y necesitas métodos más sencillos para controlar tus gastos, pues hay una gran variedad de programas y aplicaciones para ayudarte.

Algunos de ellos ofrecen la opción de subir los comprobantes de pago efectuados con tarjeta, seguir el movimiento bancario e incluso insertar recordatorios para el pago de cuentas. Así, tienes un control de todo lo que entra y sale de tu cuenta y no te toman de sorpresa los intereses abonados en concepto de retrasos en los pagos.

Uno de ellos es Wallet, un servicio orientado y pensado para aquellos que no tienen conocimientos financieros. Se trata de ir introduciendo los movimientos financieros a la vez que los vamos etiquetando de forma correcta para que estén dentro de las categorías disponibles. El resultado es un gráfico sencillo que nos indica cómo nos gastamos el dinero.

Otras opciones son Fintonic, para iPhones y Mint, para Android. Ambas son aplicaciones gratuitas que te ayudan a controlar tus finanzas manteniendo un registro de todas tus transacciones en un solo lugar.

A la lista podríamos añadir MoneyTrackin, una aplicación que sigue las pautas de las anteriores para controlar las finanzas personales. Su principal inconveniente podría encontrarse en el aspecto gráfico, menos logrado que en otras alternativas. Lo interesante del servicio es que además es una comunidad de ahorradores, por eso se reciben consejos de otros usuarios para lograr el objetivo final: controlar de manera adecuada el dinero.

12. Busca fuentes alternativas de renta

Hoy en día, hay muchas actividades que puedes llevar a cabo en casa y ganar dinero. Un excelente ejemplo es el Marketing de Afiliados. Con él, promocionas productos de otras personas, a cambio de una comisión cada vez que se realiza una venta a través de tu enlace.

Si eres creativo y disfrutas creando contenido, puedes comenzar un blog y escribir sobre algo que te guste. También puedes convertirte en un productor digital y crear un curso online para compartir tus conocimientos con otras personas.

Las personas que poseen un canal de YouTube o un perfil con muchos seguidores en Instagram pueden convertirse en influyentes digitales y ganar dinero a través de asociaciones con marcas, venta de productos y exhibición de anuncios a través de Google AdSense.

Para hacer cualquiera de las cosas arriba mencionadas, todo lo que necesita es un equipo con acceso a Internet. Y si no te has identificado con ninguna de las profesiones que sugerimos, puedes encontrar otras formas de complementar tus ingresos trabajando desde tu hogar.

13. Ten un presupuesto promedio

Los profesionales autónomos luchan cuando se trata de planificar un presupuesto, ya que no tienen un ingreso fijo o beneficios.

Nuestro consejo para evitar sorpresas desagradables es efectuar una media de los ingresos en los últimos meses e identificar los períodos en los que ganas más y menos, y los efectos de la estacionalidad (como fechas y eventos conmemorativos) en tus ventas.

Lo ideal aquí es que tus ingresos mínimos sean suficientes para pagar tus gastos fijos. Para aquellos meses “de verano” en los que ganas más que el promedio, invierte el excedente o ahórralo para los meses “de invierno”.

14. Usa Internet para comparar precios

Si haces una rápida búsqueda de un producto en Internet verás que muchos sitios diferentes los venden y a muchos precios diferentes.

Por eso, cada vez que estés a punto de realizar una compra, busca el mejor precio que se ajuste a tu presupuesto. Después de todo, cuando se trata de ahorrar dinero, los buscadores de gangas son excelentes, porque cada centavo cuenta.

Hay algunas herramientas como PriceGrabber que buscan y comparan ofertas, enumerando las diferentes tiendas, desde la más barata hasta la más cara. Alternativamente, puedes usar los filtros de marketplace y ecommerces para encontrar las ofertas más económicas. Estos dos ejemplos se aplican a productos físicos.

Si estás buscando un producto digital, como un curso online o ebooks, es una buena idea buscar en grupos de Facebook o suscribirse a listas de productores, mantenerse al día con las ofertas y comparar precios.

Es importante recordar que, en el caso de los productos digitales, el precio no es lo único que debe tenerse en cuenta. El valor que proporciona, los problemas que ayudan a resolver, si se trata de un producto de alto valor agregado y el costo real… todo debe tenerse en cuenta.

15. Únete a los programas de recompensas de tarjetas de crédito

Los programas de recompensa son excelentes para las personas que quieren ahorrar dinero. En estos programas, se te recompensa por cada compra realizada, obteniendo puntos que pueden canjearse por otros productos y servicios, como pasajes de avión, por ejemplo.

La mayoría de los emisores de tarjetas de crédito ofrece programas de recompensa, y suscribirse es generalmente gratuito.

También hay muchos programas de recompensa en efectivo disponibles, y la diferencia es que puede canjear sus puntos por dinero en efectivo en lugar de mercancía o pasajes de avión. Algunos ejemplos son Chase Ultimate Rewards y American Express Reward Dollars.

16. Únete a los programas de suscripción

¿Existe algún producto o servicio que consideres superfluo, pero que sin embargo consumes con frecuencia?

Entonces debería considerar unirte a un programa de afiliación. De esta manera ahorrarás más que si compraras el artículo por separado, además de la ventaja obvia de obtener los productos directamente en tu casa.

Vino, café, cerveza y productos de belleza son ejemplos de productos vendidos a través de programas de suscripción.

Y cuando se trata de productos digitales, los planes mensuales de suscripción son como áreas de miembros, entornos virtuales de aprendizaje, en los que los alumnos pueden consumir los materiales puestos a disposición por el vendedor.

17. Compra productos de segunda mano

Con la tendencia cada vez mayor de minimalismo y consumo consciente, comprar artículos de segunda mano es una forma de contribuir a salvar el medio ambiente y ahorrar algo de dinero en el proceso.

Hay muchas tiendas de segunda mano en todo el mundo, con ropa y zapatos de alta calidad que se venden a un precio mucho más bajo. Y no sólo ropa, sino otros artículos como muebles y electrodomésticos.

En línea se puede encontrar una variedad de productos en sitios web como Mercado Libre,  Vibbo, Segundamano y AlaMaula. En estas plataformas, los usuarios ponen los productos a la venta y los sitios actúan como intermediarios en el proceso de compra. Lo mismo sucede en e-Bay y Wallapop, aunque también vendan productos nuevos.

También puedes unirse a los grupos de Facebook y efectuar el trueque de productos y servicios con otras personas.

 

18. No ignores los pequeños gastos

Los servicios que cobran directamente a través de tu tarjeta de crédito directamente, como Uber, Lyft o aplicaciones y sitios que entregan comida, pueden actuar como trampas para las personas que desean ahorrar dinero. Eso se debe a que gastas dinero sin darte cuenta de que lo estás haciendo, y cuando llega la factura, te sorprenden muchos cargos diferentes.

Por eso te aconsejamos que no pases por alto estos pequeños gastos. Por mucho que hagas viajes cortos en Uber, por ejemplo, pueden acumularse y convertirse en un problema a fin de mes.

En la medida de lo posible, camina, y durante el día, usa el transporte público. Dependiendo de la distancia, puede ser mucho más barato.

Por supuesto, no estamos diciendo que nunca debas usar aplicaciones de publicación compartida o de entrega compartida. Solo asegúrate de no exagerar, o úsalos cuando haya una alternativa más económica.

19. Evita comer fuera

Comer fuera de casa puede ser muy costoso dependiendo de donde trabajes o donde se encuentre tu negocio. Es por eso que te recomendamos buscar opciones más económicas o incluso llevar tu propia comida al trabajo.

Una vez más, no estamos diciendo que no debes comer afuera cuando lo desees o cuando debas hacerlo, sino que deberías intentar reducir lo que gastas en restaurantes, si es posible.

Si trabajas desde casa, será aún más fácil adaptarte a este nuevo cambio. Además, puedes comer más sano controlando lo que comes y cómo lo preparas.

20. Elige pagos automáticos para tus cuentas

La automatización del pago de las facturas es una excelente manera de no abonar recargos por mora. La acumulación de facturas nunca es una buena idea, ya que te facilita perder el control de tus finanzas. Para resolver este problema, tenemos dos sugerencias: gastar menos (que es básicamente lo que hemos estado diciendo en esta publicación) y, si es posible, establecer las fechas de vencimiento unos días después del día de pago.

21. Ahorra cada centavo extra

El 21º y último consejo es bastante obvio, pero hace toda la diferencia para que administres tu dinero un poco mejor y lo hagas crecer. En una palabra: ahorra cada centavo extra que ganes.

¿Sabes aquel pago que no sabías que estaba llegando? Como bonos, distribución de participación en los beneficios, trabajo independiente o, en el caso de los emprendedores, un lanzamiento de un producto con mejores resultados de los que esperabas…

Bien, pues entonces te aconsejamos que ahorres ese dinero extra e lo inviertas, agregándolo al 10% que ahorras cada mes. Como este dinero extra es una sorpresa agradable, no lo perderás cuando llegue el momento de pagar las facturas.

Es importante recordar que cuanto más inviertes, más ganas, lo que a su vez significa más dinero para comprar algo importante o efectuar mejoras en tu negocio.

¿Dejamos alguna sugerencia importante de lado? ¿Te gustaría compartir lo que haces para hacer crecer tu dinero? Déjanos un comentario en la sección de abajo. Y lee nuestra publicación sobre cómo comenzar a vender online desde cero.

 

Nuestro sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.