Cerrar Notificaciones

¡No te pierdas más nada!

¡Activa las notificaciones del blog para avisarte cuando hay un nuevo contenido!

Cerrar Newsletter

¡ÚNETE A MILES DE EMPRENDEDORES DIGITALES!

Recibe los mejores contenidos para hacer crecer tu negocio online

Cerrar Participa en nuestra formación presencial y aprende a vender más en menos tiempo

Participa en nuestra formación presencial y aprende a vender más en menos tiempo

¡Asegura tu lugar!

15 maneras de ahorrar dinero para montar un negocio

15 maneras de ahorrar dinero para montar un negocio

Descubre, en este guest post de Gananci, cómo gastar menos e invertir más en tu negocio.

Comenzar tu propio negocio es emocionante, sobre todo cuando le dices a tus amigos y familiares que eres el dueño de uno. Además, puedes establecer contacto con emprendedores inspiradores y asistir a reuniones exclusivas de pequeñas empresas.

Todo va bien hasta que te das cuenta de que tu negocio no está ganando dinero, has utilizado todos tus ahorros y el banco no te prestará más dinero. Esta es una situación muy común en el tentador mundo de la iniciativa empresarial, y generalmente, es el resultado de una falta de planificación adecuada.

Si bien la redacción de un plan de negocios y la creación de pronósticos financieros precisos son cruciales para el éxito de tu negocio, iniciar tu viaje empresarial con una comprensión básica de la administración del dinero te dará una base sólida para construir.

Si eres un aspirante a emprendedor, toma nota de estos consejos esenciales sobre cómo ahorrar dinero.

1. Comienza a presupuestar

El presupuesto es una parte importante de cualquier negocio, por lo que si aún no has creado un presupuesto, este es el momento.

Hay varias maneras de hacerlo, desde un sistema de papel y lápiz de la vieja escuela, hasta el uso de un software de presupuesto que te permita administrar los costos de tu hogar además de las finanzas de tu empresa, de modo que puedas controlar tus diversas fuentes de ingresos, todo en un solo lugar.

También puedes usar una combinación de los dos u otros métodos que te resulten útiles, siempre y cuando comiences un presupuesto y te apegues a él. Recuerda: los presupuestos pueden ser fluidos, así que siéntete libre de adaptarte a medida que avanzas.

2. No renuncies a tu trabajo al principio

Si deseas iniciar tu propio negocio, no abandones de inmediato tu trabajo diario. Algunos empresarios experimentados te aconsejarán que te decidas por una u otra cosa. Pero no solo te estás poniendo en una situación extremadamente estresante, sino que también asumirás un riesgo financiero innecesario.

Honestamente, si necesitas ponerte en una situación desesperada para motivarte, entonces no deberías comenzar un negocio. La situación ideal es trabajar en tu negocio mientras también haces tu trabajo de tiempo completo.

Al ser un poco más eficiente en el trabajo y dedicar tiempo extra a las noches y los fines de semana para el negocio en lugar de ver televisión, es mucho lo que puedes lograr.

3. Céntrate en lo esencial

A medida que creas un presupuesto personal, debes mantener un registro de tus gastos diarios. Si un gasto no es esencial, entonces córtalo. Por ejemplo, puede ser parte de la rutina de la mañana tomar un café para el viaje diario.

Pero preparar tu propio café y llevarlo en una taza, en vez de pararte a mitad de camino para comprar uno, te ahorrará dinero en efectivo después de varias semanas de trabajo.

Revisa tus gastos mensuales y elimina aquellos que realmente son innecesarios. Aquí te van otras consideraciones:

  • ¿Usas tu membresía de gimnasio con la frecuencia suficiente para justificar el costo?
  • ¿Cuánto puedes ahorrar comprando artículos básicos al por mayor?
  • ¿Sería más barato usar transporte público, taxis o servicios como Uber que tener un auto?

Si descubres que tus gastos excesivos se dan con mayor frecuencia mientras viajas, lleva tu presupuesto contigo. Las aplicaciones de presupuesto pueden ayudarte a realizar un seguimiento de los gastos personales y comerciales desde cualquier lugar en el que te encuentres.

4. Negocia para ahorrar

Solo la mitad de los consumidores negocian precios cuando hacen una compra. Incluso si encuentras un buen precio en línea, algunos servicios te permiten negociar con algunos vendedores.

Cuando compres artículos en persona, mantente atento a la manera de conseguir un trato. Negociar suele funcionar mejor cuando puedes ver a la persona cara a cara. Aquí van algunas estrategias:

  • Pregunta si hay un descuento cuando pagas en efectivo.
  • Si notas algún defecto en un artículo que desees, como un botón suelto en una chaqueta, pregunta si podría haber un descuento debido a ello.
  • Pide descuento al comprar al mayor.

5. Separa tus cuentas bancarias personales de las comerciales

Aunque al principio este consejo financiero para pequeñas empresas pueda parecer elemental, te sorprendería saber cuántos propietarios de negocios comenzaron no solo cuando salieron del garaje o del sótano de alguien, sino desde una cuenta bancaria personal.

Incluso antes de que tu negocio se ponga en marcha, configura una cuenta separada de banca comercial. Simplemente, evita mezclar tus cuentas comerciales y personales.

6. Elimina la deuda de alto interés

Tener deudas con intereses altos es una carga financiera adicional que no necesitas cuando estás listo para comenzar tu negocio. Calcula cuánto te está costando el interés del préstamo cada año y compáralo con el interés que estás ganando con las inversiones que puedas tener.

Si la diferencia es sustancial, puede ser conveniente pagar esas deudas de inmediato. Ten en mente que la deuda de alto interés también puede afectar tu crédito.

Al ahorrar para tu negocio, considera cuáles son tus necesidades en el futuro. Por ejemplo, si no cancelas tus tarjetas de crédito después de pagarlas, tendrás crédito disponible para recurrir en caso de que tu negocio sufra un revés.

7. Consulta a un agente de seguros

Es probable que ya tengas un seguro de automóvil y un seguro para propietarios o inquilinos con el fin de proteger algunos de tus activos personales más grandes. Una vez que tengas un negocio, es prudente proteger sus activos también.

Lo más fácil que puedes hacer si ya tienes una buena relación de trabajo con un agente de seguros, es simplemente hacerle saber tu nueva situación. Si estás ejecutando un negocio desde casa, por ejemplo, como mínimo, es posible que necesites un corredor para cubrir el equipo informático utilizado en tu negocio.

Si tu negocio involucra inventario, probablemente querrás que esté cubierto por un seguro pagado por la empresa. Y si tienes empleados, también necesitarás seguro de compensación laboral y seguro de responsabilidad civil.

8. Vive con lo esencial

Al comenzar un negocio, es fácil emocionarse y salirse un poco de la realidad. De alguna manera, esto puede meterte en serios problemas.

En lugar de mudarte a ese lujoso espacio de oficinas en el centro de la ciudad y contratar a muchos empleados, mantén las cosas en lo básico durante el mayor tiempo posible.

Hay muchos beneficios para trabajar en casa, pero uno de los mayores es la capacidad de ahorrar en costos generales.

Los empleados también cuestan mucho, así que evita contratar mucha ayuda adicional de ser posible. Considera contratar ayuda a tiempo parcial o profesionales independientes.

9. Haz trueque

Estamos acostumbrados a pagar todo lo que necesitamos, pero hay otra opción: el trueque.

El trueque fue una forma popular de hacer negocios durante cientos de años. Recientemente perdió su popularidad, pero sigue siendo una opción viable.

Entonces, si necesitas algo, ve si hay alguien en tu comunidad que esté dispuesto a ayudar. A cambio, puedes proporcionarle un producto o un servicio gratuito.

10. Crea tus propios materiales de marketing

Los materiales de marketing son la parte más divertida de comenzar un negocio: elegir un logotipo, diseñar tarjetas de negocios, seleccionar gráficos y colores para tu sitio web, hacer negocios estacionarios, etc.

Pero si no tienes dinero para contratar a un profesional al principio, puedes empezar con el DIY (do it yourself o “hazlo tú mismo”). Existen varios sitios en Internet que te permiten crear tus propios materiales.

Por lo tanto, puede ser conveniente comenzar de manera simple con tus materiales de marketing y volver a evaluar después de unos meses.

11. Únete a Twitter y otras redes sociales

Twitter es, básicamente, un microblog donde cada entrada está limitada a 280 caracteres. A través de una interfaz simple puedes enviar “tweets” y leer los de los otros usuarios de Twitter.

En esta plataforma puedes encontrar personas importantes para el crecimiento de tu negocio. Puedes encontrar diseñadores e incluso encontrar a las personas ideales para hacer trueque.

Twitter es una plataforma gratuita. Eso sí, recuerda que no es una herramienta de autopromoción, sino una forma de establecer relaciones con otros empresarios y clientes potenciales, y personas que compartan tus intereses.

Además de Twitter, también puedes usar otras redes sociales, ¡como LinkedIn!

12. Asóciate con otros empresarios

Estar en Twitter y LinkedIn es el ejemplo perfecto de empresarios que quieren ayudarse entre sí. Si no eres bueno en contabilidad, tal vez alguien en tu red sí posea este conocimiento ¿Qué pasa si ese contador necesita ayuda con marketing, dotación de personal u otra cosa que puedas ofrecer a los servicios de trueque?

Habla y pide ayuda a otros empresarios y mantente dispuesto a ayudarlos también. Ahorrarás dinero y establecerás relaciones valiosas que serán clave a medida que tu negocio crece.

13. Contrata pasantes

Los pasantes tienen sed de experiencia y conocimiento. Por lo que si seleccionas cuidadosamente a tus pasantes, obtendrás una gran cantidad de “beneficios por tu dinero”.

Los pasantes, probablemente, sean mejores y más rápidos en lo que respecta a la tecnología, las tendencias y la implementación de nuevos sistemas para tu negocio. Ellos pueden trabajar en proyectos de marketing, o incluso, simplemente, sacar las tareas administrativas del camino para que tú puedas enfocarte en aumentar los resultados.

Los pasantes son de beneficio mutuo si ambos están dispuestos a trabajar duro y aprender los unos de los otros.

14. El efectivo es el que manda

Existen algunas historias raras de personas que comienzan su pequeña empresa con tarjetas de crédito y que realmente lo logran: a esto se le llama milagro.

Intenta pagar en efectivo todo lo que puedas, pues acumular deudas para iniciar un negocio puede ser muy estresante y arriesgado.

Aprovecha los vendedores que ofrecerán un descuento por el pago en efectivo, los pequeños descuentos realmente suman.

15. Aprovecha la universidad local

Muchas universidades tienen excelentes programas de desarrollo comercial que ayudan a los empresarios que no están estudiando a mejorar sus habilidades. Mejor aún, haz contacto con el departamento de marketing o emprendimiento de tu universidad local para ver si tu negocio podría ser un proyecto para los estudiantes.

Los estudiantes universitarios suelen ser los mejores “consultores” porque están al tanto de la tecnología, las tendencias y lo que las empresas están haciendo en este momento. Probablemente, pensarán en tu negocio de una manera completamente diferente a como lo haces, lo que puede llevarte a nuevas formas de pensar e innovar tu concepto.

Finalmente recuerda que el tiempo es dinero, y no hay nada que tenga más valor monetario que eso. Así que ten esto en cuenta cuando planifiques tu agenda y tus tareas diarias. Cada segundo que pasas haciendo algo que no está relacionado con tu negocio, pierdes el tiempo.

¿Qué otras cosas sabes sobre cómo ahorrar dinero? ¿Qué consideras que has estado haciendo mal? ¿Crees que dedicas tiempo suficiente para prepararte financieramente? ¡Deja en los comentarios tu respuesta, me gustaría saber lo que piensas!

Este post ha sido escrito por el equipo de Gananci.

Nuestro sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.