Cerrar Notificaciones

¡No te pierdas más nada!

¡Activa las notificaciones del blog para avisarte cuando hay un nuevo contenido!

Cerrar Newsletter

¡ÚNETE A MILES DE EMPRENDEDORES DIGITALES!

Recibe los mejores contenidos para hacer crecer tu negocio online

¿Cómo dejar de procrastinar?

¿Cómo dejar de procrastinar?

¡7 consejos para eliminar este hábito!

Con tantas cosas para hacer en el día y, al mismo tiempo, con tantas distracciones ¿quién alguna vez no postergó una tarea o compromiso para después y acabó arrepintiéndose?

Mucha gente tiene ese hábito, principalmente adolescentes y jóvenes, y acaban resolviendo sus problemas a última hora.

En el mercado de trabajo, esa actitud es mal vista, además de ser improductiva.

No tener tiempo disponible y postergar una u otra tarea es normal. Pero cuando esa actitud se vuelve rutina, ella puede transformarse en un problema mucho mayor.

La falta de planificación y organización en el día a día pueden provocar crisis de ansiedad y afectar hasta TU salud.

¿Quieres aprender cómo dejar de procrastinar? ¡Entonces ven con nosotros!

Concepto de procrastinación

Procrastinar es postergar o dejar para después alguna tarea o compromiso.

El procrastinador evita realizar sus responsabilidades hasta el fin de los plazos y, por eso se siente culpable, más estresado y deja de ser productivo.

Tenemos esa actitud porque intentamos mejorar nuestro estado de ánimo, aunque sea momentáneamente, dejando de hacer algo que nos parece pesado o desagradable y substituyéndolo por algo más fácil y divertido.

Por ejemplo, es mucho más rápido y agradable estar una hora frente a la computadora mirando vídeos graciosos que elaborando planillas o informes.

¿Por qué la procrastinación es tan común?

Algunos médicos y psicólogos llegaron a decir que existe un tipo de procrastinación crónica y que eso puede ser un signo de algún disturbio psicológico o fisiológico. Pero, para la mayor parte de la sociedad, la procrastinación ocurre por otros motivos que pueden ser evitados.

Sigmund Freud, fundador del psicoanálisis, creía que postergábamos situaciones por miedo a la muerte. Para él, diferir una tarea nos dejaría, al final, con algo para hacer.

Richard Thaler, economista y estudioso de la psicología de toma de decisiones, evalúa que el ser humano procrastina por creer que el trabajo que necesita hacerse nunca será tan importante como las tareas que se están haciendo ahora.

Aún no habiendo una causa única, Piers Steel, psicólogo canadiense, compiló 200 estudios sobre el tema, producidos entre 1920 y 2006, y constató que hay una fuerte conexión entre este hábito y la impulsividad. Así, características como exceso de perfeccionismo, distracción y ansiedad deben ser mejoradas para aumentar la productividad.

Procrastinación, ansiedad y el efecto bola de nieve

El éxito profesional está directamente conectado a la capacidad del individuo de desempeñar tareas con calidad en un tiempo más corto. Al procrastinar, él tiende a ponerse más ansioso y la ansiedad causa más procrastinación. Ese ciclo vicioso necesita ser quebrado para evitar que la situación se convierta en una bola de nieve.

Dejar la procrastinación de lado puede comenzar por hacer tareas muy simples, como organizar la mesa de trabajo, organizar los archivos del computador o limpiar la habitación.

Abandona el miedo de fallar y comienza con pequeñas acciones. Después, tómate momentos de descanso y recompénsate a cada meta alcanzada.

Cómo dejar de procrastinar: 7 hábitos

Como cualquier cambio de hábito, vencer la procrastinación debe ocurrir poco a poco y no de una hora para otra. ¡Por eso, separamos 7 sugerencias para mejorar tu calidad de vida en el trabajo!

1. Identifica un patrón y crea estrategias

Identificar lo que te hace procrastinar es el primer paso para acabar con ese hábito.

Observa tu rutina, percibe en qué horarios del día eres más productivo, haz anotaciones y entiende qué tipos de tareas te dan más placer. Después analiza y crea estrategias para disminuir los malos hábitos para dar lugar a los buenos.

2. Haz meditación y controla tus pensamientos

La meditación es una aliada importante para vencer ese mal hábito. Todos los problemas nacen en los pensamientos y, al controlarlos, vencerás una parte del proceso. La técnica de consciencia plena ayuda a comprender los sentimientos y a enfocar la atención en el presente.

Al establecer conexiones con las actividades, el cuerpo para de funcionar con el piloto automático y realiza tareas con más calidad y más percepción. De esa forma, el individuo se desarrolla más rápido y siente la sensación de conclusión y evolución de las tareas.

3. Haz una cosa de cada vez

Muchas personas creen que realizar varias tareas al mismo tiempo es sinónimo de productividad. Pero eso puede ser también un signo de procrastinación.

Al hacer muchas cosas al mismo tiempo, acabas postergando la entrega de todas ellas y no terminas ninguna con buena calidad. Por eso lo mejor es dividir grandes tareas en pequeñas partes y crear metas de entrega para cada una de ellas.

Por ejemplo, si necesitas crear un calendario anual de contenido, comienza creando fechas de entrega para el mes, el trimestre o el semestre. Al final del período, habrás concluido todo el trabajo sin sufrir por todo el proceso.

4. No te castigues por procrastinar

Peor que perder el plazo de una entrega es culparse por eso. Errores ocurren y es necesario superarlos para seguir adelante.

Cuanto más te culpes y te castigues por los errores, mayor será la ansiedad que sentirás en la próxima tarea por la responsabilidad que tú mismo atribuyes a esa acción.

Por eso, perdonarte es lo mejor que puedes hacer en estos casos. A partir de ahí, necesitas también cambiar tus hábitos.

5. Usa técnicas de gestión del tiempo

Muchos procrastinadores no saben cómo hacer la gestión del tiempo y acaban siendo improductivos. Por eso, utilizar técnicas de gestión de tiempo puede ser importante.

La técnica Pomodoro consiste en trabajar en períodos separados de 25 minutos, en los que el profesional necesita enfocarse totalmente en la tarea, sin interferencias externas, como utilizar el celular, conversar con otras personas o ver televisión.

Pasados los 25 minutos, es necesario descansar 5 minutos y repetir ese ciclo 4 veces. Después del ciclo entero se hace una pausa mayor de 30 minutos.

Hay otras técnicas y aplicaciones que ayudan en eso. Lo importante es entender que hay momentos en que tu mente necesita estar 100% centrada en una única actividad.

6. Haz planes contemplando imprevistos

Un gran problema que los procrastinadores enfrentan son los imprevistos. Ellos realmente acurren, pero solo causan problemas para los que no se organizan con anticipación.

Dejar tareas para última hora es muy arriesgado, pues causa dependencia de factores externos que no los manejas únicamente tú.

Puedes enfermarte, puede faltar luz, la Internet puede parar de funcionar, un familiar puede necesitar de ti y la tarea quedará para después.

7. Entiende la importancia de lo que hay que hacer

Entender la importancia de cada tarea y las responsabilidades que ellas conllevan nos hace procrastinar menos en tareas corrientes.

Puede parecer poca la importancia de enviar un email en el plazo correcto, pero cuando paramos para pensar que él es parte de nuestro trabajo y que eso involucra actividades de la vida de otras personas, ese trabajo adquiere más importancia.

Somos engranajes de grandes máquinas y al elaborar cada pequeña tarea con calidad, todo el proceso funciona mejor.

Venciendo ese hábito

No es fácil saber cómo dejar de procrastinar, pero con disciplina y organización, comenzarás a ver los cambios.

Además de las sugerencias que te dimos aquí, es necesario que analices otros factores, como el ambiente en que trabajas, las interrupciones que sufres, los miedos que tienes para intentar eliminarlos.

Conversa con las personas a tu alrededor y explica que estás en un proceso de cambio de hábitos.

¡Ahora que aprendiste a dejar de procrastinar, no dejes esta oportunidad para después: subscríbete ya a nuestra newsletter y mantente siempre informado de las novedades para los que quieren emprender en la Internet!

Nuestro sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.