Cerrar

Cómo el desarrollo personal te puede cambiar la vida

Conoce cómo el desarrollo personal puede llevarte al éxito de la mano de Sergio Fernández, experto en lograrlo.

Ilustración sobre el desarrollo personal representado por tres cerebros de color rosa cada uno con tres flechas apuntando hacia arriba y en la parte superior derecha el logotipo de pensamiento positivo

Hoy vamos a hablar sobre el desarrollo personal, pero para entrar de lleno en el tema necesito que te hagas una pregunta sumamente importante. ¿Alguna vez has pensado en conocer mejor a esa persona del espejo?

En los tiempos en los que nos ha tocado vivir, en medio de grandes cambios, y una gran transformación, cada vez más personas se dan cuenta de que se puede vivir una vida plena.

Cada vez más personas queremos plenitud en cada área de nuestra vida: en lo personal, en la salud, en las relaciones, en las emociones, en lo económico y en lo profesional.

262

Tomar conciencia de quiénes somos, dónde estamos y qué podemos hacer para mejorar nuestras vidas, tiene que ver necesariamente, con aprender a gestionar los pilares fundamentales de la vida: autoconocimiento, cuerpo y salud, emociones, relaciones personales, trascendencia, trayectoria profesional y dinero.

Lamentablemente, en la actualidad, no se puede delegar el aprendizaje de estos pilares a los demás. Ni siquiera el sistema educativo está en capacidad de hacerlo. 

Por eso, hay tanta gente en la actualidad que sufre problemas con su trabajo, con su pareja, con su cuerpo, con la gestión de sus emociones, con su espiritualidad, etc. 

La responsabilidad de tener una vida plena recae sobre nosotros mismos. Hay cosas que todo el mundo debería saber y que sólo aprenderás si tomas las riendas de tu propia educación.

VÍDEO | Desarrollo personal para llevar tu vida al siguiente nivel

262

El primer paso en el desarrollo personal es el autoconocimiento

¿Conoces de verdad a esa persona en el espejo?

El autoconocimiento no es sólo el primer paso en el desarrollo personal, sino también el más importante. Consiste en conocernos a nosotros mismos y, para ello, es fundamental descubrirnos de verdad. Sólo aquellas personas que se descubran de verdad serán capaces de entender quiénes son realmente y cómo pueden mejorar en las distintas dimensiones del ser humano: la física, la intelectual, la emocional y la espiritual.

Todos y cada uno de nosotros hemos llegado a este mundo con un don, un talento determinado con el que nos sentimos especialmente cómodos y que nos diferencia del resto.

A través del autoconocimiento serás capaz de descubrir tu talento y ponerlo al servicio de los demás. Porque la vida consiste en dar, mientras que recibir es la consecuencia natural de lo primero

No hay desarrollo profesional sin el desarrollo personal

Una vez que descubras tu talento, es el momento de desarrollarlo y comenzar a vivir de él.

Una de las cosas que debes tener clara es que no hay desarrollo profesional sin el desarrollo personal. Dicho de otro modo, tu negocio, proyecto, empresa o emprendimiento personal jamás crecerá un centímetro más de lo que crezcas tú como persona. 

No decimos que a través del desarrollo personal vayas a convertirte en un empresario de éxito global. Sin embargo, lo que tenemos claro es que, sin desarrollo personal, nunca podrás alcanzar los objetivos profesionales a la que aspiras y, sobre todo, emprender con propósito.

En este sentido, el desarrollo personal tiene un impacto fundamental en el emprendimiento. Emprender conscientemente, entregando la mayor cantidad de valor posible a tus clientes es, con total seguridad, el camino que te conducirá al éxito.

No hay éxito sin humildad y coherencia. Estas dos cualidades están muy relacionadas entre sí, tanto que necesitan una de otra para existir.

La humildad consiste, básicamente, en asumir que lo desconocido es infinitamente mayor a lo conocido. Cuando una persona vive desde la humildad, es capaz de vivir con coherencia.

La coherencia, por otra parte, está íntimamente relacionada con la transparencia y la autenticidad. Gracias a la coherencia no sólo podrás entenderte a ti mismo, sino que podrás disfrutar de todas sus consecuencias. Entre ellas, desarrollarte como persona y como profesional.

Esa humildad, que te permite entender la cantidad de cosas que desconoces y las ganas por aprenderlas, harán de ti una mejor persona, pero además te acercarán al éxito.

VÍDEO | Desarrollo personal VS. Desarrollo profesional: ¿qué relación tienen?

El estado natural del ser humano es la salud

Todo lo que no sea saludable es una alteración del orden normal de la vida. Sin embargo, últimamente nos hemos olvidado un poco de este estado, y seamos sinceros, solo tú eres el único que realmente va a preocuparse por mantener y cuidar de tu salud.

Cuidar de la salud física y mental está estrechamente relacionado con cuidar los distintos campos del desarrollo personal. Entre ellos el cuerpo, las relaciones, el dinero, las emociones y la trascendencia.

Cambia tu manera de pensar y cambiarán tus resultados

Confundimos ignorancia con imposibilidad. Creemos que no podemos lograr resultados diferentes, pero la realidad es que no conocemos las herramientas adecuadas para hacerlo.

La buena noticia es que, cambiando tu manera de pensar, también cambiarás tus resultados. El cambio es algo muy bueno y además es natural. Se inicia siempre en la mente y luego se materializa en forma de hábitos y rutinas.

Nuestro cerebro es un misterio muy grande y la mejor herramienta que tenemos para aprender: una vez que seas capaz de incorporar los hábitos correctos en tu vida, tu cerebro hará el resto.

Descubrir lo que nos hace falta en los distintos campos de la vida forma parte del desarrollo personal. Salir de la zona de confort es necesario para crecer como personas.

El siglo XXI es el siglo del conocimiento

Vivimos en el siglo del conocimiento. Mientras que en el siglo anterior el activo más importante era el capital, ahora lo son el talento, la creatividad y el conocimiento. 

Hemos pasado del capitalismo al talentismo, y sólo quien asuma esta realidad será capaz de aprovechar al máximo la abundancia y plenitud que la vida nos ofrece.

Lo sorprendente es que, a pesar de que la mayoría no se ha dado cuenta de ello, nunca en la historia habíamos tenido a nuestro alcance tantas herramientas de desarrollo personal como hoy. Y esto es sin duda una gran oportunidad.

Internet y las tecnologías de comunicación permiten conectarnos con un mundo de información sin límites. El problema ahora es saber cuál es la información que mejor podrá ayudarnos, aquella que verdaderamente aporte valor en nuestra vida.

Para superar este primer obstáculo, es necesarioaprender a aprender”, distinguir entre la información de valor de la que no lo es, así como descubrir las herramientas que nos permitan aprender de una manera eficiente y estructurada.

Tú decides vivir desde el victimismo o la responsabilidad

El victimismo y la responsabilidad son dos posturas totalmente distintas de asumir la vida. Y cada una tiene sus ventajas.

La víctima vive en una posición cómoda. Su ventaja es que es inocente, y la ventaja de la inocencia es que no tienes que responder de nada. Sin embargo, esta posición tiene un pequeño defecto y es que tú no eres responsable de tu vida. Y como no eres responsable, no tendrás la capacidad de cambiar las cosas. 

Esa es precisamente la ventaja de la otra postura, la responsabilidad. Sólo podrás cambiar aquellas cosas que se encuentren bajo tu responsabilidad y por eso te invitamos a afirmar que todo lo que pasa en tu vida es responsabilidad tuya, sólo de esta manera serás capaz de cambiar todo aquello que te propongas.

Para reflexionar 

Te invito a mirar de cerca a la persona en el espejo y empezar a conocerla mejor. 

Te invito a plantearte por qué no estás alcanzando la plenitud en las áreas fundamentales de tu vida.

Te invito a que recuerdes que te mereces una vida plena y con sentido.

Y, finalmente, te invito a acercarte al desarrollo personal porque, al igual que lo hizo conmigo, puede cambiar tu vida.

Nuestro sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.