Aprende cómo escribir bien y crear contenidos irresistibles con 30 consejos infalibles

Aprende cómo escribir bien y crear contenidos irresistibles con 30 consejos infalibles

¡Descubre 30 consejos para mejorar tus textos y crear un contenido increíble!

Si eres un emprendedor digital, sabes lo importante que es crear contenidos irresistibles para atraer a tu audiencia.

Pero lo que sucede a menudo es que no siempre sabemos cómo escribir bien, y eso hace que muchas personas dejen de intentar crear buenos contenidos o, incluso, crean que es necesario contratar a alguien para esta función.

Por supuesto que siempre puedes contratar a una persona para desarrollar esta tarea, como un freelancer que se dedique a escribir contenido para tu negocio. El gran problema es que muchos emprendedores digitales que recién están empezando no tienen dinero para invertir, y contratar a alguien para esa tarea puede implicar gastar más de lo planeado.

Entonces, si eres especialista en tu área, ¿por qué no tratas de crear tus propios textos? ¡Adelante! Seguramente tienes mucho conocimiento acerca de tu nicho.

Naturalmente, escribir no es el fuerte de todas las personas, pero recuerda que es posible crear buenos contenidos. ¡Solo tienes que empezar a poner manos a la obra y practicar!

Para ayudarte en esta tarea que al principio puede parecer complicada, elegimos 30 consejos que te enseñan cómo escribir bien. En este post, aprenderás:

Índice
  1. Piensa a quién le escribirás
  2. Entiende tu canal de comunicación
  3. Define tu contenido
  4. Escribe algo que sea memorable, agradable e interesante
  5. Impacta al lector desde el inicio del texto
  6. Estructura bien tu texto
  7. Divide tu texto en temas
  8. Divide los temas en subtópicos
  9. Crea listas
  10. Ejemplifica
  11. Sé sucinto
  12. Evita generar dudas
  13. Interactúa con el lector
  14. Crea un texto escaneable
  15. Utiliza conectores
  16. Evita la repetición de palabras
  17. Escribe sin cometer errores gramaticales
  18. No resaltes todas las partes de tu texto
  19. No exageres en los enlaces
  20. No te olvides del Call To Action o CTA
  21. Lee mucho y sobre varios temas
  22. Practica a diario
  23. Estudia lengua
  24. Ten buenas referencias
  25. Define un tono de voz
  26. Usa figuras del lenguaje
  27. Utiliza analogías
  28. Apuesta al copywriting
  29. Usa un corrector ortográfico
  30. Haz pausas de vez en cuando
  31. Consejo BONUS

1. Piensa a quién le escribirás

Es muy común decir que necesitas siempre pensar en tu público antes de aplicar cualquier estrategia en tu negocio. A la hora de escribir no es diferente.

Ya debes haber escuchado bastante que un buyer persona es la representación de tu cliente ideal. Entonces, nada mejor que tomarlo en cuenta cuando estás creando tus contenidos.

Esto se debe hacer porque, cuando piensas en la persona a la cual le vas a escribir, lograrás adecuar no solo el contenido para ese público, sino también el lenguaje, lo que facilitará la comunicación entre el público y tu marca.

¡No hay manera de escribir bien si no tienes claro quién es tu lector!

Y aunque todavía no sea tu cliente, es muy probable que las personas que tienen acceso a tus contenidos son aquellas que de alguna manera demuestran interés en lo que estás compartiendo. Es por eso que el perfil de tus lectores ciertamente estará en sintonía  con el de tu buyer persona.

Por eso, tómate un tiempo buscando y mapeando ese perfil para que todo lo que escribas esté bien dirigido a la buyer persona de tu negocio.

(¿Todavía no sabes cómo mapear a tu público? Descúbrelo en nuestro post con el paso a paso para crear tu persona).

2. Entiende tu canal de comunicación

La pregunta parece obvia, pero necesaria: ¿cómo es posible escribir bien sin saber dónde estará disponible tu contenido?

Puede que sea  cliché, pero definir con antelación la forma en que tu contenido será entregado a tu público es fundamental para que tus textos produzcan el impacto esperado.

Es posible escribir un texto que estará disponible en un blog, enviado como un material rico o disponible en un ebook, por ejemplo. Incluso tenemos un post aquí en el blog que te enseña cómo transformar un post de tu blog en un ebook.

Sin embargo, notarás que, aunque el tema sea igual, la manera de abordar el asunto en cada uno de estos canales de comunicación es diferente.

¡Imagínate escribir un texto para tu blog y ponerlo en su totalidad en una publicación de Facebook!

Esto no sería muy adecuado porque el texto para el blog es algo más profundo y largo, mientras que las publicaciones de Facebook son más cortas. Por supuesto, puedes hacer una publicación sobre tu texto del blog en tus redes sociales, pero seguramente no tendrá el mismo texto que el post original.

Por eso, para escribir bien, ten siempre en mente el canal de comunicación en el que pondrás a disposición tu contenido, para adecuarlo a la realidad y necesidad de cada canal.

Si quieres inspiración para comenzar aquí te dejo un gran consejo, el de Javier Pastor en Digital Makers:

3. Define tu contenido

Puedes tener varias especialidades, pero, a la hora de escribir, define con claridad tu contenido.

Aunque tu negocio aborde una gama de temas, no necesitas hablar de todos ellos de una vez. Incluso porque si lo haces, en algún momento te quedarás sin asuntos para escribir.

Entonces, nuestra tercera sugerencia para ayudarte a entender cómo escribir bien es: elige un tema central y piensa en subtemas relacionados a él que puedan ser explotados.

Después de hacer esto, selecciona solo uno de estos subtemas y desarróllalo al máximo, sin necesariamente poner en discusión otro tema.

De esta forma, lograrás tener un enfoque claro en tu texto, que abordará el máximo posible del asunto sobre lo que has elegido escribir.

4. Escribe algo que sea memorable, agradable e interesante

De nada sirve escribir un texto que sea estructuralmente bueno si no es memorable, agradable e interesante, ya que si las personas no se interesan en leerlo, no tiene sentido crear este tipo de contenido.

No estamos diciendo aquí que para escribir bien tienes que crear algo extraordinario como los autores de tus libros preferidos. Por supuesto, si tienes ese don, será aún más fácil seguir esa pista, pero si éste no es tu caso, puedes pensar de la siguiente manera:

  • Memorable: ¿El asunto que mi texto aborda es algo que hará que las personas se acuerden de él? Es decir, ¿es un asunto buscado por los lectores?
  • Agradable: ¿Escribo de una manera clara, objetiva y que cualquier persona interesada en el tema del que trato puede entender todo mi texto?
  • Interesante: ¿Mi texto solo repite lo que todos ya saben o hablo de algo nuevo, diferente y que despierta la curiosidad del lector?

Aunque tu negocio sea sobre un tema que esté en boga en la actualidad, es siempre posible escribir mejor sobre aquello que tu público ya tiene acceso.

Entonces, haz una investigación de la competencia, mira lo que se está produciendo en tu mercado y trata de hacer un enfoque diferente de tu nicho, buscando siempre superar las brechas dejadas por tus competidores.

5. Impacta al lector desde el inicio del texto

Un buen texto es aquel que genera impacto desde su inicio, y cuando decimos eso, queremos enfocarnos principalmente en el título.

Necesitas llamar la atención del lector tan pronto como se acerque a tu texto. Por eso, una sugerencia sobre cómo escribir bien es hacer que el texto responda una pregunta o una duda de tu audiencia.

Tomemos este mismo post como ejemplo:

Ya viste que, en el título, impactamos al lector porque comenzamos con una pregunta de una duda que tú mismo puedes tener. Al leer la pregunta ¿Cómo escribir bien y crear contenidos irresistibles? hemos conseguido llamar tu atención porque sabes, desde el principio, que este texto traerá respuestas a esta pregunta.

Otra manera de hacerlo sería iniciar este texto respondiendo a la pregunta principal. Supongamos que quieres aprender algunas técnicas para escribir bien. Entonces, otro título que podríamos dar es 20 consejos para que aprendas a escribir bien.

Además, utiliza también la introducción de tu texto para impactar. Haz una introducción corta, pero que le brinde al lector una idea clara de lo que será abordado en el texto. ¡Seguro que le interesará leer todo su contenido!

6. Estructura bien tu texto

Todo texto debe ser estructurado antes de empezar a escribir.

En nuestra tercera sugerencia, te sugerimos elegir un tema y, dentro de él, escoger subtópicos sobre los que podrías hablar. Esto ya es el comienzo de la estructuración de tu contenido.

Después de eso, básicamente, los próximos pasos para lograr estructurar tu texto son:

  • Buscar sobre el tema elegido;
  • Elegir una palabra clave;
  • Comprobar si la palabra clave elegida tiene una búsqueda alta (para ello, utiliza herramientas como el Google Keyword Planner);
  • Dividir el texto en introducción, desarrollo y conclusión;
  • Crear un outline para tu texto (aquí es donde pondrás todas las ideas sobre las cuales deseas escribir, tratando de crear un orden jerárquico de acuerdo con cada tema del texto).

Si creas una estructura para tu texto antes de escribirlo, te darás cuenta de que será mucho más fácil desarrollar los temas del tema elegido desde tu outline.

7. Divide tu texto en temas

Después de tener la estructura de tu texto definida, ya puedes pensar en el tema sobre el que escribirás en los tópicos. Esto es importante principalmente cuando se trata de los textos que estarán disponibles en Internet.

A diferencia de los libros de historias, como novelas y aventuras, los contenidos vinculados online no deben tener capítulos muy extensos.

Incluso si escribes sobre un mismo tema, es importante dividirlo en temas con subtítulos que den una idea general de lo que se abordará en ese tópico. Esto es importante porque muchos usuarios, antes de leer el texto entero, le echan una ojeada rápida escaneando el contenido (hablaremos de eso en este post).

Así, una manera de llamar la atención de los lectores es mostrar, con los temas a lo largo del desarrollo de tu texto, lo que abordarás en cada parte de tu contenido.

8. Divide los tópicos en subtópicos

Todavía pensando en la facilidad de lectura para los usuarios, siempre que te parezca posible y necesario, haz subtópicos dentro de los tópicos de tus textos.

Esto te puede ayudar a resaltar temas que crees muy relevantes para tu audiencia y que están dentro del tema que estás abordando.

Vamos a dar un ejemplo para dejarlo más claro:

Supón que deseas escribir un ebook sobre guitarras. Quieres explicar todo detalladamente sobre ese instrumento y también dar consejos de canciones para escuchar, dónde estudiar guitarra, entre varios otros temas.

Puedes entonces dividir tu ebook de la siguiente manera:

Título: Guía completa sobre guitarras

Tema 1: Cómo es una guitarra.

Subtópicos: 1. Clavijas; 2. Mástil; 3. Cuerdas; 4. Aro; 5. Trastes; 6. Puente.

Tema 2: Cómo empezar a estudiar guitarra.

Subtópicos: 1. Profesores particulares; 2. Clases en institutos; 3. Cursos online

¿Notas cómo sería fácil para que el lector de ese ebook encuemtre exactamente lo que está buscando, sin tener que, necesariamente, leer todo el texto?

(No dejes de leer nuestro post que te enseña cómo crear un ebook, desde la planificación hasta la ejecución.)

9. Crea listas

Crear una lista a lo largo del texto es una gran manera de llamar la atención de los lectores, especialmente cuando estás haciendo un paso a paso o tratando de indicar algo que los usuarios deben seguir en ese orden.

Tus listas pueden ser numéricas o solo puntuales (usando viñetas para marcar cada elemento de la lista).

Lo importante es saber el momento adecuado de usarlas y no dejar de lado ese recurso que es muy interesante para quien quiere crear un contenido interesante para su audiencia.

Esto porque las listas ayudan al lector a entender mejor los pasos que se deben realizar y pueden incluso hacer que esa parte del texto quede en la memoria de quien lo lea.

10. Ejemplifica

Nuestra sugerencia número 10 de cómo escribir bien es: ejemplifica siempre que sea necesario y posible, principalmente si tu texto es muy técnico.

Es muy importante, como ya hemos dicho, crear un contenido claro y que no le deje dudas a tu lector. Por eso, si notas que hay algún asunto en tu texto que necesita ser más claro, no dudes en ejemplificar.

Puedes utilizar los ejemplos de tu propio negocio o crear suposiciones. Independientemente del tipo de ejemplo que utilices, seguramente ayudarás a tu audiencia a entender bien la información que deseas transmitir.

11. Sé breve

Ser breve no quiere decir que debas escribir poco, sino que puedes y debes crear párrafos y frases cortas. Esta regla es aún más fundamental cuando tu contenido está disponible en Internet.

¿Recuerdas lo que mencionamos en la sugerencia 7 sobre crear temas para que tu contenido sea fácil de escanear por el lector?

La lógica aquí es la misma: cuando escribes párrafos cortos, permites que el lector tenga la sensación de que tu contenido es agradable y fácil de leer.

Ya las frases cortas ayudan al lector a adquirir el conocimiento que estás transmitiéndole en tu texto. Esto es porque las frases largas necesitan un raciocinio mayor para que sean mejor comprendidas, mientras que las frases cortas son bien directas y objetivas.

12. Evita generar dudas

Tu texto necesita ser lo más claro posible para evitar objeciones y dudas de quien está leyéndolo.

Si tienes un buyer persona definido y sabes que el lenguaje que utiliza es más coloquial, evita escribir en forma exageradamente formal. Esto obstaculiza la comunicación y hará que la gente no lea tus textos.

Saber cómo escribir bien es también lograr transmitir tus conocimientos de forma simple y objetiva.

13. Interactúa con el lector

Ya mencionamos la importancia de comenzar tu texto con una pregunta o, al menos, respondiendo a una duda de tu audiencia. Pero además, otra forma de llamar y mantener la atención de los lectores es interactuando con ellos a lo largo del texto.

Haz preguntas y responde durante el desarrollo de tus contenidos. Si es posible, escribe como si estuvieras conversando cara a cara con el lector (pero siempre con un lenguaje escrito adecuado).

Esta es una manera de atraer al lector a tu texto, ya que se sentirá cómodo y parte de lo que estás escribiendo.

14. Crea un texto escaneable

Ahora llegamos a la parte que anunciamos algunos consejos allí hacia atrás: la escaneabilidad del texto.

Tener un texto escaneable significa escribir de forma que, aunque la persona no lea todo tu contenido, tenga una idea de lo que abordas echándole una mirada rápida a tu texto.

Es por eso que los tópicos, los subtópicos y las listas son tan importantes, porque destacan las partes fundamentales de un contenido.

Lo más importante aquí es pensar en la letra F. Vamos a explicarlo mejor.

Piensa en tu texto como esta letra. Al principio puedes escribir más, después de todo, el lector está empezando a leer y todavía puede prestar mucha atención, incluso si los párrafos y frases son más grandes.

Pero con el desarrollo de la lectura, algunas personas terminan dándose por vencidas y no llegan hasta el final. Por eso, es posible que solo lean los temas y algunas frases clave de cada tema.

Por eso, de la mitad al final del texto, intenta disminuir un poco más las informaciones, para que el lector que no llegue hasta el final de tu contenido no pierda tanta información importante.

Esto también es bueno para quien leyó el texto entero, porque puede ser que la persona ya esté cansada al terminar. Entonces, al poner la información principal al principio de tu texto, ayudas a todos tus lectores.

15. Utiliza conectores

¿Has oído hablar de conectores?

Sí, estamos entrando aquí en un área gramatical de nuestro idioma.

Sin embargo, diferente de lo que puedes pensar, los conectores no son tan complejos como aprendiste en la escuela. Incluso, es muy probable que los utilices más de lo que imaginas.

Las palabras como: así, entonces, por eso, de esta forma, en conclusión, son llamados de conectores porque conectan, valga la redundancia, las ideas en un texto.

Así que si quieres aprender a escribir bien, es esencial saber por lo menos el término de enlace más utilizado en español para que el desarrollo de tu texto sea fluido y especialmente para que tus párrafos y oraciones estén siempre entrelazadas.

Cómo escribir bien - Tabla de conectores más usados

16. Evita la repetición de palabras

Saber cómo escribir bien es fundamental para quien crea contenidos y quiere escribir bien para ofrecer un texto bien escrito.

Esta frase se volvió extraña y repetitiva, ¿no es así?

Imagínate ahora si tuvieras que leer un contenido entero así, que repite constantemente las palabras. Sería agotador terminar un texto así, ¿no lo crees?

Al escribir tus contenidos, debes darle mucha atención a las palabras que utilizas para no repetirlas todo el tiempo. Esto es muy común cuando escribimos sobre un tema técnico, que requiere explicaciones más detalladas.

Para evitar repeticiones, utiliza más pronombres en tus textos para retomar los términos de la oración anterior.

Esta tarea puede parecer un poco más complicada al principio, pero, como practicas la escritura, percibirás que eso se volverá más automatizado y no tendrás muchos inconvenientes para evitar ser repetitivo. Como ya dijimos aquí, escribir bien es cuestión de práctica.

17. Escribe sin cometer errores gramaticales

Sabemos que Internet abre espacio a diversos tipos de escritura, y eso ya ha sido motivo de preocupación por parte de algunos profesores que temían que la escritura de Internet tomara el lugar de la gramática.

Pero, como ya debes haber notado, no es porque estamos constantemente conectados que olvidamos cómo conversar personalmente y escribir en un papel.

Por supuesto que algunos vicios de escritura pueden surgir. Es por eso que siempre debes prestarle mucha atención a la gramática de tus textos.

Evita usar mucho el gerundio y el queísmo, no seas redundante, revisa errores ortográficos y de escritura y evita las abreviaturas de palabras comúnmente usadas en Internet.

Incluso si tu contenido está vinculado digitalmente, siempre es importante escribir siguiendo los patrones de escritura del español.

18. No resaltes todas las partes de tu texto

Ya debes haber visto varios textos online con palabras en negrita, cursiva y subrayadas.

Estas herramientas son geniales para destacar partes importantes de tu contenido y, si se usan bien, pueden ayudar al lector a comprender mejor lo que hay de más interesante en tus textos.

Sin embargo, el gran problema es que, por mucho tiempo, la gente creía que destacar palabras clave en un texto ayudaría en el ranking de ese contenido en los motores de búsqueda. Esta era incluso una de las buenas prácticas de SEO, pero sabemos que, actualmente, esto no es tan recomendado.

Los productores de contenido comenzaron a resaltar tanto las palabras en sus textos que eso acabó perdiendo el sentido, ya que no ayudaba en la experiencia del lector.

Por supuesto, puedes y debes resaltar algunos términos, pero ten cuidado de no extralimitarte.

19. No exageres en los enlaces

Así como los destaques a lo largo del texto, el enlace a otros contenidos estratégicos que ya has escrito anteriormente también es muy utilizado en textos online.

Sin embargo, la gran dificultad radica en que las personas terminan abusando en el número de enlaces a lo largo de los textos, lo que hace que la lectura no sea fluida, principalmente si el lector abre todos los enlaces que le colocas.

Es por eso que si quieres saber cómo escribir bien, debes elegir enlaces estratégicos y que sean realmente útiles para el usuario. Coloca los enlaces solo en las palabras que sabes que le generan dudas a tu lector y que sirven de ayuda para comprender mejor el tema.

20. No te olvides de los CTA o Call to Action.

El call to action es clave para cualquier texto cuya meta sea que una persona conozca mejor tu negocio. Esto es porque el CTA llevará al usuario a hacer alguna acción después de leer tu contenido.

Por lo tanto, al hacer un texto, nunca dejes de poner el call to action al final.

Pero ten cuidado con el tipo de CTA que pones. Debe ser siempre claro, después de todo, quieres llevar al lector a una acción, y no confundirlo. Por lo tanto, coloca solo un call to action por texto, para que los usuarios sepan exactamente lo que deben hacer.

21. Lee mucho y sobre varios temas

La capacidad para escribir bien no se desarrolla solo practicando. Gran parte de las habilidades de redacción que adquirimos vienen del hábito de la lectura.

Cuanto más lees, más contacto tienes con la estructura de un texto y con ejemplos para inspirarte a la hora de escribir, además de aumentar y diversificar tu vocabulario.

Pero, tener el hábito de la lectura para desarrollar la escritura, no significa apenas leer en cantidad, sino leer lo que te ayudará, de hecho, a mejorar los textos que necesitas escribir. Empieza a leer más contenido relacionado con tu objetivo, que tenga el lenguaje de tu audiencia y que sea de calidad. 

Leer contenidos diferentes de tu estilo textual también te ayudará a abrir más tu mente, inspirarte y estimular tu creatividad. Por lo tanto, separa un tiempo para leer un poco sobre cada cosa, desde textos periodísticos hasta obras literarias.

22. Practica a diario

La práctica hace la perfección. Probablemente ya has oído esta frase, ¿verdad?

A pesar de que no es tan simple alcanzar la perfección en algo, no podemos negar que practicar diariamente te hace mejorar cada vez más. Y, ciertamente, influye en la aptitud para algunas habilidades, como la escritura.

Así como en la escuela hacemos ejercicios para fijar el contenido de una materia, practicar la escritura todos los días estimula el cerebro a desarrollar esa habilidad y te ayuda a crear tus propias estrategias y mecanismos para expresarte de la mejor manera a través del texto.  

No es necesario que escribas algo que será publicado todos los días. Crea el hábito de escribir un diario o establece metas de ejercicios de escritura diferentes, como anotar tus pensamientos del día, describirte en una autobiografía, hacer resúmenes de libros, escribir una historia ficticia, etc. Dale rienda suelta a tu creatividad.

23. Estudia lengua

Quien piensa que solo por hablar español ya es especialista, se equivoca.

Nuestra lengua es un sistema complejo, repleto de reglas y estilos, y puede ser aprovechada más allá del lenguaje coloquial. Por eso, estudiar lengua y todas sus formas, significados y entrelazamientos será un punto fundamental para escribir mejor.

Estudia morfología y aprende nuevas palabras para crear textos menos repetitivos y más ricos en vocabulario.

Estudia un poco de sintaxis y semántica para comprender cómo organizar mejor tu texto y darle sentidos más amplios y diversificados.

Estudia gramática para aprender las reglas de puntuación, acentuación, preposiciones y muchas cosas más que harán que tu texto se destaque frente a otros con errores comunes.

24. Ten buenas referencias

¿Quiénes son los escritores que admiras?

Busca nombres de referencia en tu área, en la literatura, el periodismo y en otros medios, y conoce más sobre el trabajo de esos profesionales.

Al tener buenas referencias, adquieres una base y un bagaje para escribir con más calidad y creatividad, sin contar la inspiración que los textos pueden proporcionarte.

25. Define un tono de voz

Es importante que definas un estilo en tu forma de escribir y de comunicarte. Esto fortalece tu imagen, te aproxima a tu audiencia y hace que las personas logren identificar cuando se trata de un contenido tuyo. 

Mantener un tono de voz se trata de personalizar tu forma de comunicarte, de transmitir la esencia de tu marca o de quién eres. 

El estilo que elijas va a depender, principalmente, del público objetivo y del canal de comunicación en el cual divulgues tu contenido. 

Es fundamental que entiendas, como ya hemos dicho, quién es tu buyer persona. A partir de allí, podrás construir el estilo que crees que alcanzará a tu público de la mejor manera. 

26. Usa figuras literarias

Las figuras literarias son recursos de la lengua que posibilitan ampliar la idea que se quiere transmitir, yendo más allá de la literalidad. Se pueden usar para darle efectos al texto, tales como comparación, ausencia, ironía, etc. Algunas de las principales figuras literarias son: 

  • Metáfora: usada para hacer comparaciones sin escribir expresiones literales. Ejemplo: “Su vida era un cuento de hadas”.
  • Catacresis: usada para designar algo que no tiene un término propio, y por eso, se utilizan otras palabras para atribuirle un sentido. Ejemplo: “La puerta de embarque de mi vuelo es la número 4”.
  • Eufemismo: usada para amenizar declaraciones desagradables. Ejemplo: “Lo invitaron a que se retirara del lugar”.
  • Hipérbole: recurso usado para causar impacto a través de expresiones de exageración. Ejemplo: “Lloró un río de lágrimas cuando lo vio partir”.

Además de configurar mayor riqueza semántica, el uso de estas figuras hará que tus textos sean más interesantes.

27. Utiliza analogías

La analogía es la relación de semejanza entre cosas o hechos distintos, y se usa para construir una comparación a través de una semejanza oculta. Si quieres escribir textos que salen del lugar común, una buena opción es utilizar analogías para profundizar el sentido del texto.

Para entender mejor cómo funciona, mira este ejemplo: “La estructura de un átomo es como el sistema solar. El núcleo es el sol y los electrones son los planetas que giran a su alrededor”. 

Esta es una analogía usada en la ciencia para explicar mejor un concepto. Por lo tanto, en tus textos, puedes hacerlo de la misma manera cuando quieras introducir una idea nueva y aumentar la comprensión e interés de tu público. 

28. Apuesta al copywriting

Si quieres crear textos para convencer a tu público a realizar una acción específica, como comprar un producto o registrarse en un formulario, el copywriting te ayudará en esta misión.

El concepto de copywriting está en alta en el marketing digital porque se trata de una estrategia de escritura persuasiva que tiene como objetivo romper las objeciones de la audiencia y mostrar, de forma más clara y convincente, que lo que se ofrece es la solución ideal.

Dentro de las técnicas de copywriting, podemos citar: usar un gancho al inicio del texto, pasar autoridad, describir todas las informaciones relevantes y beneficios del producto, colocar un CTA (llamada a la acción), usar disparadores mentales, entre otros. 

Si quieres aprender más sobre estas técnicas, lee nuestro post sobre copywriting y descubre cómo crear textos que venden.

29. Usa un corrector ortográfico

Incluso los escritores experimentados pueden cometer pequeños errores de ortografía. Pero, gracias a la tecnología, es posible evitarlo de forma simple.

El corrector ortográfico es, actualmente, una herramienta esencial para quienes escriben. ¿Ya tienes el tuyo?

Échale un vistazo a estas sugerencias:

  • LibreOffice: es un software gratuito de procesamiento y edición de textos que posee un corrector ortográfico integrado.
  • Microsoft Word: es el software de texto más famoso y también posee un corrector integrado, solo que debes pagar para usarlo. En algunos casos, ya viene instalado de fábrica en sistemas Windows.
  • Documentos Google: una opción gratuita y muy difundida para escribir textos y ver las sugerencias del corrector ortográfico mientras lo haces. Es una herramienta muy práctica, pero solo funciona online y con acceso a través de una cuenta Google.
  • LanguageTool: diferente de los demás que hemos citado, este corrector no está asociado a un software o sitio de edición de textos, sino que puede ser instalado directamente en tu sitio o como extensión en tu navegador. 

30. Haz pausas de vez en cuando

Por último: haz pausas de vez en cuando en el proceso de escritura. Es necesario un tiempo de descanso para aumentar la productividad y mejorar la calidad de tu texto. 

No es posible producir con calidad cuando la mente está demasiado cansada. Mira cómo el ocio creativo puede beneficiar tu trabajo.

Para saber cuál es el mejor momento para descansar, usa la técnica Pomodoro como base. De acuerdo con este método de gestión de tiempo, tu jornada productiva se debe dividir en partes de 25 o 30 minutos, que son las llamadas Pomodoro, y hacer un intervalo de 5 minutos entre ellas. Después de 4 Pomodoros, haces una pausa mayor, de 15 a 20 minutos.

Si sigues esta técnica, notarás que tu concentración y ánimo aumentan, además de facilitar que tu escritura fluya mejor y, como consecuencia, tu producto final tenga una mayor calidad.

31. BONUS

¿Pensaste que terminaríamos este post con 30 consejos? ¡Pues no!

Nuestro consejo bonus para ayudarte a entender cómo escribir mejor es: revisa el contenido.

Siempre que termines de escribir un texto, revísalo para asegurarte de que has escrito todo lo que habías planeado. Además, esta revisión te ayudará a mejorar las frases, notar si has repetido muchas palabras, si has usado los conectores adecuados o si hay algún error de tipeo. 

Y esto no es todo. 

Algo muy importante es que te tomes un tiempo mayor entre escribir el texto y revisarlo, porque, si terminas de escribir el texto y lo revisas enseguida, es muy probable que tu lectura esté viciada. Por eso, te recomendamos que revises el texto 1 día después de que lo hayas terminado.

Otra opción es que le pidas a un amigo o familiar que lea tu texto y te diga si hay algo que no ha entendido o que cree que pueda ser mejorado. 

Lo importante es que nunca dejes de revisar el contenido. 

Y dinos, ¿qué te parecieron los consejos? 

Si aún sientes que no sabes bien cómo empezar, descarga nuestro tutorial sobre cómo crear un ebook perfecto, ¡es gratis!


Este post fue originalmente escrito en marzo de 2018 y actualizado con informaciones más completas y precisas.

Nuestro sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.