Cerrar Notificaciones

¡No te pierdas más nada!

¡Activa las notificaciones del blog para avisarte cuando hay un nuevo contenido!

Cerrar Newsletter

¡ÚNETE A MILES DE EMPRENDEDORES DIGITALES!

Recibe los mejores contenidos para hacer crecer tu negocio online

Recomendaciones profesionales para mejorar el rendimiento de tu canal en YouTube

Recomendaciones profesionales para mejorar el rendimiento de tu canal en YouTube

Aprende a potenciar tu canal con uno de nuestros especialistas en el tema.

Si quieres obtener inscritos y hacer crecer tu canal en YouTube, necesitas trabajar varios puntos:

  • Planificación
  • Objetivo
  • Categorías de contenido
  • Frecuencia de carga
  • Duración de vídeos
  • Parrilla de programación
  • Guiones
  • Thumbnails y Títulos
  • SEO y metadatos

En este post, vamos a hablar de todos estos ítems y mucho más. Pero, antes de investigar cada uno, tienes que entender el principio básico del famoso algoritmo de la plataforma.

El algoritmo de YouTube

YouTube es una empresa privada y obviamente necesita dinero para mantenerse. Ellos lo hacen principalmente vendiendo espacio para anuncios en los vídeos y en otros lugares en la propia página Web.

Cuanto más tiempo pasas en YouTube, más anuncios ves, con lo cual más empresas se interesan en comprar más anuncios.

saltar anuncios

Pensando en eso queda claro por qué para YouTube es muy importante mantener los espectadores mirando más y más vídeos en la plataforma. Así, el tiempo que se gasta allí vale mucho más que el número de visualizaciones.

Es en ese momento que empieza a jugar su papel el “famoso” algoritmo, que no es nada más ni nada menos que la fórmula usada en el sistema con el objetivo de evaluar qué vídeo mantiene a la gente mirando por más tiempo, qué canales atraen más gente para ver más contenido y mucho más.

Lo que ocurre es que este mecanismo se volvió tan complejo que nadie (ni los propios programadores de Google) pueden decir exactamente cómo funciona.

Lo que se conoce es el objetivo final, que no es secreto para nadie: mantener a las personas mirando vídeos por más y más tiempo. En términos técnicos, aumentar el tiempo de sesión.

El tiempo de sesión (session time) va más allá del tiempo de exhibición de un vídeo, que es aquella métrica que de hecho está en YouTube Analytics, calculada en minutos.

Una sesión es el tiempo total que un usuario pasa en la plataforma. De esa manera el algoritmo prioriza contenidos que hacen iniciar pequeñas “maratones”, yendo de un vídeo a otro.

Los vídeos que favorecen este comportamiento tienen buen inicio de sesión (session start) y son evaluados mejor por el sistema.

Al contrario, los vídeos que llevan a las personas a salir de YouTube presentan altos índices de final de sesión (session end). Consecuentemente, estos últimos son “penalizados” por el algoritmo, que los recomienda cada vez menos.

A pesar de la explicación simplificada, las cosas son mucho más complejas. Entre los puntos que el algoritmo tiene en cuenta hay otros índices como:

  • Comentarios,
  • Marcaciones de “me gusta” y una infinidad de otras métricas.

Si quieres profundizar en el tema, recomendamos este estudio de Matt Gielen (texto en inglés).

Como puedes notar es la inteligencia artificial de la plataforma que decide si vale la pena (o no) exhibir tus vídeos y tu canal para mucha gente, o si es mejor darle preferencia al contenido de otra persona que demuestra más éxito en retener usuarios en la página web.

Entonces, antes de maldecir el funcionamiento del algoritmo, lo mejor es aprender con él y utilizarlo a tu favor, aunque no sea un modelo perfecto (está muy lejos de serlo).

Además, mejorar la audiencia también es tu objetivo ¿verdad?

Planificación del canal

Ahora que sabes la lógica de YouTube necesitas hacer una buena planificación, pues crear un canal y desarrollarlo bien no es muy diferente que crear un negocio.

Entonces, el primer paso es definir quién es tu público.

Es una pregunta básica, pero evaluar bien esta cuestión va a interferir en toda tu estrategia.

Cuando hablamos de canal en YouTube, mucha gente lo asocia a los canales de TV, pero no tiene nada que ver.

En la TV no tenemos miles de opciones para escoger. Un canal de deportes habla de fútbol, vóley, carrera, natación etc.

En Internet, la experiencia es mucho más personalizada y única, entonces, difícilmente alguien se inscribe en un canal que hable de varios deportes al mismo tiempo. Si te gusta el fútbol y tienes la posibilidad de inscribirte en un canal que hable solo de fútbol, probablemente es eso lo que vas a hacer.

A causa de este tipo de comportamiento es muy importante pensar en un solo público. Por eso, no te la pases variando el tema. Define bien tu nicho de actuación.

Por ejemplo, a una YouTuber que hace vídeos sobre maquillaje le puede parecer simpático hablar de su hijita recién nacida y los retos de la maternidad. Al final, si ella tiene una relación muy cercana con su audiencia, eso no debería ser un problema ¿no es cierto?

En realidad, ese es justamente un error bastante común.

Observa que son públicos totalmente diferentes: las personas que quieren aprender sobre maquillaje y personas interesadas en el tema maternidad.

Una parte del público puede interesarse por ambos temas, pero seguramente esa mezcla no va a ayudar a atraer más gente al canal.

Esa YouTuber también corre el riesgo de desagradar a buena parte de la audiencia que se inscribió solamente por los vídeos de maquillaje.

Si ella insiste en mezclar los temas, parte del público que antes miraba todos los contenidos va a  mirar solo los que son sobre maquillaje (vamos a suponer, mitad de los uploads) y muchos inscriptos en potencial van a ver el canal como una mezcla de temas.

Para esos nuevos espectadores, la inscripción no será ventajosa, al final, nadie quiere recibir contenido que no le interesa.

De esa forma, el algoritmo percibe ese cambio de dinámica y comienza a evaluar  mal ese canal, considerando que ya no agrada más a la mayoría de los inscriptos y que no atrae más tanto el interés de usuarios que ven el contenido.

Ya te imaginas el resultado ¿no?

YouTube comienza a dar preferencia y a privilegiar competidores que, según lo entiende el algoritmo, tienen más probabilidades de mantener a las personas mirando.

El objetivo (¿Qué entregas?)

Ahora que dejamos clara la importancia de tener un único público, piensa también en el objetivo del canal, desde la perspectiva de los espectadores. Es decir, “llegar a un número X de inscriptos o visualizaciones” no es un objetivo útil del punto de vista estratégico y tampoco tiene que ver con tu público.

Entonces piensa en el porqué de alguien inscribirse para recibir tu contenido y en el valor que quieres entregar.

Nuevamente parece una pregunta simple, pero es muy difícil desasociar nuestra visión como creadores de la visión externa del público.

Categorías Help (o Hygiene), Hub y Hero

Ya que estamos hablando de contenido, el propio YouTube recomienda en su Escuela de Creadores una clase de clasificación para estructurar la planificación. Estamos hablando de las categorías:

  • Help (ayuda)
  • Hub (eje/conexión)
  • Hero (héroe)

Resumiendo, se trata de definir qué contenidos van a permitir que los espectadores vengan hasta ti (Help), cuáles servirán para mejorar tu relación con el público existente (Hub) y cuáles te ayudarán a buscar nuevos espectadores (Hero).

A pesar de que ese tipo de clasificación no se aplica a todos los casos, puede ser una buena referencia.

Como vamos a detallar a continuación, la recomendación es hacer constantes vídeos del tipo Help, ocasionales vídeos Hub y solo algunos estilos Hero.

grafico categorías Youtube

Contenido Help: desempéñate como un profesor

En primer lugar viene la categoría Help. Como el nombre lo dice, es el tipo de contenido que ayuda a los usuarios. Aquí entran los tutoriales o vídeos sobre “cómo hacer” cualquier cosa.

La gran ventaja de este tipo de vídeo es que el mismo se beneficia de la búsqueda de YouTube. Es decir, si alguien escribe alguna duda en la página web, tiene grandes posibilidades de encontrarse con tu vídeo. Recuerda que ese es uno de los principales usos de YouTube.

Esa característica de trabajar contenidos “buscables” es una gran ventaja en relación a Facebook, Instagram, Whatsapp y otras redes.

De ese modo, haces que tus espectadores lleguen hasta ti por su cuenta. Recordando que YouTube es el segundo mayor buscador del mundo, situándose detrás únicamente de Google, que es de la misma compañía.

Un vídeo categorizado como Help puede no tener tanto éxito en un primer momento, pero su desempeño tiene chances de ir mejorando a lo largo del tiempo, a medida que más usuarios procuran soluciones en la red.

En general, esos contenidos que enseñan y ayudan a los espectadores deben constituir la mayor parte de tu canal en YouTube, principalmente si es sobre algún tipo de negocio.

Se este post fuera un vídeo, con seguridad estaría en la categoría Help.

Esa categoría también puede llamarse Hygiene, dando sentido de algo cotidiano o un proceso de manutención constante para mantener la “salud” de tu canal. Ese término sirve para abarcar contenidos que no necesariamente ayudan al espectador, pero que son rutinarios.

Por ejemplo, en un canal de música, el contenido Hygiene puede estar constituido de covers y no necesariamente tutoriales enseñando canciones.

La lógica también sirve para canales que apuestan en contenido humorístico, vlogs o videojuegos.

En el caso del canal de Hotmart, los vídeos de Hotmart Tips son un buen ejemplo de contenido Help, pues se benefician mucho de la búsqueda de la plataforma y permiten que los usuarios los encuentren por su cuenta.

Hecha un vistazo aquí:

Contenido Hub: desempéñate como un YouTuber

Ahora, la clasificación Hub se refiere a los contenidos que procuran establecer una conversación y la conexión con la audiencia que el canal ya tiene.

Buenos ejemplos son los vídeos con un toque más personal, estilo vlog, lives o preguntas y respuestas.

Ese tipo de contenido sirve para crear una comunidad y lograr que tus seguidores estén aún más conectados e involucrados.

Como es un tipo de vídeo que solo tiene sentido para una audiencia ya existente, lo mejor es hacerlo con menos frecuencia.

De esta forma, apuesta en contenidos Hub solo después que el canal ya tenga un público considerable, que demuestra más ganas de conexión, comentando y participando activamente en tus publicaciones.

Al hacer contenido Hub, ten siempre cuidado para no perder el foco del canal.

Si hablas sobre culinaria, por ejemplo, haz un vídeo diciendo como comenzaste a interesarte por el tema o contando historias divertidas relacionadas a la cocina. Seguramente va a funcionar mejor para tu audiencia que hacer un vídeo hablando sobre tu nuevo perrito.

Sugerencia extra: usa la guía Comunidad y YouTube Reels (similar a Stories) para interactuar y entender mejor a tu público.

También puedes usar elementos como encuestas y colocar preguntas en comentarios colocados en la parte superior.

Al comunicarte con tu audiencia por medio de esos recursos, también entenderás cada vez más a tu público y podrás mejorar el contenido para él.

Para dar otro ejemplo de nuestro canal, el vlog de viaje de nuestro CEO y cofundador, JP Resende, es un ejemplo excelente de vídeo Hub.

El vídeo en cuestión se conecta más con los que ya conocen Hotmart y JP, por no ser exactamente algo “buscable” o con potencial de llamar la atención de un nuevo público:

Contenido Hero: hazte un anunciante

Por último, tenemos el Hero, que es aquel tipo de contenido hecho para alcanzar un público que todavía no tuvo contacto con tu canal en YouTube.

Un vídeo en este estilo busca un alcance mayor de nuevos espectadores, entonces, la idea es crear algo que tenga gran potencial de expansión.

Este tipo de vídeo también puede hacerse con el objetivo de aparecer como sugerencia recomendada por YouTube.

Con algo estilo Hero, más gente va a encontrar tu canal y puedes conquistar muchos inscriptos en un período corto de tiempo.

Hacer un vídeo de ese tipo no es tarea fácil y es recomendable hacer muy pocos al año, ya que pueden no funcionar a largo plazo y generalmente consumen más recursos, tiempo de producción y planificación.

Además, pueden no ser interesantes para el público ya formado.

Para que un contenido en ese estilo tenga éxito y de hecho funcione para el canal, primero necesitas una sólida base de vídeos Help y algunos del tipo Hub, para garantizar que no tengas solo mucho contenido útil, sino también una comunidad involucrada, que ayude a atraer nuevos inscriptos.

Al planear contenido Hero, considera que estás haciendo algún tipo de propaganda del canal, aunque sea indirecta.

Esos vídeos traen muchos beneficios de los efectos “virales”, pero como sabemos, apostar en viralización puede ser una lotería. Entonces, solo enfócate en hacer algo con un potencial mayor de alcanzar nuevos públicos.

Aprovecha eventos y fechas conmemorativas e investiga nichos relacionados al tuyo para intentar crear contenido con algún vínculo.

Aquí, lo importante es ser creativo y llamar la atención.

Te doy un ejemplo, si te gusta el humor y tienes un canal sobre educación financiera, experimenta crear una especie de videoclip parodiando la música del momento, mientras hablas sobre alguna situación relacionada con el tema de tu canal.

Nuevamente, para demostrar con algo de Hotmart, el vídeo de la charla de Anitta en el Fire Festival 2018 funcionó muy bien en ese sentido en nuestro canal brasileño.

En verdad, una charla sobre emprendimiento con una de las mayores artistas brasileñas de los últimos tiempos seguramente llama la atención y así varias personas que ni conocían el canal comenzaron a tener contacto con la marca Hotmart.

Otro factor estratégico que ayudó en el alcance y éxito del vídeo fue la fecha de su publicación, aprovechando un momento de más atención dirigida a la artista debido al lanzamiento de un documental en Netflix y también de un videoclip.

print del video de Anitta en el FIRE Festival Hotmart

Educar, inspirar y entretener

Otro modo sugerido por YouTube para clasificar tus vídeos es definir si el objetivo es educar, inspirar o entretener.

Fíjate que gran parte de los canales se encasilla en una de esas categorías y ellas pueden ayudarte a definir mejor inclusive tu brand persona.

Evaluar este tipo de clasificación también te ayuda a mantener el objetivo de tu canal.

Esas clasificaciones, como las que mencionamos anteriormente, no son reglas y no necesitan ser tan rígidas. También se pueden mezclar y adaptar, pero mantener esas divisiones en mente puede ayudarte bastante al montar tu planificación.

Puedes inclusive crear playlists diferentes o pequeñas series de vídeos con base en esas divisiones, si fuera el caso.

Recuerda también que, para cada objetivo, lo ideal es enfocarse en indicadores específicos.

  • ¿Quieres expandir el alcance de tu audiencia? Enfócate en las métricas de posts compartidos.
  • ¿Quieres establecer una conexión con tu público? Enfócate en los comentarios.
  • ¿Quieres ofrecer a tu audiencia contenidos útiles? Enfócate en los “me gusta”.

Estas son solo directrices básicas para medir el éxito de tus acciones en tu canal de YouTube.

Frecuencia de upload y duración de vídeos

Y ahora algo que mucha gente se pregunta: “¿es necesario publicar un vídeo todos los días?”.

No. Pero durante un buen tiempo, mucha gente apostó en esa táctica y, en varios casos, de hecho funciona.

Como ya dijimos, YouTube da preferencia a contenidos que mantienen a los usuarios en la plataforma. Entonces, si publicas más vídeos, son mayores las posibilidades de mantener gente allí, mirando tu canal ¿no es cierto?

Además, vídeos nuevos tienden a formar parte del histórico reciente de usuarios y eso es bien evaluado por el algoritmo, que considera tu canal relevante para el momento, consecuentemente, lo recomienda aún más.

No obstante, como todo tiene su lado negativo, ten cuidado. Si publicas todos los días, tienes la posibilidad de que la calidad de tu contenido caiga y eso va a hacer que las personas no miren tus vídeos enteros.

De esa manera la duración media de la visualización disminuye y el algoritmo comienza a entender que tu contenido no es lo mejor para sugerir.

Otra cosa que puede ocurrir es que tu audiencia no logre mirar todos los vídeos publicados. Nuevamente, YouTube entendería que tu canal no despierta tanto interés en los inscriptos y comenzaría a “mandarte hacia abajo” en las recomendaciones y el ranking.

Por eso es muy importante tener cuidado con esas tácticas o los llamados hacks que se ven por ahí. El efecto producido puede ser justamente el contrario.

Ahora es más fácil entender por qué en teoría hacer vídeos largos es mejor, ya que pueden generar un mayor tiempo de exhibición ¿verdad?

Puedes hasta apostar en esa idea, pero corres el riesgo de no retener a la audiencia por mucho tiempo, y al no haber retención el algoritmo entiende que el contenido es malo.

Otra posible desventaja se refiere al tiempo de sesión.

Después de mirar un vídeo muy largo, el espectador tiende a salir de YouTube, produciendo más finales de sesión (session ends). Como ya vimos, la plataforma no desea eso.

Por eso, lo recomendable es enfocarse en la calidad y hacer videos con excelente contenido, ya sean cortos o largos.

No te esfuerces para resumir demasiado (produciendo contenido superficial) y no intentes prolongar tu vídeo sin necesidad, pues eso puede hacerlo muy prolijo y poco interesante.

Si no tienes en absoluto una referencia de un tamaño de vídeo para comenzar, intenta mantenerte en 6 a 8 minutos.

En caso de que ya tengas un canal con una cantidad considerable de publicaciones, usa el valor de la duración promedio de visualización – YouTube Analytics – como referencia para ajustar la duración de tus vídeos.

En relación a la frecuencia de upload, también varía de acuerdo con el público y el tipo de canal, pero unas 2 veces por semana ya suele ser suficiente. Aquí, tu capacidad de producción también influencia mucho. Lo más importante es ser consistente.

Programación (parrilla) de contenidos

Más que pensar en la frecuencia, lo importante es tener una programación clara. Es decir, establece un compromiso con tu audiencia y mantén la regularidad.

Si resuelves publicar videos todos los miércoles a las 15 horas, sé consistente. Eso demuestra compromiso y origina engagement. Y si tu público sabe exactamente cuando vas a publicar, la posibilidad de que pierdan algún contenido es mucho menor.

Muchos canales aprovechan la imagen de portada para informar esa programación, colocando un texto del tipo: “vídeos nuevos todos los lunes y miércoles a las 15 h”.

Para no embrollarte con el calendario, intenta grabar varios vídeos de una vez para después editarlos y disponerlos de a poco.

Establece una agenda y, si es posible, planea los guiones con anticipación y destina un período del día para esas grabaciones. Así ahorras tiempo de producción, ya que ajustar todos los equipos, montar el escenario y escoger el vestuario puede consumir horas de tu día.

Con esta sugerencia, haces todo una sola vez y ganas tiempo.

Guiones

La elaboración de guiones varía sumamente de acuerdo con el canal, pero la principal recomendación aquí es: no andes con rodeos con tu audiencia.

Recuerda que todo el tiempo estás compitiendo con otros canales y vídeos, por eso es muy importante respetar el tiempo del espectador.

No necesitas hacer un guion para el vídeo entero, al final, mucha gente graba improvisando o utilizando solo una pauta simple como guía.

Pero, ten siempre un cuidado especial con las introducciones. Los primeros 10 segundos son esenciales para retener a la audiencia.

En el comienzo del vídeo, resume lo que vas a abordar. Nadie quiere esperar varios minutos para saber si escogió el vídeo acertado. Así, evitas que la tasa de retención caiga mucho.

Evalúa los gráficos de retención absoluta y relativa para intentar entender si tus introducciones están funcionando bien.

Para tu introducción, puedes agudizar la curiosidad del espectador o crear una expectativa con alguna escena diferente. Vale citar que, al final, la persona será capaz de resolver el problema en cuestión (si ese fuera el estilo del vídeo).

Ahora hablando sobre finales de vídeos, cuando el contenido esté llegando al fin, evita usar palabras y expresiones que den a entender que el tema ya está terminando, como “es todo por hoy” o “y por último”, para que los espectadores no cierren la ventana antes de finalizar.

Así, mantienes la audiencia por más tiempo y también puedes sacar partido de los elementos de pantalla final que pueden ser añadidos en los últimos 20 segundos de cada vídeo. Algunas opciones son:

  • botón para inscribirse,
  • vídeos,
  • Playlist,
  • tarjetas (o cards).

Esos elementos pueden ayudarte a guiar al espectador hacia alguna acción posterior.

Otra táctica es pedir que el público comente o se inscriba. Vale probar esas acciones en momentos diferentes del vídeo para ver qué funciona mejor para ti y tu público.

Portadas (Thumbnails)

Las imágenes de portada de tus vídeos (o miniaturas) tienen extrema importancia para un buen desempeño.

Lo ideal es que reflejen bien el contenido. Una sugerencia es utilizar la misma lógica de carteles de películas.

Por ejemplo, en posters de superhéroes, un vistazo rápido ya te da una buena idea de los personajes involucrados, del escenario y del clima general del filme.

Piensa también la identidad visual de esas imágenes y del canal como un todo. Lo ideal es crear una consistencia de estilo que ha haga tu espectador saber que ese vídeo es tuyo, solo de poner el ojo en la pantalla.

Utilizar una misma paleta de colores, tipografía o siempre insertar tu logotipo son excelentes prácticas.

Las thumbnails también pueden ser usadas para despertar la curiosidad del espectador. Trabajarlas de manera creativa, relacionándolas siempre al contenido, puede asegurar muchos clics.

Es importante no confundir la táctica de llamar la atención usando el caza clics (o clickbait). El efecto producido puede ser muy negativo, pues si el espectador se siente engañado y sale del vídeo poco después del clic, el algoritmo evalúa mal ese comportamiento y reduce las recomendaciones de tu contenido.

Para saber más sobre cómo crear tus thumbnails, no dejes de leer nuestro otro post en el blog de Hotmart.

Títulos

Cuando se habla de SEO (search engine otimization) de vídeo, u optimización para buscadores, el título es probablemente el ítem más importante.

Juntamente con las portadas, ellos comparten la mayor parte de la responsabilidad por atraer clics. Entonces, dedica mucha atención a las palabras utilizadas y no te apures en la elaboración.

Lo ideal es crear muchas alternativas para al final escoger la mejor.

Evalúa títulos de vídeos competidores y sugerencias del autocompletar del propio YouTube (haz eso a través de una pestaña anónima en el navegador, para que tus datos de navegación no interfieran en los resultados).

Utiliza también  Google Trends para comparar términos.

Siempre que sea posible, coloca las principales palabras clave al comienzo y en orden de importancia.

Puedes optar por usar el término principal en letras mayúsculas, para que se destaque más.

Presta atención también al tamaño del título. Recuerda que mucha gente accede a YouTube por celulares de pantallas pequeñas, entonces, muchas veces el texto aparece incompleto para los usuarios. Títulos menores (hasta 50 caracteres) tienden a tener mejor desempeño.

Como referencia, una versión en vídeo de nuestro post ¿Cómo ganar dinero con videos en Internet, además de YouTube? podría tener como opciones:

  • ¿Es realmente posible ganar DINERO ONLINE?
  • DINERO ONLINE, ¿es realmente posible ganarlo?
  • Ganar DINERO ONLINE ¿cómo lograrlo?

En el caso de las series de vídeos, una opción es colocar el nombre de la serie al final del título.

Es también interesante enumerar los contenidos, pues le muestra al espectador que puede ver otras publicaciones relacionadas.

Eso lo vemos claramente si estuviéramos hablando de nuestra serie Hotmart Tips él podría quedar como:

  • ¿Es realmente posible ganar DINERO ONLINE? | Hotmart Tips

En algunos casos, el tema de tu vídeo puede tener un bajo volumen de búsquedas y no ser tan atractivo para el público. En esas situaciones, puedes cambiar un poco de estrategia y apostar más en buenas copys que en SEO.

Hazlo tocando el lado emocional o trabajando la curiosidad del espectador. Para saber más sobre copywriting en general, lee aquí nuestro post sobre el tema.

SEO y metadatos

Todavía sobre SEO, otros ítems deben ser considerados, como etiquetas y descripciones.

Esos metadatos tienen menos influencia en el desempeño de un vídeo que el tema, el título y la imagen en miniatura, pero igualmente conviene trabajarlos bien.

Recomendamos la herramienta VidIQ para ayudarte a obtener esas informaciones. Para hacerlo efectivo tienes que entrar en su página web, crear una cuenta e instalar la extensión en Chrome.

Tubebuddy es otro plugin que puede ayudarte en ese punto y también a gestionar tu canal.

Etiquetas

En relación a las etiquetas, enfócate en la principal, la que más tiene que ver con el tema del vídeo y repítela junto a diferentes complementos, para reforzar el foco.

Por ejemplo, en el vídeo donde el tema es “ganar DINERO ONLINE” las etiquetas podrían ser:

  • dinero
  • dinero online
  • como ganar dinero
  • más dinero
  • más dinero online
  • ganar más dinero
  • obtener dinero
  • obtener dinero online

Ese modo de “cercar” el término principal funciona mejor para el algoritmo estar seguro del tema del vídeo y recomendar tu contenido con más éxito y para el público acertado, pero puedes siempre colocar otros términos relacionados.

Descripciones

Las descripciones también cuentan para ayudar a los espectadores y al algoritmo a evaluar tu contenido.

Considera los textos como una especie de mini post de blog sobre tu vídeo.

Lo recomendado es describir bien lo que fue presentado, y no necesitas tener miedo de dar spoilers, porque cuanto más hables sobre el tema, mejor.

Intenta crear algo de por lo menos 300 caracteres, y tal como en los guiones, tienes que ir directo al grano, sin muchas vueltas.

Algunos especialistas recomiendan incluso colocar toda la transcripción del vídeo en la descripción.

En el caso de los vídeos largos o que abordan varios tópicos, piensa en usar marcaciones de tiempo (timestamps), para que sirvan de índice. Basta colocar el tiempo en horas, minutos y segundos (separados por dos puntos), que YouTube ya crea un atajo que te dirige hacia el trecho del vídeo en cuestión.

Aprovecha para colocar links de tus otras redes y páginas web en la sección.

Subtítulos

YouTube también permite colocar subtítulos en los vídeos, lo que ayuda a la SEO y al algoritmo a entender tu contenido.

Además, los subtítulos son esenciales para que tus vídeos sean más accesibles tanto para personas con problemas de audición como para espectadores en situaciones en que conectar el audio es inviable (transporte público y ambientes que exigen silencio, por ejemplo).

En el gestor de vídeos, pantalla de edición de YouTube, puedes acceder a la guía subtítulo/CC e incluir el texto.

Allí tienes la opción de transcribir manualmente, colocar un archivo propio de subtítulos (.srt, por ejemplo) o simplemente pegar tu guion y usar uno de los mejores recursos para subtítulos, que es la sincronización automática del propio YouTube.

Recordemos que la plataforma origina subtítulos automáticos de los vídeos – muchas veces bastante imprecisos –, pero que pueden ser usados como base para facilitar la transcripción.

Después de algún tiempo de carga, ellos estarán disponibles y podrás descargarlos haciendo clic en los tres puntitos al lado del botón “guardar” (rincón inferior derecho del player de vídeo). Después basta ir a “abrir transcripción” y copiar el texto creado.

Tips extras

Ahora que pasamos por los principales puntos, es importante resaltar una serie de pequeños tips que pueden ayudarte a mejorar tus resultados.

Comparte links por medio de listas de reproducción

Al divulgar tu contenido en páginas web externas y redes sociales, ve a la página de la playlist en YouTube y copia el link del vídeo por aquella pantalla. Así, el espectador verá el contenido por medio de la playlist, lo que lo llevará a ver más contenidos relacionados.

Usa las listas de reproducción de series

Un tipo de lista de reproducción diferente son las series, muy útiles para contenidos que tengan continuidad. Así puedes definir temporadas y episodios.

Esos vídeos tenderán a rodar en secuencia, guiando mejor la experiencia del espectador.

Verifica el origen del tráfico

Mucha gente puede llegar a tu canal por recomendaciones de otros vídeos o búsquedas en la propia plataforma.

Evalúa bien esos datos sobre el origen del tráfico en YouTube Analytics, principalmente en relación a vídeos sugeridos y búsquedas en YouTube. Ese es un excelente medio para entender lo que tu público quiere y cuáles son tus competidores.

Utiliza el recurso “estreno”

Una excelente forma de enfatizar que se trata de vídeos especiales es usando los estrenos de YouTube. De esa forma subes el vídeo y le envías notificaciones a tu audiencia media hora antes del vídeo ser oficialmente publicado.

En el momento de la publicación se envía otra notificación, lo que garantiza que ese espectador no pierda el vídeo y que también ocasione un efecto similar al de transmisión en vivo, donde varias personas miran al mismo tiempo.

Prueba portadas

Después de publicar el vídeo, merece la pena hacer pruebas para ver qué imagen da más resultados, ya que la portada es lo único que recomendamos tocar luego después de la publicación.

Eso se debe a que la plataforma usa otros metadatos (título, etiquetas y descripciones) para tratar de entender y clasificar tu contenido.

Si modificas esas informaciones en una publicación reciente, puedes incomodar los cálculos del algoritmo, lo cual puede perjudicar el desempeño de tu vídeo.

Monitorea las tasas de clics e impresiones (CTR)

Tanto los títulos como las miniaturas pueden ser evaluados por medio de las métricas CTR e impresiones. Su importancia e influencia es tanta que hicimos un texto solo para hablar del tema.

En suma, se trata de evaluar el interés que tu contenido despierta en los espectadores, para que ellos hagan clic en los vídeos.

Para conseguir suscriptores en tu canal en YouTube necesitarás vistas, y para lograrlo primero es necesario atraer al espectador. Por eso es tan importante evaluar la tasa de clics e impresiones.

Usa las tarjetas (cards)

A lo largo de tus vídeos puedes usar los cards para recomendar otros vídeos o conducir a los espectadores a una página web externa, que debe estar registrada en tu cuenta.

A pesar de ser una excelente forma de inducir una jornada, recuerda que, al hacerlo, corres el riesgo de reducir el tiempo de retención en el vídeo y también en la plataforma. Entonces te recomendamos que uses esos recursos con sobriedad.

No te olvides de los elementos de pantalla final

Así como las tarjetas, los elementos de pantalla final ayudan a guiar la secuencia de aprendizaje del espectador.

En los últimos 20 segundos de tu contenido, puedes incluir sugerencias de videos, listas de reproducción y tarjetas.

Como ya fue mencionado anteriormente, ten cuidado con los finales de los videos, de manera que te asegures que el espectador no deje de ver tus recomendaciones al final del mismo.

Estate atento a los comentarios

Es super importante interactuar con tu base de espectadores en los comentarios. Haz un esfuerzo para responder a todos y de forma rápida.

Esas interacciones son bien vistas por la plataforma y, consecuentemente, te ayudan a tener mayor conexión con el público.

Si tienes que manejarte y responder un volumen muy grande de comentarios, intenta por lo menos marcar con un “corazón” los posts de agradecimientos o comentarios positivos, que no necesariamente necesiten una respuesta elaborada.

De esa forma los usuarios reciben una notificación de tu interacción y saben que sus mensajes fueron realmente leídos y apreciados.

Crea un trailer para tu canal

Haz un pequeño vídeo hablando sobre lo que el espectador va a encontrar en tu canal y colócalo destacado en la página inicial. Así tendrás más posibilidades de convencer al público recién llegado a inscribirse.

Puedes aprovechar ese vídeo para crear un anuncio trueview en caso de que quieras aventurarte en estrategias pagadas.

Encuentra los mejores días y horarios para publicar

Si ya tienes un canal activo, usa YouTube Analytics y evalúa la cantidad de vistas que tuviste con el pasar de los días. Puedes hacerlo por la pestaña Tiempo de Exhibición, haciendo clic en visualizaciones y evaluando el diseño del gráfico.

Para facilitar, opta por ver solamente los datos relativos a los últimos 90 días (o menos). De ese modo, puedes identificar algún patrón en los picos y valles, y así encontrar los días de la semana con más y menos visualizaciones.

La pestaña En tiempo real también puede ayudarte a identificar los mejores horarios. Para eso, observa los gráficos de las últimas 48 horas por algunas semanas e intenta ver si hay un patrón que te indique los mejores horarios para publicar.

Esas informaciones pueden ser buenas aliadas cuando el tema es velocidad de visualización (view velocity), ya que el algoritmo evalúa el buen desempeño de un nuevo upload en las primeras horas de publicación para saber si conviene o no continuar aumentando las impresiones de ese vídeo.

Esto refuerza la importancia de tener un excelente CTR.

Evalúa a la competencia

Ya nos referimos a la utilidad que representa efectuar el análisis de vídeos sugeridos para que entiendas mejor los intereses de tu público. Esa también es una excelente forma de investigar a posibles competidores.

Escribe en la búsqueda de YouTube (por medio de la pestaña anónima o ventana privativa) los principales términos relacionados a tu canal y rastrea el resultado.

Esta práctica puede ayudarte a detectar temas para vídeos relacionados a tu nicho, lo que es una excelente forma de  explorar ideas para nuevos contenidos.

Haz collabs

Probablemente ya has escuchado hablar de las colaboraciones entre YouTubers ¿no?

Se trata de invitar a otro creador de contenido para participar en un vídeo en tu canal y viceversa.

Esta es definitivamente una buena forma de conseguir suscriptores. Por esa razón, no pienses que otros canales similares al tuyo son solo competidores, sino que pueden convertirse en buenos aliados.

De todos modos, recuerda que para que esa estrategia sea efectiva y realmente consigas suscriptores, tienes que trabajar con canales de público semejante.

También necesitarás evaluar el tamaño de los canales de posibles asociados, pues en caso de que tengan una audiencia mucho mayor que la tuya, la colaboración puede no ser tan interesante para ellos.

De la misma forma, hacer collabs con canales mucho menores que el tuyo puede no generar beneficios.

Apuesta en formatos híbridos

Si eres un ávido usuario de la plataforma, seguramente ya te has dado cuenta que varios canales exitosos apuestan en formatos de vídeo bien definidos, por ejemplo:

  • Listados (“top 10”, compilaciones, experiencias de compras)
  • Vídeos explicativos (vídeos científicos, tutoriales, contenidos educacionales)
  • Vídeos de opinión (vlogs, unboxing/reviews, vídeos de conspiraciones)
  • Entrevistas (celebridades, historias de vida, humorísticos)
  • Clips musicales (oficiales, versiones covers, parodias)
  • Reacciones (engañabobos, pruebas, magia/hipnosis)
  • Narrativas (web series, parodias, encuestas)

Si es posible, apuesta en mezclas de estos ítems para crear un contenido más original y con más posibilidades de atraer al espectador por el formato. Así no dependerás de tópicos específicos, con lo cual podrás interesar al usuario en todos los vídeos de la serie (o canal).

Consideraciones finales

Pese a todos los tips enumerados en este post, lo más importante para que crezca un canal en YouTube es tener consistencia.

Vale también mencionar que por más que existan buenas prácticas y tutoriales sobre cómo conseguir suscriptores, la calidad de tu contenido está por encima de todo. Y estamos hablando de información, texto, entrega de valor.

La calidad de producción (en especial la imagen) no resuelve el problema de un mal contenido, y la mayoría de las veces no es ni de lejos una exigencia para tener un canal exitoso.

Por eso te sugerimos que no gastes tanto tiempo y esfuerzo pensando en escenarios, técnicas de edición y comprando equipos caros, a no ser que tu nicho de actuación exija algo por el estilo.

Otros factores que influyen sobremanera en ese medio son: carisma y personalidad. A menudo encontramos canales que no siguen la mayoría de las sugerencias expuestas aquí, sin embargo, parecen muy exitosos pues tienen personalidades cautivantes.

Desafortunadamente es difícil medir y trabajar esos puntos. pero intenta ser siempre natural y espontáneo.

Es común que, al comienzo, tus publicaciones no salgan muy buenas, pero basta investigar los primeros vídeos de gran parte de los canales exitosos para ver que todo se trata de un proceso gradual de evolución.

¡Cuanto más practiques, mejores serán tus vídeos!

Además, ármate de mucha paciencia, porque es probable que lleve un buen tiempo hasta que YouTube logre entender tu canal, lo evalúe y priorice en el sistema.

Una excelente forma de medir tu progreso es usando https://socialblade.com/youtube/, ya que con esta página web podrás monitorear las evoluciones estadísticas de tu canal y de tus competidores, además de poder analizar previsiones futuras.

Con este largo texto, seguramente ya tienes una buena base para comenzar a trabajar tu canal en YouTube. ¿Qué tal ahora preocuparte también con tu producción de vídeos?

Échale un vistazo a nuestro post con 5 consejos para mejorar tu producción de vídeos.

Nuestro sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.