Fechar Notificações

Não perca mais nada!

Ative as notificações do blog para ser avisado sempre que tiver conteúdo novo!

Fechar Newsletter

JUNTE-SE A MILHARES DE EMPREENDEDORES DIGITAIS!

Receba os melhores conteúdos para crescer seu negócio online.

Fechar Black Week Hotmart

Black Week Hotmart - Del 25/11 al 01/12. ¡Inscríbete y entérate de todas las ofertas especiales antes que los demás!

Quiero inscribirme

¿Cómo obtener una patente?

¿Cómo obtener una patente?

¡Descubre cuáles son los tipos de patente y sigue estos consejos, paso a paso, para solicitar la tuya!

¿Alguna vez has tenido una idea increíble y te has pasado varios días con la sensación de que podrías monetizarla de alguna manera?

Pues bien, una de las formas de hacerlo es registrando una patente. 

No importa el tamaño de tu negocio. Si creaste algo completamente nuevo, que tiene aplicación industrial y mercadológica — es decir, que puede ser fabricado y que tiene demanda en el mercado porque le ofrece mejorías a un determinado público —puedes solicitar una Carta Patente.

Se trata de un documento oficial, emitido por el gobierno, que distingue invenciones y descubrimientos. Además, le concede derechos específicos al inventor, que puede explotar la idea, el producto o servicio con exclusividad.

¿Quieres saber más sobre el tema?

¡Entonces, quédate con nosotros y lee este texto hasta el final!

¿Cuál es la diferencia entre patente y marca?

Tanto la creación de una marca como la de una patente tiene el objetivo de evitar su uso indebido, plagio y piratería. Para saber la diferencia, podemos usar la frase que dice que una marca se registra y un invento se patenta.  

Una marca identifica y diferencia productos y servicios disponibles en el mercado y atestigua su origen. Este tipo de registro es reglamentado por un órgano gubernamental, responsable por asuntos relacionados con la Propiedad Industrial, y debe estar asociado a una señal visual —no se puede registrar en esta modalidad, por ejemplo, un sonido o una fragancia. 

La patente, a su vez, es un título que el Estado le otorga al inventor de un producto o servicio. Para que eso ocurra, es necesario comprobar novedad, actividad inventiva y aplicación industrial. 

Más que identificar el origen de la invención, este tipo de propiedad intelectual también le garantiza la exclusividad de la explotación comercial a su detentor.

¿Cuáles son los principales tipos de patente?

Hay tres tipos principales de patente. Cada licencia se concede de acuerdo con la categoría a la que se aplica la invención.

¡Aprende más sobre cada una de ellas a continuación!

Patente de invención

La patente de invención se aplica cuando se trata de una novedad absoluta.

Como dijimos anteriormente, es necesario que tenga aplicación industrial y aún no haya sido patentada en ningún lugar del mundo. 

Patente de modelo de utilidad

Para ser incluida en esta modalidad, una invención no tiene que ser necesariamente una novedad absoluta. Aquí, se encuadran las llamadas novedades relativas.

Se trata de creaciones capaces de mejorar la funcionalidad de un producto o servicio, ya sea para su uso o fabricación. 

Registro de diseño industrial 

El registro de diseño industrial, a su vez, prioriza el carácter estético de una invención. Aquí, la novedad absoluta también es obligatoria.

Puede patentarse en esta categoría cualquier creación que sea original en su configuración visual y que pueda fabricarse industrialmente.

¿Qué pasos se deben seguir para solicitar una patente?

Ahora que ya sabes cuándo patentar una idea innovadora y en qué categoría se encaja, llegó el momento de saber qué pasos seguir para solicitar una patente.

El proceso puede ser burocrático y demorado, pero, como veremos, vale la pena. 

Analizar la legislación

El primer paso es entender si tu creación es patentable. Los principales requisitos continúan siendo la novedad, la actividad inventiva y la aplicación industrial. 

Sin embargo, también es recomendable que analices la legislación para garantizar que tu idea esté dentro de las conformidades de la ley de Propiedad Industrial de tu país. Puedes ver en internet si la puedes consultar online o si debes dirigirte a otro lugar.

Saber si la idea ya existe

Para que algo sea patentado, es necesario que sea una creación novedosa — que puede ser absoluta o relativa, dependiendo de la modalidad de registro deseada. 

En México, por ejemplo, se puede utilizar la página web del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial para acceder al registro de los productos ya patentados.

Pero la búsqueda debe hacerse a nivel mundial. En esta etapa, es mejor contar con ayuda especializada. 

Dar entrada a la solicitud 

Después, es necesario dar entrada a la solicitud en la institución gubernamental, que trata los asuntos vinculados a la Propiedad Industrial en tu país. Para eso, puedes buscar su página web para informarte sobre los pasos que debes seguir. 

Cuando rellenes el formulario de solicitud es importante que detalles la técnica adoptada y añadas una explicación sobre los problemas que tu invención resuelve. Si es el caso, deberás incluir dibujos que comprueben tus derechos de inventor. 

Pagar las tasas 

Las tasas cobradas durante el proceso de solicitud de patente varían de acuerdo con la naturaleza jurídica del solicitante — o sea, persona física, microempresa o microemprendedor. 

Además de esta tasa, hay tributos anuales derivados de la manutención de la patente después de su creación.

La validez de una patente puede variar de acuerdo con su tipo y con las leyes de Propiedad Industrial del país en que fue concedida. 

Explotar la patente

La Ley de Propiedad Industrial exige que el detentor de una patente la explote comercialmente.

Si eso no ocurre, la persona puede sufrir un licenciamiento compulsivo — o sea, ser obligada a licenciar su creación para que otros la utilicen y la sociedad se beneficie de la invención. En algunos países, como España, la no explotación de la patente en un período determinado puede provocar que caduque.

¿Qué has aprendido hasta ahora?

Los procesos para obtención de una patente pueden ser largos y demorados.

Sin embargo, patentar una idea es importante para permitir su uso exclusivo y la rentabilización de posibles licenciamientos.

Estas reglas existen para incentivar innovaciones y para garantizar que la explotación de una invención se haga dentro de las conformidades de la ley.

Además de registrar marcas y patentar ideas, existen otras formas legales de proteger un trabajo y tu propiedad intelectual.

Libros, artículos y guiones deben ser registrados como obras intelectuales. Existen reglas específicas que protegen hasta los productos de emprendedores digitales, como ebooks y diseño de páginas web.

Esperamos que este texto te haya sido útil. ¿Quieres saber más sobre el tema?

¡Entonces, aprovecha la visita a nuestra página web y descubre ahora mismo cómo registrar una idea!

Nosso site utiliza cookies para melhorar sua experiência de navegação.