13 consejos para trabajar en casa y ser más productivo

13 consejos para trabajar en casa y ser más productivo

Trabajar desde casa requiere una dosis extra de disciplina, ¿verdad? Mira estos consejos para que seas más productivo en tu hogar.

Las personas que trabajan desde casa saben que necesitan una dosis extra de organización, disciplina y enfoque.  Pero, ¿cómo ser más productivo con todas las distracciones del entorno del hogar?

Tareas domésticas, mascotas, niños pequeños, personas que hablan, televisión o incluso el teléfono celular.  Se necesita mucha fuerza de voluntad para no dejar a un lado trabajo.

Si trabajas con productos digitales o piensas invertir en este mercado y sufres este problema, no te preocupes.  Para ayudarte en este esfuerzo, hemos separado algunos consejos para que seas más productivo y hagas te rinda más el tiempo. Mira algunos tips para ser más productivo en este video:

Y ahora, directo al grano, ¡vamos a los consejos!

1. Elige un ambiente de trabajo

Una de las mayores tentaciones de trabajar en casa es pasar el día de la manera más cómoda posible. 

Y de hecho comenzar el día sin preocuparse del tráfico, horario de autobuses e incluso la ropa con la que vas a trabajar, ya reduce en gran medida la carga diaria de estrés al que estamos acostumbrados.

Pero eso no quiere decir que no debería tener un ambiente específico para el trabajo. Elige un sitio cómodo de tu casa amplio y bien iluminado, preferentemente en el que tienes privacidad.

Como si estuvieras en una oficina, tu necesitarás una mesa con todos los elementos necesarios para llevar a cabo tus tareas, incluyendo un ordenador y teléfono, ambos para tu uso propio y exclusivo. Recuerda que vas a utilizar el ordenador constantemente para responder a los correos electrónicos, chatear y almacenar tus archivos.

Sea cual sea tu entorno de trabajo, aclárales a las personas que viven contigo que estás trabajando y no pueden entrar en la habitación todo el tiempo.

2. Prepara un ambiente de trabajo confortable

 

Tu silla o sillón debe ser cómodo para que puedas trabajar en la posición correcta y con los pies en el suelo.

¡Ni se te ocurra trabajar acostado! El uso del portátil en la cama puede afectar tu respiración y causarte dolor en el cuello, la columna vertebral y los antebrazos. Lo que, obvio, influye directamente en tu productividad. 

La preocupación por la comodidad es válida, ya que el 80% de la población va a sufrir dolor de espalda en algún momento de su vida, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Un estudio de Good Technology en 2012 reveló que la mitad de sus empleados acostumbra leer y responder correos electrónicos laborales desde la cama.

3. Establece una rutina

Por más que al trabajar en tu casa te posibilite tener un horario más flexible, es importante que establezcas uno para iniciar tus actividades diarias. El momento en que comienzas a trabajar determinará el ritmo del resto de tu día. ¡Ese es nuestro siguiente tema!

4. Planifica tu día en la noche anterior

La mayoría de las personas sólo comienzan a planificar su día de trabajo cuando llegan a la oficina por la mañana. Como resultado, pasan mucho tiempo organizando las tareas que deberán realizarse.

Entonces, antes de irte a dormir, tómate unos minutos para definir qué cosas quieres o necesitas hacer al día siguiente.

De esa manera, tendrás más enfoque y podrás ser más productivo cuando comiences a trabajar.

5. Ten metas diarias

Si en las empresas convencionales los gerentes establecen sus entregas, al trabajar desde casa eres tú quien tiene la responsabilidad de sus propios resultados. La ausencia de comando puede ser una tentación para procrastinar

Desde esa perspectiva, lo que ayuda a mantener tus altos índices de productividad es el establecimiento de metas diarias. Sea responder a una cierta cantidad de emails, resolver demandas o grabar un video por día, por ejemplo.

Es importante que estas metas estén siempre en evolución para que tu negocio no se estanque. Para mantenerte motivado, puedes crear pequeñas “recompensas” en cuanto alcances tus objetivos, como un descanso para ver un video gracioso o divertirte jugando en línea.

6. Haz una lista de prioridades 

Por mucho que todas las tareas sean importantes, están las que no se puede dejar para más tarde, las que requieren más tiempo o que tienen mayor impacto en tu negocio.

Por eso, reforzamos aquí la importancia de tener metas claras, en virtud de que así es posible distinguir las actividades prioritarias de las que puedes dejar para más adelante.

7. Identifica tus momentos más productivos

Las personas son diferentes y, por lo tanto, cada uno de nosotros tenemos un período del día en el que somos más o menos productivos.

Algunas personas pueden concentrarse mejor y producir más por la mañana, otras por la tarde y todavía hay quienes trabajan mejor por la noche.

Un consejo de oro es identificar cuándo puedes concentrarte más y programar las tareas más difíciles o aquellas que requieren la mayor atención durante ese tiempo.

8. Haz una cosa a la vez 

Tú empiezas a escribir un email y, de repente, recibes una llamada que debes contestar en ese minuto, mientras conversas en el chat.

Esta tendencia, conocida como multitarea, ganó impulso en los años 60 y durante muchos años los profesionales se jactaban de que para sobresalir en sus negocios necesitaban realizar más de una tarea a la vez.

Si este es tu caso, puede que sea hora de repensarlo. Hacer más de una cosa al mismo tiempo dificulta el rendimiento y perjudica tu desempeño en la tarea.

Eso se debe a que, a pesar de su alta capacidad de almacenamiento, el cerebro procesa una sola información por vez. En otras palabras, la productividad no tiene nada que ver con hacer varias cosas a la vez, sino todo lo contrario.

9. Elimina las distracciones

Si sabes que ciertos objetos o actividades pueden distraerte del trabajo, lo mejor que puedes hacer es mantenerte alejado de ellos.

Las redes sociales, la televisión, los teléfonos inteligentes, las conversaciones paralelas y las mascotas son algunas de las cosas que desvían la atención del trabajo.

Entonces, si tu actividad no requiere que estés conectado el 100% del tiempo, ¿qué tal si apagas Internet y tu teléfono celular? De esa manera, descubrirás que el trabajo comenzará a rendir mucho más que antes.

10. No postergues ninguna tarea

Sabemos que a veces hay mucha pereza y el deseo de posponer alguna tarea, especialmente las menos urgentes, es enorme.

¡No cometas ese error! Siempre que pienses en dejar algo para más tarde, trata de pensar en todo lo que podrías haber hecho si no hubieras dejado nada para después.

Descubrirás que, cuando esta práctica se convierta en un hábito, comenzarás a ser más productivo de lo que eras antes.

11. Utiliza aplicaciones para organizar tu rutina

Mantenerte organizado y centrado en el trabajo del día a día puede ser una labor difícil. Mientras, existen algunas herramientas y aplicaciones online que pueden ayudar en esta misión y asegurar de que tu día sea más productivo.

Si tienes un correo de Google, por ejemplo, puedes utilizar Google Calendar para enumerar las tareas de la semana con antelación. A medida que los compromisos se acercan vas a recibir todas las notificaciones por email. 

Evernote y Google Keep también son bastante utilizados para crear listas de lo que debes hacer. En ellas puedes registrar el progreso de tu trabajo, publicar notas, escanear documentos, insertar imágenes, vídeos y gráficos relacionados con diferentes proyectos.

Si no eres fan de aplicaciones entonces puedes programar recordatorios en tu teléfono móvil. Ajusta las alarmas temprano, así no corres el riesgo de olvidar tus tareas. Otro hábito que ayuda mucho es el uso de blocs de notas para apuntar las ideas que no puedes poner en marcha en ese momento.

12. No te olvides de descansar

Puede parecer contradictorio, pero el descanso es fundamental para mantener tus altos niveles de productividad. Para cada actividad completada “tómate” unos minutos para hacer algo que te da placer, o simplemente desconectar del trabajo.

El tiempo libre es también una oportunidad para encontrar referencias externas que pueden ayudar a mejorar tu rendimiento de forma continua. Además de elevar la calidad del trabajo, el descanso es esencial para mantener el funcionamiento del cuerpo de una manera saludable.

13. Sabe la hora de parar

Trabajar en un entorno no corporativo también afecta nuestro sentido del tiempo. Sobre todo porque no tenemos la rutina de apagar el equipo y volver a casa.

Por eso es muy importante establecer una hora para terminar el día. De lo contrario, tu trabajo se mezclará con tu vida personal, y de esa manera pierdes una de las mayores ventajas del home office, que es tener más tiempo para ti.

Esta regla también se aplica a mensajes de email en el fin de semana. Nunca accedas a tu cuenta de email si no es absolutamente necesario. Alinea tus horarios con tus proveedores y socios de manera que la comunicación entre vosotros no dañe a nadie.

¿Conoces otros consejos para ser más productivo? ¡Compártelos con nosotros en los comentarios y sigue a Hotmart en las redes sociales!

Si te gustó este texto, ¡lee también nuestra publicación con 33 ideas simples para trabajar desde casa y generar tus propios ingresos!

Este texto se ha publicado originalmente en octubre de 2017 y se ha actualizado con  informaciones más recientes y relevantes.

Nuestro sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.