Cerrar Notificaciones

¡No te pierdas más nada!

¡Activa las notificaciones del blog para avisarte cuando hay un nuevo contenido!

Cerrar Newsletter

¡ÚNETE A MILES DE EMPRENDEDORES DIGITALES!

Recibe los mejores contenidos para hacer crecer tu negocio online

9 habilidades que te enseñan cómo ser un buen líder

9 habilidades que te enseñan cómo ser un buen líder

Un buen líder es el resultado de un conjunto de fundamentos esenciales. ¡Conoce aquí los principales!

El concepto de liderazgo es uno de los puntos principales cuando hablamos de negocios y gestión de equipos.

Hoy en día, la idea de un jefe autoritario y centralizador ha ido perdiendo cada vez más espacio contra la del líder participativo, humano y comprensivo, que puede extraer lo mejor de su equipo.

Sin embargo, ser un buen líder no es una tarea sencilla, ya que requiere una serie de características específicas que deben resolverse conjuntamente.

Pensando en esto, te traemos 9 fundamentos que te enseñan cómo ser un buen líder. ¡Fíjate!

Índice
  1. Capacidad profesional
  2. Relación interpersonal
  3. Empatía
  4. Visión
  5. Delegar responsabilidades
  6. Poder de decisión
  7. Liderazgo educativo
  8. Administración de feedback
  9. Comunicación

1. Capacidad profesional

El primero de los fundamentos clave del liderazgo es la capacidad y la competencia profesional.

Este es uno de los aspectos más evidentes cuando hablamos de puestos de liderazgo, ya que esta persona será directamente responsable por el trabajo de un equipo compuesto por varios profesionales.

Conocer el funcionamiento de la empresa y las actividades que realiza cada uno de los colaboradores bajo su orientación es lo mínimo que un buen líder debe hacer.

Además, es esencial que el profesional demuestre dominio de sus propios deberes y sea un ejemplo a seguir por todo el equipo.

2. Relación interpersonal

Ser un buen líder es manejar muchas personalidades y habilidades diferentes, que trabajan juntas. Por lo tanto, este profesional debe poder relacionarse con las personas de manera atenta y comprensiva, entender los conflictos que puedan surgir y encontrar las mejores formas de explotar el potencial de cada colaborador.

Este tipo de relación con un equipo de trabajo requiere que el líder, no solo tenga buenas habilidades de comunicación, sino también la comprensión necesaria para escuchar comentarios, críticas y sugerencias de la misma manera que habla con su equipo.

3. Empatía

Uno de los términos más citados de los últimos tiempos, la empatía, también es parte del arsenal de habilidades que debe tener un buen líder.

Consiste en la capacidad de ponerse en el lugar de otra persona y de sentir lo que ella está sintiendo.

En el mundo corporativo, un líder empático consigue entender el lado de sus empleados, sus aflicciones y obstáculos y ponerse en una posición que le permita ofrecerles ayuda.

Esta característica es una de las principales diferencias entre un verdadero líder y un jefe autoritario y obsoleto que, ante la primera señal de dificultad de su equipo, ya piensa en despidos y sustituciones.

4. Visión

Es imposible explicar cómo ser un buen líder sin mencionar la capacidad de predecir los rumbos que está tomando el negocio.

Por eso, el liderazgo es una posición que requiere la capacidad de ver más allá de lo obvio y conseguir detectar los impactos positivos y negativos que ciertas acciones pueden causar.

Un buen líder ve estos impactos y, además, puede moldear las acciones de todo su equipo para alcanzar más fácilmente un objetivo determinado.

5. Delegar responsabilidades

Los jefes anticuados exigen, demandan, guardan para sí toda la autoridad y tercerizan toda la responsabilidad.

Ya los buenos líderes saben cómo delegar funciones y compartir responsabilidades, generando así un sentimiento de trabajo en equipo mucho más fuerte.

Delegar autoridad a los miembros de tu equipo transmite un mensaje de confianza del líder al trabajo de sus colaboradores, para que ellos puedan involucrarse más profundamente en sus actividades.

Por lo tanto, más que una tarea que cumplir, el equipo es responsable por el éxito de la empresa, compartiendo los laureles con su líder.

6. Poder de decisión

Al mismo tiempo que el líder puede delegar tareas y compartir responsabilidades con su equipo, debe comprender que algunas decisiones están completamente a su cargo.

Esto significa que, en ciertos momentos, un buen líder debe unir su poder de visión y el conocimiento que tiene del trabajo de su equipo, para tomar decisiones que beneficien el negocio y alcanzar los objetivos descritos anteriormente.

Es crucial que el líder no vacile en estos momentos, demostrando así confianza en sus propias acciones y una buena capacidad de prever las posibles consecuencias de su elección.

7. Liderazgo educativo

Un buen líder no le exige determinadas cosas a su equipo, pero trabaja con la idea de que, más que cualquiera, siempre debe dar un ejemplo positivo.

Esta actitud educativa es uno de los principales fundamentos para aprender cómo ser un buen líder, porque, con ello, puede moldearse el equipo de acuerdo con los ideales del negocio.

Es incoherente que un líder pida, por ejemplo, que su equipo trabaje para evitar el desperdicio de papel y energía cuando él mismo no lo hace.

Por eso, antes de exigirle cualquier cosa a sus colaboradores, un buen líder debe ser un buen ejemplo.

8. Administración de feedback

Como la idea de ser un buen líder implica una comunicación abierta y bidireccional, la función del líder es gestionar los feedbacks que puedan llegar a su escritorio.

Por lo tanto, él debe ser el responsable por darles directamente el feedback a sus profesionales para que se sientan motivados a mejorar cuando se equivocan y recompensados y reconocidos cuando tienen una buena iniciativa.

Además, un rol esencial de cualquier líder es saber cómo recibir un feedback de la misma manera que lo da.

Estar abierto a escuchar opiniones y sugerencias es siempre la mejor manera de mantener una comunicación honesta, basada en el crecimiento mutuo de todo el equipo.

9. Comunicación

Como ven al equipo de manera horizontal y en colaboración, es natural que los buenos líderes sepan cómo comunicarse con primacía.

Esta comunicación siempre debe hacerse de manera abierta y clara, para que no se produzca ningún tipo de malentendido.

Esto ayuda a mejorar la productividad del equipo, ya que el líder se hace entender perfectamente, además de abrir una vía de doble sentido para que se puedan hacer preguntas y solucionar dudas sin ningún tipo de vergüenza o problema.

¿Cómo ser un buen líder?

Un buen líder es más que la suma de algunas características profesionales. Es aquella figura que puede motivar y educar a su equipo, colocándolos a todos en un camino positivo de evolución y gran productividad.

Por eso, tener los fundamentos de liderazgo citados en este post es solo una de las muchas capacidades que construyen la imagen de un buen líder.

¿Te gustó este post? ¡Entonces, demuéstrales a tus amigos que estás conectado con los aspectos de liderazgo en la gestión de personas y compártelo en tus redes sociales!

Nuestro sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.