Cerrar Notificaciones

¡No te pierdas más nada!

¡Activa las notificaciones del blog para avisarte cuando hay un nuevo contenido!

Cerrar Newsletter

¡ÚNETE A MILES DE EMPRENDEDORES DIGITALES!

Recibe los mejores contenidos para hacer crecer tu negocio online

Cerrar Semana do YouTube

Data: 03/09 a 07/09

Aprenda técnicas para criar conteúdos que engajam e aumente a quantidade de seguidores de seu canal!

Inscreva-se

¿Cómo validar si tu idea de negocio es realmente genial?

¿Cómo validar si tu idea de negocio es realmente genial?

Si tienes una idea tan buena que no puedes dejar de pensar en ella, sin duda es el momento de hacer algo al respecto. Después de todo, una idea gana valor sólo después de puesta en práctica. Pero, a pesar de asegurarte de que tienes todas las herramientas y habilidades para que tu negocio funcione, es esencial validar si tu idea es realmente genial.

Si tienes una idea tan buena que no puedes dejar de pensar en ella, sin duda es el momento de hacer algo al respecto. Después de todo, una idea gana valor sólo después de puesta en práctica. Pero, a pesar de asegurarte de que tienes todas las herramientas y habilidades para que tu negocio funcione, es esencial validar si tu idea es realmente genial.

¡Esta comprobación te ahorrará tiempo y posibles problemas en el futuro, por eso te recomendamos que sigas nuestros consejos hasta el final, con el fin de asegurarte de que esta primera etapa se llevará a cabo correctamente!

Tu idea resuelve un problema

Piensa en todas las empresas de éxito que más admiras. ¡Seguro que ellas resuelven un problema, de lo contrario, no serían exitosas. Kindle, Google, Skype y Netflix son soluciones a los problemas que afectaban a muchas personas, pero, además, hay muchas otras que cubren las las necesidades de nichos menores y específicos, como, por ejemplo, la suscripción a snacks saludables para personas veganas.

La gente pagaría por tu solución

Tras cerciorarte de que tu idea resuelve un problema común de determinado público, descubre si el mismo realmente compraría tu producto/servicio. Para saberlo tienes que crear un Producto Mínimo Viable o MVP (del inglés Minimum Viable Product) y probarlo en tu mercado.

El MVP será la versión más simple de tu producto, que se puede hacer con poco esfuerzo y para un público reducido. Los resultados de este muestreo se utilizarán para validar la aceptación de la idea, así como para ajustar el modelo de negocio de la mejor manera posible.

Nadie lo está haciendo

Si tu idea es única y no hay ningún servicio similar, tú puede tener en manos una idea de oro. Ser pionero te dará una gran ventaja competitiva y la oportunidad de modelar tu mercado de una manera conveniente para tu negocio. De todas formas, el inconveniente es que vas a tener competidores muy pronto, porque no existe una buena idea que sea intocable durante mucho tiempo. Síguelos de cerca, manteniendo siempre tu negocio un paso por delante.

Tu idea ya existe, pero puedes hacerlo mejor todavía

La caída de Kodak, impulsora de las cámaras fotográficas, sucedió cuando el mercado digital se tragó el modelo de las fotografías impresas. La compañía se negó a invertir en el mercado que ella mismo había generado, fue sustituida por otras marcas que supieron aprovechar la oportunidad del momento.

El punto crucial se produce cuando, durante un cierto tiempo, los negocios ya establecidos todavía no descubrieron nuevas necesidades que los lleve a evolucionar. Ese fue el caso de Uber, que vio la oportunidad para el negocio de choferes particulares, ya que el único servicio de transporte individual existente por muchos años ha sido el de los taxis. Si antes era necesario llamar al taxista de confianza de tu barrio, o ir a pie a él, hoy en día es posible efectuar la solicitud al instante, a través de una aplicación, y también programar el servicio para el día y momento que se desee.

Muchos modelos de negocio que se desarrollan actualmente son sólo antiguas ideas que han sido adaptadas para satisfacer nuevas demandas. Y este reciclaje no tendrá fin, ya que el mundo evoluciona de acuerdo con las nuevas tecnologías. A partir de esto, asegúrate de que tu idea es la más actual para el mercado. Piensa en aquella característica que será su diferencial y permitirá que el público la elija en lugar de la perteneciente a la competencia.

Fácil de entender

¿El propósito de tu negocio se explica fácilmente? Si tuvieras que hacer una rápida explicación para convencer a un inversor, por ejemplo, ¿lo lograrías hacer en cuestión de segundos, con claridad?

Por más que la estructura que sustenta al sistema sea compleja, tu propuesta debe ser concisa. Además ya que tendrá más posibilidades de ser aceptada cuanto más fácil sea de entender.

A ti te apasiona el tema

¡Este es un punto fundamental! Aunque detectes que tu idea tiene un gran potencial para despegar, a tí te debe encantar el tema y el mercado en el que deseas actuar. Los primeros meses, e incluso años, van a ser un reto, y si no amas lo que haces te darás por vencido ante la primera adversidad.

¿Cómo saber si te apasiona lo que haces? Bueno, si te sientes dispuesto al despertar todos los días para trabajar, incluso si no ganas nada por ello, a tí te gusta lo que haces.

Es escalable

Si tu idea es escalable entonces tendrá más posibilidades de éxito. Ser escalable es multiplicar un escenario reducido hacia uno macro. Por ejemplo: tú impartes 8 clases particulares de inglés al día, de lunes a viernes, y ese número es el máximo que logras hacer para compatibilizar las otras tareas cotidianas. Por esa razón, es humanamente imposible que dupliques o tripliques tus ingresos impartiendo más clases. El tiempo te impone límites. Pero si grabas unas videoclases con todos los datos necesarios para que un estudiante aprenda inglés básico, seguro que podrás vender tu curso a millones de personas a través de Internet, que lo verán cuando quieran.

Este es un ejemplo simple de escalabilidad, que no es más que hacer algo que rompe la barrera del tiempo y el espacio.

5 consejos prácticos para validar tu MVP

Ahora que ya conoces los puntos más importantes a considerar para validar si tu idea de negocio es realmente genial, vamos a la práctica. Preguntarle a media docena de personas lo que piensan de tu idea no es suficiente. 

Tu MVP te proporcionará un análisis de los inicios de tu negocio, el valor que tiene para un nicho particular, y los principales recursos que el producto debe contener.

  1. Pregunta a los expertos

¡No tengas miedo de exponer tu idea si ella todavía no está lista para ser lanzada! Busque expertos en la materia, empresarios, inversores, les piden su opinión y pedir lo que harían para mejorarlo.

Consulta a sitios como Quora, donde las personas van a responder a tus preguntas de manera imparcial, ya que no te conocen.

  1. Entrevista al gran público

Es decir, con clientes potenciales. Si has identificado a tu público y ya tienes un avatar, entonces ya sabes a quien debes acercarte para responder a tu búsqueda. Si aún no sabes exactamente el público adecuado para tu negocio, puedes hacer una encuesta más amplia que indique a las personas más proclives a usar tu servicio.

Enumera los problemas atendidos por tu negocio y pregunta la frecuencia con que se enfrentan a esta situación, la forma como lo resuelven y si pagarían por una solución.

Incluye todas las preguntas fundamentales para recoger el número de datos suficientes para el análisis.

Tú puede hacer la encuesta de manera presencial y/o utilizar Google Forms para efectuarlo de forma virtual. Para que más gente responda, puedes sortear un pequeño premio u ofrecer material rico a cambio, como un libro electrónico.

Utiliza herramientas como por ejemplo anuncios de Facebook y Google AdWords para orientar tu búsqueda hacia el público ideal. De esa forma los resultados serán más fieles a la realidad.

  1. Elabora con cuidado tu páginas de destino

A través de las páginas de destino podrás capturar mensajes de emails, ofrecer una prueba de tu servicio o ya presentar una propuesta de negocio. Recuerda que tu página debe centrarse en un único objetivo, de lo contrario el visitante se distraerá y no completará la acción que desea. También puedes utilizar la publicidad pagada y las redes sociales para promocionar tu página.

  1. Efectúa la prueba A/B

A partir de ahora, la prueba A/B será parte de diversas estrategias de tu negocio. A través de ella puedes identificar qué características de tu producto/página de ventas más influyen en las conversiones. En tu MVP puedes probar características, diseño, precio, público, llamada a la acción y todas las variables que pueden afectar tus resultados obtenidos.

La prueba A/B puede (y debe) ser aplicada a tu página de destino para que puedas validar lo que te ha dado más resultados. Esta es una técnica ampliamente utilizada en CRO (Optimización de Conversión) para ver cómo tu página podría obtener mejores resultados mediante experimentos.

  1. Muestra tu producto

¡Utiliza videos para lanzar tu producto viable mínimo! Los recursos visuales tienen más poder para generar empatía y causar sensaciones. Piensa en tu avatar al hacer el video, dado que así puedes establecer el tono perfecto al formularlo. ¡Explica tu negocio a través de un video educativo y deriva a tu audiencia a tu página de destino centrándote en la conversión!

¡Pulsa play a continuación y mira un modelo de video explicativo!

¡Y no te olvides de subscribirte en nuestro canal de YouTube para enterarte siempre de todas las novedades y tips!

Estas son sólo algunas de las validaciones que puedes hacer uso para llegar a la conclusión de que tu negocio tiene todo (o no) para ser exitoso. ¡Y se puede mejorar de acuerdo con el nicho de tu negocio!

Por ejemplo, si tu producto es un software para empresas, tú debes tener un prototipo que ya se pueda utilizar. Si es un producto digital, tienen la posibilidad de hacer una versión corta o un blog sobre el tema. De esa manera comprobarás el compromiso del público con tu contenido. Pero si una suscripción de un producto físico, por ejemplo, abre el carro para que un público selecto lo pruebe.

Recuerda que, si no tienes una audiencia, debes invertir en anuncios para atraer a posibles clientes. Asegúrate de que la segmentación se adecua al público ideal.

¿Qué hacer después de validar una idea?

Después de haber probado el MVP, es el momento de hacer ajustes para adaptarte a las necesidades de su público de la mejor manera posible. Ahora sí puedes utilizar características más robustas para poner en marcha tu negocio en el mercado, crear una página web con toda la identidad de tu marca, y si es de tu conveniencia, buscar inversores.

En este punto puedes empezar, de hecho, tu estrategia de marketing, la cual será esencial durante toda la trayectoria del negocio.

Recuerda siempre que la guía de tu negocio es el cliente, por lo tanto, mantente siempre atento a los comentarios y las propuestas de mejoras, así como a eventuales reclamaciones.

No te olvides de seguir también a tus competidores y a los cambios que demanda la tecnología.

¿Y si no obtienes buenos resultados al efectuar la validación?

Si tras el MVP y la realización de todas las modificaciones no logras los resultados satisfactorios, o no consigues ningún resultado, entonces no es el momento ideal para seguir adelante con la idea. Lo ideal es adaptarla a un nuevo nicho u otro momento.

Para trabajar su mente a tener otras buenas ideas, lee nuestro post sobre 7 maneras de ganar dinero con mis talentos y habilidades.

Ahora que ya sabes cómo validar tu idea, es el momento de aprender todo lo necesario para conseguir tu negocio digital. Haz clic aquí y comienza ahora mismo nuestro curso gratuito sobre el emprendimiento digital, Hotmart Academy.

Nuestro sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.