Cerrar Notificaciones

¡No te pierdas más nada!

¡Activa las notificaciones del blog para avisarte cuando hay un nuevo contenido!

Cerrar Newsletter

¡ÚNETE A MILES DE EMPRENDEDORES DIGITALES!

Recibe los mejores contenidos para hacer crecer tu negocio online

Cerrar Seminarios online y gratuitos del 21 al 25 de octubre

Seminarios online y gratuitos del 21 al 25 de octubre

¡Regístrate!

¿Por qué no vale la pena comprar seguidores ?

¿Por qué no vale la pena comprar seguidores ?

La práctica de comprar seguidores nunca trae los resultados esperados. ¡Descubre por qué!

Comprar seguidores no vale la pena porque el engagement del público con tu perfil es más importante que tener un gran número. Hay muchos otros motivos que te daremos a lo largo de este post. ¡Sigue leyendo!

Quien tiene un negocio online probablemente ya sabe la importancia de las redes sociales para el éxito de su emprendimiento. Además, ya debe haber notado que el tamaño del público y la cantidad de seguidores influyen mucho en el alcance y, por lo tanto, en las ventas.

Justamente por eso, es muy fácil encontrar ofertas que prometen miles de seguidores para tu perfil en las redes sociales, garantizando un gran y rápido crecimiento del público.

Parece tentador, ¿verdad? Sin embargo, si lo que quieres es ganar más que solo un número en las redes sociales de tu negocio, lo mejor es no comprar seguidores.

En este artículo te explicamos por qué esta práctica no vale la pena y te damos algunos consejos prácticos para aumentar tu público de forma orgánica. ¡Observa!

La importancia de la audiencia en las redes sociales

Las redes sociales más usadas en el mundo se basan en el público.

Es decir, para llegar a más personas, necesitas que tu perfil sea seguido por otros, para que estas personas vean tus contenidos con mayor frecuencia.

Facebook, Instagram y Twitter, por ejemplo, funcionan de manera similar.

A pesar de que se puede encontrar perfiles y tener acceso a sus publicaciones sin seguirlos necesariamente, estas redes sociales trabajan a partir de la creación y el desarrollo de públicos de seguidores.

O sea, los grandes perfiles, generalmente de marcas y celebridades, tienen un gran número de seguidores, lo que hace que sus publicaciones alcancen a más personas, creando una mayor influencia (en el caso de los famosos) y más posibilidades de ventas (para las organizaciones).

Tener un gran público es tan importante que Instagram, por ejemplo, solo libera algunas funciones exclusivas si el perfil alcanza un cierto número de seguidores.

Seguramente, ya has visto stories con enlaces para sitios web externos. La posibilidad de incluirlos en las historias de Instagram solo se permite después de que el perfil obtiene 10 000 seguidores. Esto hace que mucha gente esté loca por llegar a ese número.

Audiencia y relación

Las redes sociales son fieles a su nombre: son, en esencia, sociales. Más que un concepto redundante, es necesario entender que las redes son comunidades que tienen como objetivo facilitar la relación entre personas — y claro, negocios.

En este sentido, la creación y la nutrición de un gran público que se relacione con tu perfil es tan importante como los contenidos que crees. A fin de cuentas, no basta solo con crear buenas publicaciones, es necesario hacer que les lleguen a tu público.

Desde el punto de vista del emprendedor, las redes sociales son herramientas esenciales para una divulgación, muchas veces, orgánica, de modo que el mismo público, cuando lo estimulan, puede multiplicar los contenidos de tu perfil.

Es justamente por esta necesidad de aumentar el público que algunas personas piensan en comprar seguidores y acelerar el proceso.

Engagement

Lo que a muchos se les olvida es que, más que el número de seguidores, las redes sociales valoran el engagement del público con tu perfil.

Un buen engagement ayuda a las organizaciones a vender mucho más, además de fidelizar clientes y expandir el público de forma orgánica y funcional.

Para tengas una idea, el engagement es tan importante que las reglas del algoritmo de Instagram, por ejemplo, privilegian la exhibición de publicaciones en el feed de acuerdo con la relevancia y no con el orden cronológico.

Esto significa que la aplicación tiene en cuenta las interacciones entre perfiles, el parentesco, las preferencias del usuario e, incluso, la frecuencia de interacción para mostrarle una determinada publicación al público.

Es decir, si no generas engagement con tu público y no hay reciprocidad, no tiene sentido tener una cuenta con decenas de miles de seguidores. Las personas no tendrán acceso a tu contenido.

Por eso, para lograr llegar a cada vez más personas, es fundamental conseguir un público grande y, al mismo tiempo, con engagement con tu perfil.

7 motivos para no comprar seguidores

Ahora que ya sabes la importancia de tener una gran audiencia comprometida, debes estar pensando por qué no invertir una parte de tu presupuesto de marketing en comprar seguidores.

Como te dijimos antes, el engagement del público con tu perfil tiene más relevancia que un gran número de seguidores. Lo que todavía no te contamos es que puedes perder mucho más.

¿Lo dudas? A continuación, te mostramos 7 motivos para que te convenzas de que comprar seguidores no es un buen negocio.

1. Público fantasma

Si tienes un negocio en Instagram y en otras redes sociales, seguramente tu objetivo final es conseguir más clientes, ¿verdad? Bueno, los seguidores solo se vuelven clientes cuando realmente existen.

El problema de comprar seguidores es que en realidad estás pagando solo para cambiar el número que se muestra en tu perfil. Este número corresponde a un conjunto de perfiles falsos, creados con el único objetivo de seguir a las personas que adquieren el “paquete de seguidores”.

Prácticamente en todas las ofertas de este tipo, los paquetes de seguidores están compuestos por cuentas falsas, inactivas y probablemente hospedadas en servidores de otros países, que no tienen nada que ver con el perfil de tu organización.

El resultado es que, cuando decides enviar un mensaje a tus seguidores, promocionar una oferta o simplemente buscar algún tipo de interacción, estarás hablando con una multitud vacía, llena de perfiles que realmente no existen.

2. Engagement bajo o nulo

Cuando encontramos un gran perfil con un amplio público comprometido, es común ver en las publicaciones decenas de miles de “me gusta” y de comentarios. Eso significa que el perfil tiene un público real que sigue las publicaciones, generando un engagement extremadamente fortalecido y listo para ser trabajado.

Al comprar seguidores, estás adquiriendo solo un número en el perfil y no todos los beneficios que trae un gran público adquirido orgánicamente.

Es decir, tus publicaciones, probablemente, seguirán con un número bajo de “me gusta” y de comentarios. Además, los seguidores reales pueden desanimarse a interactuar con tu perfil, ya que verán que tus publicaciones no son atractivas, a pesar de tener una gran cantidad de seguidores.

Asimismo, un engagement bajo puede perjudicar hasta tu perfil con respecto al algoritmo de Instagram, porque esta red social considera que un perfil es relevante a partir del engagement del público con las publicaciones.

Un perfil relevante para Instagram puede ser recomendado a personas que se interesan por los mismos asuntos que este perfil publica. Y si el “público fantasma” no interactúa, las posibilidades de ser recomendado a seguidores reales son prácticamente nulas.

3. Riesgo de suspensión

Pocas cosas se ignoran más que los famosos “términos de uso”. Y en Instagram no es diferente. Es muy difícil encontrar a alguien que haya leído los términos de la aplicación antes de crear la cuenta.

Entre varias directrices y reglas, el documento de Instagram deja claro que la plataforma está en contra de toda práctica de spam. Además, los términos también dejan bien claro que la red de Mark Zuckerberg trabaja continuamente para eliminar todos los perfiles falsos presentes en Instagram.

Todo esto significa que, si alguna vez has comprado seguidores en la red, puede ser que tu perfil esté en la mira de Instagram. Entre las penalidades, existe la posibilidad de suspensión de tu cuenta, lo que haría que se perdiese todo tu trabajo.

¿Sabes cuál es la peor parte? Que tú aceptaste los términos, aunque no los hayas leído. Entonces no sirve de nada quejarse.

4. Fluctuación en el número de seguidores

Como acabamos de explicar, Instagram se encuentra en una cruzada constante para eliminar perfiles falsos, principalmente los que se utilizan para inflar el número de seguidores.

Por eso, si compras seguidores, podrás darte cuenta de que el tamaño de tu “público” varía constantemente y siempre para menos.

Esto ocurre porque, como dijimos, la plataforma está constantemente excluyendo y suspendiendo los perfiles de usuarios falsos, que son el “relleno” de los paquetes de seguidores.

Aparte de ver el número de seguidores de tu perfil disminuyendo constantemente, corres el riesgo de entrar en un círculo vicioso, en el cual comprarás continuamente nuevos paquetes, como una forma de compensar la pérdida de los perfiles eliminados.

Además de ser una historia sin fin, te gastas un dinero que podrías utilizar para conquistar a un público orgánico y real.

5. Daño a la imagen

Las redes sociales, sobre todo cuando son para negocios, funcionan a partir de un filtro de credibilidad. Y eso va mucho más allá del número de seguidores. O sea, si eres una organización que está en Instagram, tienes una imagen por la que velar.

Entonces, si tu público real y comprometido descubre que aumentaste artificialmente el número de seguidores comprando paquetes, la imagen de tu organización se verá fuertemente perjudicada.

Y en las redes sociales, donde todo gira, casi literalmente, en torno a la imagen, si pierdes la confianza del público puede ser que no la recuperes jamás.

Si tu seguidor real (y potencial cliente) sospecha que estás mintiendo en tu perfil, con un número falso de seguidores, es muy probable que comience a dudar de cualquier información que publiques.

El resultado de esto es claro y trágico: los seguidores que desconfían de una marca difícilmente serán sus clientes.

6. Ventas inexistentes

Seamos claros: si tienes un negocio en Instagram o en cualquier otra red social, tu intención es conseguir clientes y aumentar las ventas, ¿verdad? Por eso es tan importante concentrar los esfuerzos en la constitución de un público comprometido y real, que pueda consumir tus productos.

Al comprar seguidores, solo estás adquiriendo un número en tu perfil, que no se corresponde con la realidad de tu público. El resultado es simple: ninguno de los nuevos “seguidores” comprará tu producto.

Entonces, estarás de acuerdo en que vale más tener un público de 5000 seguidores comprometidos que interactúen con tu marca, que un ejército de 100 000 perfiles “zombis” que están allí solo para hacer número.

7. Perjuicio en las métricas

Los perfiles comerciales en Instagram tienen una gran ventaja en comparación con los perfiles personales: la posibilidad de analizar los datos de engagement del público.

Con un número de seguidores inflado artificialmente, las proyecciones de “me gusta”, comentarios y otras formas de engagement del público pierden sentido, ya que no se corresponden con la realidad.

Por lo tanto, el simple hecho de comprar seguidores perjudica hasta el uso de Instagram y de otras redes sociales como medios de análisis y segmentación del público.

Las 7 prácticas que te ayudarán a obtener más seguidores

Hasta ahora solo te hemos hablado de los motivos para no comprar seguidores. Y, si quieres tener un perfil exitoso, probablemente ya has notado que este tipo de estrategia es contraproducente, ¿no es así?

A pesar de que no hay una fórmula fácil y rápida de cultivar un público de seguidores comprometidos que puedan convertirse en clientes de tu negocio, existe una serie de buenas prácticas que llevan a tu perfil de Instagram por ese camino.

Para ayudarte a desarrollar una buena estrategia en las redes sociales, te hemos preparado 7 prácticas que te van a ayudar a hacer que tu público aumente. ¡Échales un vistazo!

1. Conoce a tu público

Instagram es una red social que prioriza la interacción entre sus usuarios, creando comunidades y reuniendo a personas que tienen intereses en común.

Por eso, el primer paso para lograr aumentar tu número de seguidores de manera eficiente y segmentada — es decir, con las características de tu público objetivo — es conocer a tu público.

Conocer a tu público significa entender cuáles son sus intereses, cómo se comportan en Instagram, saber alguna información demográfica básica (edad, ubicación, profesión, entre otras), a quién siguen, cuáles son los hashtags que más usan, entre otros aspectos.

Conociendo bien a tu público, logras, por ejemplo, crear un buyer persona que lo represente y lo guíe a la hora de usar las redes sociales. De esta forma, siempre estarás actuando de acuerdo con lo que tu público espera de ti y aumentando las posibilidades de hacerlo crecer naturalmente, sin necesidad de comprar seguidores.

2. Publica constantemente

La herramienta de automatización de marketing Tailwind realizó un estudio en 2017 para comprender cómo influye la frecuencia de las publicaciones en el crecimiento del público y en el engagement. Se analizaron más de 10 000 perfiles de Instagram.

El resultado fue que mientras más publiques, más seguidores y “me gusta” obtendrás. Esto puede parecer obvio, pero mucha gente no lo tiene en cuenta.

Según Tailwind, los perfiles que mantienen una frecuencia de por lo menos 7 publicaciones semanales (como mínimo 1 diaria) crecen a un ritmo mucho más acelerado que aquellos que publican con intervalos mayores de tiempo.

Incluso con los cambios del algoritmo de Instagram, la constancia en las publicaciones es uno de los factores que casi no cambia. Por eso, acuérdate siempre de publicar por lo menos una vez al día.

3. Produce contenido de calidad

No tiene sentido publicar frecuentemente si tu contenido no es de buena calidad. Pero, si tienes información sobre tu público, solo tienes que analizar sus intereses y descubrir lo que más atrae a tus seguidores.

Recuerda siempre que tu perfil está en Instagram para conseguir que el público se comprometa y consuma tus productos y servicios. Por eso, las publicaciones deben tener calidad profesional, tanto en la imagen como en el texto.

Pocas cosas son tan desagradables en una red social como ver publicaciones de marcas con imágenes mal hechas y errores en la leyenda. Este tipo de problemas puede llevar no solo a un bajo crecimiento del público, sino también a perder seguidores ya conquistados.

4. Utiliza Instagram Stories

Las stories son publicaciones que duran como máximo 15 segundos y solo están disponibles durante 24 horas. Desde su lanzamiento son las responsables de un gran impulso en la utilización de Instagram, superando a la aplicación que las lanzó: Snapchat.

Si todavía no usas esta función, tienes que saber que estás perdiendo una gran oportunidad. Gran parte del público actual de Instagram utiliza más las stories que el feed, lo que hace que tengas más opciones de engagement.

Las stories ganaron tanta importancia en Instagram, que muchas personas dicen que el algoritmo de la red social funciona de manera diferente para su uso. Entonces, ni se te ocurra descuidar esta función, que puede ayudarte con el engagement y, de paso, traer más seguidores para tu perfil.

5. No te olvides de los hashtags

Los hashtags son etiquetas que funcionan como un filtro para tu foto. Sirven para especificar cuál es el asunto de tu publicación, ayudando a las personas que no te siguen a llegar a tu perfil.

El uso de hashtags en Instagram se suele pasar por alto y la mayoría de las personas descuida su función principal: encontrar nuevos perfiles.

Los hashtags no están hechos para ser vistos, y sí para que las personas encuentren perfiles de su interés. Por eso, te aconsejamos utilizarlos en el primer comentario de la publicación y no en la leyenda.

De esta forma, la publicación tendrá una apariencia más organizada y, al mismo tiempo, mantendrás todas las funciones de los hashtags, que están más presentes cuando se agregan a un comentario.

Otro punto importante es utilizar buenos hashtags, que le traduzcan al público el asunto principal de la publicación y del perfil. No uses tags genéricos como #amor, #love, #happy, entre otros.

Ve a la búsqueda de la aplicación y escribe un hashtag genérico que te imaginas que tu público usa. Inmediatamente, Instagram te va a sugerir una lista de hashtags parecidos, que puedes empezar a usar en tus publicaciones.

Con un buen uso de este recurso, rápidamente comenzarás a atraer nuevos seguidores a tu perfil, logrando que tu público crezca de manera orgánica y segmentada.

6. Graba videos

Con el pasar del tiempo, Instagram fue evolucionando hasta volverse una plataforma más amigable con los videos. Si antes era imposible incluirlos en tu feed, hoy en día el video es uno de los principales medios de comunicación de la red social.

Un video bien hecho tiene el poder de captar la atención de los seguidores, además de permitir incluir más contenido y, claro, llamadas más directas para tu sitio.

Además de los videos del feed, siempre es una buena idea invertir en las stories, que te permiten grabar videos más informales, mostrando “lo que pasa detrás de las cámaras” de tu negocio y humanizando tu marca.

Mediante esta estrategia, las posibilidades de aumentar el engagement del público y reducir la necesidad de comprar seguidores se incrementan, pues estás vinculando un medio atractivo a un contenido de calidad.

7. No le quites el ojo a la competencia

Otra manera de conseguir seguidores reales y que tengan que ver con tu negocio es observar el público de la competencia. Una de las tácticas más antiguas para lograr aumentar el número de seguidores de manera segmentada es entrar en los perfiles competidores y comenzar a seguir a quienes los siguen.

Este tipo de acción despierta el interés de las personas, que probablemente entrarán en tu perfil y, si les interesa, comenzarán a seguirte. Repitiendo este proceso con frecuencia, rápidamente aumentarás tu público.

Otro elemento de esta estrategia es dejar de seguir a las personas que comenzaste a seguir, para evitar llegar al límite de “seguidos” de Instagram. Nadie sabe exactamente cuál es, pero parece que gira en torno a los 7500 perfiles.

Una opción para esta táctica manual es buscar herramientas de automatización, que realizan automáticamente el proceso de seguir y dejar de seguir perfiles. Mientras tanto, acuérdate de usar este recurso con los perfiles de tu competencia.

El éxito en Instagram

Esperamos que te hayas dado cuenta de que comprar seguidores en Instagram es una mala idea. Existen diversas formas de crear y nutrir un perfil exitoso, capaz de transformar seguidores en clientes potenciales. Y todas ellas son orgánicas y sin ningún tipo de intervención externa o comprada.

¿Te gustó nuestro contenido? ¿Quieres saber más sobre Instagram y cómo tener un perfil exitoso en la plataforma? Entonces, no dejes de leer nuestro ebook “Secretos de Instagram: las 7 mejores formas de ganar dinero en este canal”.

 

Nuestro sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.