Cerrar Notificaciones

¡No te pierdas más nada!

¡Activa las notificaciones del blog para avisarte cuando hay un nuevo contenido!

Cerrar Newsletter

¡ÚNETE A MILES DE EMPRENDEDORES DIGITALES!

Recibe los mejores contenidos para hacer crecer tu negocio online

Cerrar Seminarios online y gratuitos del 21 al 25 de octubre

Seminarios online y gratuitos del 21 al 25 de octubre

¡Regístrate!

¿La comunicación empresarial todavía existe?

¿La comunicación empresarial todavía existe?

7 sugerencias para mejorar la comunicación interna en tu empresa.

La comunicación empresarial, como su propio nombre ya lo dice, es la herramienta usada por los profesionales de esta área, generalmente en conjunto con el departamento de recursos humanos, para diseminar informaciones internas importantes entre los colaboradores, promover acciones de integración e, inclusive, algunas celebraciones.

La noticia es que – ASÓMBRATE – ¡eso no existe en Hotmart!

¡Tranquilo! ¡Antes de concluir que nosotros no nos comunicamos dentro de la empresa, voy a intentar convencerte de que las cosas cambiaron un poquito y eso es muy bueno!

¿Qué es la comunicación empresarial?

El término comunicación empresarial habla por sí solo y determina el proceso de diseminación de informaciones internas de una organización.

Donde hay gente, debe haber comunicación y la información debe tener sus caminos para llegar a todos.

Hasta ahí, todo perfecto, pero debemos recordar de que eso es solo un concepto y que es solo el punto de partida del cual deben originarse muchas cosas.

¿Cómo mantener la comunicación interna en mi empresa?

Ya que las cosas cambiaron, debes estar pensando: ¿entonces… cómo debo comunicarme con las personas que trabajan conmigo?

1. Ten una cultura fuerte

El primer punto que debes tener en cuenta es la cultura de tu empresa.

Tú puedes no percibir ni prestarle mucha atención a eso, pero toda empresa tiene una cultura, independientemente de tener 3 ó 30 mil empleados.

Es la cultura de tu empresa la que va a guiar todos los procesos, inclusive la forma en que la comunicación interna ocurre.

Por lo tanto, el primer paso para tener una comunicación empresarial de calidad es tener una cultura fuerte, coherente, bien definida y, principalmente, conocida e incorporada por cada una de las personas que trabajan en la empresa.

En Hotmart, nuestra cultura es nuestro activo más valioso y nuestra misión es hacer que las personas vivan de sus pasiones y si estás pensando que esa misión contempla solo a los usuarios de nuestra plataforma, entonces estás pensando erróneamente.

No es coherente tener una cultura que se dedique a promover siempre lo mejor para el cliente, mientras el capital más precioso de la empresa, que es el intelectual, está siendo desatendido.

Vivir de las propias pasiones es más que una misión, es una constante que esperamos ver todos los días en quien trabaja aquí.

2. Encanta a quien trabaja contigo

Compartir informaciones importantes es una parte esencial del proceso, pero mantener la pasión de las personas por lo que hacen y por el lugar donde trabajan es mucho más desafiante, pero no menos placentero.

¡Y cuando digo que el concepto de comunicación empresarial acabó es porque entiendo que el papel de esa área va mucho más lejos, es mucho más profundo!

Por esas y otras razones, en Hotmart, el sector responsable de esa tarea, cambió su nombre y hoy se denomina Employer Branding, pues este concepto contempla nuestra comprensión de que antes de nuestra marca sea admirada por quien la ve, ella debe ser admirada por quien la construye.

El papel de nuestra área de Employer Branding es transformar a Hotmart en una empresa referente en marca empleadora. Al fin y al cabo, un lugar con motivos de sobra para retener personas con pasión por lo que hacen también es capaz de atraer a los mejores talentos, ¿no es verdad?

3. Estimula el sentido de pertenencia

Voy a ignorar puntos como estructura física de la empresa, política de remuneración y detalles operativos, entendiendo que la alta gestión ya se encarga de esa parte con bastante atención y proporciona buenas condiciones de trabajo a sus empleados.

La cuestión es que para tener en el equipo personas apasionadas de lo que hacen, que trabajen con amor y que se pongan la camisa de su equipo, es preciso estimular en ellas el sentido de pertenencia.

Haz con que vean que, además de ser parte de la empresa, son tan responsables por ella como quien la fundó.

Para merecer la admiración y la confianza de las personas es indispensable ser transparente, buscar herramientas eficientes para garantizar que todas ellas estén bien informadas y, más que eso, que sean siempre las primeras en enterarse de las novedades, antes que los clientes y el mercado.

4. Mantén a las personas bien informadas

¡Esta es una de las claves del éxito!

Creo que el primer paso para romper barreras es determinar el tono de la comunicación, definiendo si en tu ambiente cabe un lenguaje formal o más bien informal.

Una vez que hayas determinado el tono, respétalo siempre en tus canales oficiales.

Y hablando de canales… ¿ya te detuviste a pensar en cuáles deben ser los tuyos?

Es necesario saber cuál (o cuáles) de ellos se adapta mejor al perfil de tus empleados y a la necesidad de tu empresa.

Algunas veces, el bueno y viejo mural en el pasillo puede ser más eficaz que una intranet súper elaborada.

5. Celebra los momentos especiales juntos

Para que las personas sientan que las tienes en cuenta, una sugerencia es hacer un planeamiento y montar un calendario conmemorativo, incluyendo fechas importantes que tengan sentido para el equipo y para el negocio, sin dejar de lado la inversión en buenos regalos cuando llega la ocasión.

Celebrar los logros alcanzados junto al equipo, promover momentos de integración, garantizando que las personas se conozcan y, más que eso, se admiren, minimiza considerablemente los riesgos de conflictos y desacuerdos.

Proponer acciones para señalar acontecimientos importantes en la vida de las personas, como cumpleaños, casamiento, nacimiento de un hijo y hasta fallecimientos es una manera de probar que, para la empresa, el bienestar de cada persona importa mucho.

En Hotmart, por ejemplo, celebramos algunas fechas enfocando en entretenimiento, como Carnaval, Navidad y Pascua.

Pero también motivamos la reflexión y la concientización sobre temas importantes y, algunas veces, sensibles, como el Día Internacional de la Mujer, Día del Orgullo LGBTQ+, Octubre Rosa, Noviembre Azul, entre otros.

Las personas están más seguras cuando se sienten representadas y, si eso se hace con sensibilidad y respeto, el camino se hace más fácil.

Ni hace falta hablar de respeto a la diversidad ni decir que es siempre válido promover el diálogo en ambientes así, tan plurales y heterogéneos, ¿no es verdad?

Estimular el ejercicio de la empatía es siempre la mejor estrategia.

Para que nuestros HotTroopers (manera cariñosa de llamar a quienes trabajan en la empresa) se admiren, por ejemplo, lanzamos la serie Troopers’ B-Sides, en la que, una vez por mes, un Trooper muestra algo que hace cuando no está en Hotmart.

Ya publicamos historias sobre músicos, actrices, atletas y gente con proyectos paralelos muy especiales.

¡El resultado es increíble!

Los protagonistas de la serie se sienten especiales y sus compañeros se aproximan al mostrárseles un lado especial de una persona que conocían superficialmente y que, ahora, desean conocer mejor.

6. Aprende a manejar la crisis

Un punto muy importante sobre tener una comunicación empresarial efectiva es analizar la capacidad del área de manejar la crisis.

Los rumores, por ejemplo, sirven de indicadores de que tu comunicación no está cumpliendo su rol. Dar atención a ellos es también una forma de entender las deficiencias de tus procesos y buscar los problemas directamente en la fuente, encontrando la mejor manera de resolverlos.

Cuanto menos rumores, más seguridad de que las informaciones están llegando de manera eficiente adonde necesitan llegar.

Dejar un canal siempre abierto entre el empleado y la empresa es la forma más honesta de evitar que vías de comunicación paralelas y no oficiales adquieran poder.

¡Pero atención!

Tu cultura es la que determina el límite de esas vías, porque a partir del momento en que se vuelven nocivas al ambiente o al bienestar individual, deben tomarse medidas inmediatamente.

No subestimes el poder de las conversaciones de pasillo y, si surgen, actúa rápido en el origen del asunto, establece canales, oye a los involucrados y cerciórate de que el problema no llegue a mayores.

7. Descubre lo que las personas piensan, qué necesitan y qué quieren

Si tu deseo es promover una comunicación empresarial eficiente, necesitas conocer muy bien las necesidades de tu cliente interno y eso solo es posible de una manera: midiendo.

Recoge datos personales de tus empleados, pues sus restricciones y particularidades son detalles muy importantes.

¿Ya pensaste el embarazo que podría provocar darle un regalo a alguien que no pueda consumirlo, como, por ejemplo, darle un chocolate a un diabético?

Tener una base de datos bien detallado sobre las personas que están a tu alrededor es fundamental.

A cada acción que se realice, analiza la percepción de los empleados.

Envía encuestas, elabora informes y verifica, con mucha atención y cuidado, todos los puntos positivos y negativos enumerados. Ten siempre esos informes a tu alcance y consúltalos cada vez que estés planeando una acción.

Con los datos reunidos podrás ver  mucho más fácil todo lo que funciona en tu escenario, lo cual se transforma en menores riesgos. Eso evita deslices, demuestra cuidado y es una manera de reforzar en las personas la percepción de que cada detalle sobre ellas y sobre lo que piensan importa.

¿Cuál es el perfil del profesional de comunicación?

Está claro que es deseable que la persona responsable por la comunicación interna de tu empresa conozca lo básico sobre relaciones con el público, comunicación y que dialogue bien con RR.HH.

Pero otras características esenciales que necesitamos buscar en esa persona son su creatividad, sensibilidad, versatilidad y sentido común.

  • Creatividad para encontrar maneras interesantes de proponer acciones que se ajusten a la realidad de cualquier empresa;
  • Sensibilidad para ver, a través de los ojos del otro, las necesidades verdaderas de cada grupo, teniendo en cuenta sus particularidades;
  • Versatilidad para adaptarse a cambios y a nuevos escenarios,
  • Sentido común para conducirse siempre con respeto y justicia en todas las situaciones.

Finalmente, recuerda que, aún reuniendo todas esas características, nada substituye el cariño con el ADN de la empresa y la manera humana con la que cada una de las personas a tu alrededor debe y merece ser tratada.

¿Quieres saber más sobre este asunto? No dejes de leer con atención también nuestra publicación con sugerencias para mejorar el clima organizacional en tu negocio.

Nuestro sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.