Cerrar Notificaciones

¡No te pierdas más nada!

¡Activa las notificaciones del blog para avisarte cuando hay un nuevo contenido!

Cerrar Newsletter

¡ÚNETE A MILES DE EMPRENDEDORES DIGITALES!

Recibe los mejores contenidos para hacer crecer tu negocio online

14 consejos para que aprendas a convencer y vendas más

14 consejos para que aprendas a convencer y vendas más

El mundo de los negocios necesita emprendedores que sepan convencer. ¡Fíjate en los consejos para aprender a hacerlo, encantar a tu público y ganar más!

Si te estás preguntando si se puede aprender a convencer, te tengo una excelente noticia: ¡sí, se puede!

Por supuesto que no te levantas un día y de repente tienes un excelente poder de convencimiento, porque esta habilidad se desarrolla con la práctica y el aprendizaje diario.

Pero, ¿por qué es importante aprender a convencer? Enseguida te daremos la respuesta.

Para destacarte en el mundo de los negocios, necesitas un poder notable para convencer

Para que sientas la necesidad de aprender a convencer, considera el siguiente escenario: 

La competencia está aumentando cada vez más en tu nicho de trabajo. ¿Cómo asegurarte de que serás tú quien cerrará una venta, y no tu competidor? Hay varios factores que debes tener en cuenta: la calidad del producto/servicio, la excelente presencia de tu marca en el mercado, un equipo de soporte que supera las expectativas del cliente, etc.

 

Pero, además, considera que el cliente potencial tiene un primer contacto contigo o con tu equipo de ventas, y que, a menudo, ni siquiera conoce tu marca. Por lo tanto, ¡es imprescindible que sepas vender tu historia y promocionarte!

Créeme, el estilo con el que te acercas a un cliente influye mucho en su decisión de compra. El lenguaje corporal, los argumentos de venta, el valor excepcional que el producto/servicio le agrega al cliente y la confiabilidad hacen que el comprador prefiera una marca a otra. 

Tu enfoque debe ser atraer al cliente, cautivarlo con tu producto y, especialmente, despertar su curiosidad y motivarlo a pensar en los dolores/deseos que tu producto/servicio le resuelve o le despierta. ¿Pero cómo hacerlo en la práctica? ¡No te preocupes! Vamos por partes.

¿Convencer es un don o un talento?

Esta pregunta es muy importante porque es la que le abrirá el camino a muchas personas, incluyéndote a ti.

En primer lugar, ¿qué tal entender la diferencia entre un don y un talento? 

El don indica que la persona tiene una habilidad natural para realizar algo de manera fantástica y sobresaliente. Cuando conoces a alguien así, desde el primer momento te das cuenta de que esta persona nació para hacer lo que hace. Puedes ver que está bien preparada para dominar un tema o un área determinados.

En cuanto al talento, podemos decir que se refiere a una habilidad que se puede desarrollar con el tiempo, la práctica y la dedicación.

¿Mejor ahora? Te hemos dicho todo esto para explicarte que es posible aprender a convencer, y que también puedes desarrollar esta habilidad, que puede llevarte al éxito personal y profesional.

Sigue leyendo este post para obtener algunos consejos que pueden ayudarte a aprender a convencer.

Consejos para destacarte en el arte de convencer

Índice
1- Sonríe 2- Haz que el cliente sea el protagonista de la conversación 3- Habla la lengua de tu cliente 4- Lee a tu cliente 5- Demuestra confianza en lo que ofreces 6- Céntrate en las necesidades y no en las ventas 7- Sé empático con tu cliente 8- Sé creativo en las respuestas 9- Sé paciente si quieres aprender a convencer 10- Ten inteligencia emocional 11- Usa pruebas sociales 12- No decidas por tu cliente 13- Ayuda a tu cliente aunque no quiera comprar tu producto 14- Mantén contacto frecuente con el cliente 

1- Sonríe

Sí, así es. Exactamente como lo ves: ¡sonríe! La sonrisa hace milagros. 

La sonrisa ayuda a romper muchas barreras entre tú y tu cliente, especialmente cuando se trata de un cliente nuevo.

Con tu sonrisa, aseguras que el entorno sea conveniente para iniciar un diálogo, lo que permite que el cliente esté más abierto a interactuar en la conversación.

Es posible notar que muchos vendedores se olvidan de sonreír cuando atienden a un cliente y eso puede hacer que pierdan oportunidades. Por eso, pon mucha atención a este punto.

2- Haz que el cliente sea el protagonista de la conversación

Si quieres aprender a convencer, es esencial que abras el camino para que tu cliente hable.

Convencer no significa dominar la conversación y eliminar las posibilidades de hablar del comprador. Esto puede hacer que pierda el interés en tus productos/servicios.

Te recomiendo dejar que tu cliente hable, interactúe, explique sus necesidades. Debes escucharlo hasta el final. Estos momentos son importantes para identificar sus dolores/necesidades y prepararte para decidir las frases que usarás en tus futuros argumentos.

Escuchar es más provechoso que hablar. Escucha más, habla menos y haz que tu conversación sea más sucinta y útil.

3- Habla la lengua de tu cliente

En este consejo no estoy hablando de acentos, jergas, palabras locales, etc. 

Hablar la lengua del cliente tiene otros significados y motivos que te diré enseguida.

Cuando escuchas hablar a tu comprador, observa bien su vocabulario, elige alguna expresión general que él use y, cuando lo necesites, úsala también.

Como resultado, tu cliente siente un reflejo positivo, como si fueras una persona más cercana. Esto hace que se sienta más cómodo en la conversación y se muestre más dispuesto a confiar en lo que dices.

Hablar la lengua del cliente también significa elegir un vocabulario que se ajuste a su realidad social. De esta forma, le transmites las informaciones y los beneficios del producto/servicio, utilizando palabras que él entiende muy bien. Eso facilita el proceso de convencimiento, porque te aseguras de que te está entendiendo perfectamente.

4- Lee a tu cliente

Leer al cliente es una estrategia inteligente que muchos vendedores quieren usar, pero pocos pueden hacerlo de manera efectiva.

Este consejo es perfecto y eficiente para quienes desean aprender a convencer, porque les permite recopilar impresiones y observaciones útiles sobre los compradores.

Con esta estrategia, puedes obtener más informaciones sobre tu cliente, yendo mucho más allá de las palabras que dice.

Para realizar este tipo de lectura, observa con cuidado la actitud de tu comprador: ¿qué gestos hace? ¿Qué dicen sus ojos? ¿Se siente inseguro para comprar? ¿Duda de lo que le dices? ¿Tendrá miedo o estará aburrido? 

El cuerpo suele revelar muchos mensajes que la persona misma no quiere compartir y tiende a ocultar.

Concéntrate en la forma en la que tu cliente ve el producto. ¿Se le ve agitado? Esto puede indicar una falta de interés, por ejemplo.

5- Demuestra confianza en lo que ofreces

Como vendedor,  debes tener un lenguaje corporal y también usar palabras que le transmiten confianza al cliente si lo que quieres convencerlo.

Si le demuestras inseguridad en lo que le ofreces a tu comprador, las posibilidades de perderlo son grandes. Este es un aspecto que tu cliente nota claramente, pero que puedes evitar.

Observa tu tono de voz y no hables muy bajo, porque es un signo de que no estás seguro de lo que dices. Intenta ajustar tu lenguaje corporal también, dejando las manos abiertas y evitando cruzarlas en el área del pecho. Si lo haces, puede parecer que te estás cerrando e impidiendo que el comprador interactúe contigo.

Mira al cliente directamente a los ojos a la hora de hablarle y cambia tu entonación cuando le muestres el resultado que el producto le puede traer. Esta táctica es efectiva y lo hace sentirse más entusiasmado con la compra.

6- Céntrate en las necesidades y no en las ventas

Este es el consejo de oro para que aprendas a convencer, porque todas tus actividades y estrategias deben basarse en las necesidades del público.

Ten en cuenta que un cliente, generalmente, compra por necesidad, para resolver un problema que enfrenta o realizar un sueño, pero solo comprará un producto en particular si  le interesa.

Luego, descubre el dolor/deseo de tu cliente y, a partir de ahí, demuestra el potencial que tiene tu producto/servicio para solucionarlo. El comprador comienza a pensar profundamente en comprar si realmente siente que tu producto es capaz de cumplir sus sueños o solucionar sus problemas.

7- Sé empático con tu cliente

Esta es la otra clave para que conquistes la confianza de tus compradores, ya que, a partir de la capacidad de generar empatía, estás más cerca de hacer que tu cliente compre lo que le ofreces.

Comprende a tu cliente, sé empático, ponte en su lugar para descubrir qué está pensando y cuáles son sus objeciones a la compra.

Esto, además de  ayudarte a desarrollar tus argumentos de manera eficiente, también contribuye para que ganes la confianza de tu cliente  y, en el momento adecuado, puedes ofrecerle algunos consejos útiles . Y eso puede ser decisivo en la toma de decisiones.

Muchos estudios incluso afirman que los clientes compran porque están influenciados por las emociones mucho más que por la razón.

Entonces, ¿qué te parece invertir en esto? Apuesta por el sentido de urgencia (disparador de escasez) y el sentido de reciprocidad. Puedes crear la estrategia mientras ofreces un obsequio o una promoción imperdible, siempre enfocada en el dolor del comprador.

8- Sé creativo en las respuestas

Cree en el poder de este consejo para que aprendas a convencer muy bien.

Hay algunos clientes que intentan contraargumentar todo lo que dices sobre el producto/servicio.

Sin embargo, quizás, para ellos, no es tan importante la calidad de tus argumentos, sino que tengas una respuesta para cada situación.

En tales situaciones, apuesta por la creatividad, concuerda con lo que te dice el comprador y respóndele  con un buen argumento. Así, obtienes su admiración y él empieza a verte como una referencia en el tema.

En este sentido, debes demostrar interés en todo lo que el cliente te dice y agradecerle por sus inquietudes. Preséntale otras ideas o alternativas que puedan ayudarlo a eliminar cualquier temor o indecisión.

9- Sé paciente si quieres aprender a convencer

Muchos emprendedores pierden a los clientes debido a la impaciencia del vendedor.

Cualquier persona que quiera aprender a persuadir, debe aprender a tratar al cliente con mucha paciencia, estar dispuesto a escucharlo y estar preparado para verlo insistiendo y mostrando su intención de no comprar. Todo eso es normal.

Sigue el mismo flujo de razonamiento que comenzaste, diciendo que el cliente tiene el poder de decidir qué comprar y cuándo comprar, creando así una comunicación flexible y mostrando al comprador su libertad de elección.

10- Ten inteligencia emocional

Es muy común que veas a un vendedor enojarse después de pasar mucho tiempo explicándole algo al cliente para que, al final, este decida no comprar el producto. Seguro que ya viviste una situación como esta, ¿verdad?

Ante estas situaciones, es importante que controles tus emociones para que el cliente no note ninguna diferencia en tu comportamiento. De lo contrario, se dará cuenta de que solo quieres vender tus productos y no te importa su experiencia.

No solo eso, también pierdes las posibilidades de negociar con este cliente en un futuro cercano. Además, es muy probable que les hable mal de tu atención a los demás.

Créeme, cuando sabes cómo manejar tus emociones, demostrando que el cliente siempre es bienvenido, incluso si no compra nada, te estás ganando la lealtad de tu comprador. Así, es muy probable que vuelva listo para comprar un producto/servicio tuyo. 

Hoy en día no es suficiente convencer a tu cliente de que compre enseguida, sino constantemente. Esta es una estrategia inteligente especialmente para las empresas que enfrentan una alta competencia.

11- Usa pruebas sociales

Nada influye más en las decisiones de los clientes que los testimonios de quienes compraron tus productos anteriormente.

Y puedes beneficiarte de esto utilizando relatos en forma de videos, reuniendo un bloque de fotos de tus clientes satisfechos con los productos. Esto hace que sea mucho más fácil convencer a otro cliente de comprar.

Frases como: ‘muchas personas están contentas con nuestros productos, como se muestra en el letrero’, o ‘ganamos un Premio de la Organización Mundial de xxxxx’, ‘asistimos al evento más grande de América Latina, mira el vídeo’ … ¡marcan la diferencia! 

Esto aumenta la credibilidad de los productos/servicios y la posibilidad de compra, ya que los clientes potenciales se convencen de su utilidad.

12- No decidas por tu cliente

Nada es más molesto que ver al vendedor decidir por el cliente.

Si lo haces, infelizmente, estás demostrando y convenciendo al público de que solo estás interesado en las ventas y no te preocupas de verdad por tus clientes.

Evita, a cualquier precio, tomar decisiones en el lugar del cliente. Dale tiempo para que pueda pensar bien y reflexionar antes de llegar a la decisión final

Cuando te preocupas por estos detalles, garantizas a tus compradores la excelencia de tu marca en general, y eso es lo que importa si deseas escalar tus ventas.

El cliente libre para decidir y que no se siente amenazado por el vendedor, llega a una conclusión más rápida que, a menudo, puede culminar en una compra.

13- Ayuda a tu cliente aunque no quiera comprar tu producto

Cuando hablamos de encantar a los clientes y persuadirlos a apostar por tu marca y profesionalismo, nos referimos a lo siguiente: ayuda a tus clientes aunque no compren lo que les ofreces.

Sin duda, las personas compran lo que les crea valor, ¿verdad? Entonces, si deseas aprender a convencer a tus clientes de que compren, dales un valor, un favor, un consejo, una sugerencia, una guía completa en PDF, un sitio web útil.

Con esto, tu cliente se identificará con tu marca, estrechará los lazos contigo y se convertirá en un promotor de tu empresa. Además, cuando esté en tu tienda, puedes posicionarte como su consultor, generando una mayor cercanía y confianza y acelerando el proceso general de ventas.

14- Mantén contacto frecuente con el cliente 

La posventa es una etapa que no puedes perder si deseas aprender a encantar a tus clientes con el poder de la persuasión.

Llama a los clientes si prometiste que lo harías, envíales listas de sitios web útiles, indícales lugares con descuento, para recordarles que siempre estás dispuesto a ayudarlos. Estas prácticas fortalecen la convicción de que eres  el mejor del mercado.

¿Te emocionaste con la posibilidad de convencer al mundo?

¡Si has llegado hasta aquí, es muy probable que estés muy animado para comenzar a poner manos a la obra y aplicar todo lo que has aprendido en este texto!

Y para poderte ayudar más en tu jornada hacia la persuasión, te recomiendo que leas este post que te da 17 consejos para ser un gran vendedor.

¡Buenas ventas!

Nuestro sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.