Fechar Notificações

Não perca mais nada!

Ative as notificações do blog para ser avisado sempre que tiver conteúdo novo!

Fechar Newsletter

JUNTE-SE A MILHARES DE EMPREENDEDORES DIGITAIS!

Receba os melhores conteúdos para crescer seu negócio online.

Fechar Black Week Hotmart

Black Week Hotmart - Del 25/11 al 01/12. ¡Inscríbete y entérate de todas las ofertas especiales antes que los demás!

Quiero inscribirme

¿Cómo funciona la ley de derechos de autor en Internet?

¿Cómo funciona la ley de derechos de autor en Internet?

¡Aprende la importancia de proteger tus productos digitales y cómo hacerlo!

El territorio de internet está lejos de ser una tierra sin ley. Si tiempo antes, las regulaciones eran confusas y se encontraban en una etapa primaria de elaboración, hoy, en los tiempos actuales los derechos y deberes frente a la justicia en el entorno virtual están extremadamente bien definidos.

Como es un universo en el que el intercambio de información es constante y muy rico, uno de los puntos más sensibles en este sentido es el derecho de autor en Internet.

¿Sabes qué es lo que protege la ley y cómo ella funciona en el entorno virtual? En este post te explicamos todo lo que necesitas saber para entender sobre este asunto. ¡Fíjate!

 Al fin y al cabo, ¿qué son los derechos digitales de autor y cómo funcionan?

Los derechos de autor son un conjunto de prerrogativas legales que tienen como objetivo proteger los derechos del autor de un determinado contenido. Así, la creación de cualquier persona está asegurada, judicialmente, bajo la ley patrimonial del trabajo intelectual.

La ley de derechos de autor le permite al autor el derecho a la protección de sus obras, a obtener créditos para la creación, a la no alteración de sus obras sin la debida autorización y a la remuneración por el uso de su obra.

Estos derechos están garantizados por el Tratado de la Organización Mundial de Propiedad Intelectual sobre los Derechos del Autor, del cual se deriva, que el autor es el creador de la obra, ya sea literaria, artística o científica, de modo que solamente le cabe a él el usufructo de su propia obra.

En el caso de la muerte del autor, su obra se convierte en dominio público después de 70 años, ya no requiere la autorización o el pago de la remuneración de derechos de autor, siempre dependiendo de ley aplicable a cada país.

Derechos de autor en Internet

Al igual que con las obras tradicionalmente protegidas por los tratados, convenios y leyes, el contenido publicado en Internet también está protegido.

Según la normativa local cada país sobre la Ley de Derecho de Autor, se podrá interpretar que cualquier obra “expresada por cualquier medio o fijada en cualquier soporte tangible o intangible conocido o inventado en el futuro” está protegida por ley.

Por lo tanto, se entiende que cualquier violación de los derechos del autor y de los contenidos publicados en la Internet está sujeta a las mismas sanciones impuestas a las obras publicadas en otros medios.

De esta manera, compartir un material de cualquier tipo sin autorización o sin divulgar los créditos apropiados constituye un delito de derechos de autor, que podría resultar en un procedimiento legal.

En virtud de esto, se pueden caracterizar como violación de estos derechos acciones como:

  • reproducción total o parcial del material;
  • edición;
  • adaptación y arreglos (para material musical);
  • traducción;
  • inclusión en otros trabajos de producción audiovisual;
  • distribución;
  • uso directo o indirecto.

Cabe destacar que todas las acciones enumeradas anteriormente se refieren a la ley aplicable en cada país y a la ocurrencia de uno o más, sin el permiso, por escrito, del autor. Por lo tanto, pueden ocurrir legalmente, siempre que el autor de la obra conceda su permiso.

¿Cuál es la relación entre los derechos digitales de autor y los productos digitales?

Los productos digitales son obras producidas en formato digital y se distribuyen a través de la Internet. Puede ser 

La mayoría de los productos digitales de hoy están compuestos por materiales educativos, como los cursos online. Muy populares en todo el mundo, tienen un amplio alcance y presentan posibilidades de beneficios para sus productores.

De esta forma, los productos digitales también son víctimas de infracciones de derechos de autor, principalmente a través de la reproducción no autorizada de la obra en otros canales.

En general, este tipo de infracción tiene como objetivo eludir el derecho a la remuneración por parte del autor, quien está financieramente perjudicado ya que no recibe por su trabajo.

Así, los productos digitales forman parte de un grupo de obras intelectuales que sufren con la piratería siendo objetos de la distribución ilegal.

Además, existen quienes reproducen productos digitales, comercializándolos en otras vías. Así, buscan beneficiarse de la propiedad intelectual de los demás.

Producto digital y plagio

Otro problema importante relacionado con los derechos de autor y los productos digitales es el plagio.  El plagio consiste en copiar una obra en su totalidad o incluso en parte, para “crear” otra, por otra persona, que afirma que esta es de su propia creación.

Como puede ser de cualquier tipo, el plagio también puede suceder con la copia de contenidos disponibles en productos digitales, cuando no se proporciona el crédito adecuado.

De esta manera, es posible inferir que el plagiador difundió el material con la intención de obtener créditos para sí mismo, lo que le puede resultar una demanda legal.

¿Qué debes tener en cuenta al pensar en los derechos de autor en la Internet?

Dado que los derechos de autor cubren un amplio campo de producción intelectual, es esencial conocer bien sus matices, diferentes aplicaciones y posibilidades de enjuiciamiento, especialmente en los casos en que se requiere una intervención legal.

El Derecho de Uso, por ejemplo, se refiere a una secuencia de aplicaciones de la Ley de Derecho de Autor. De esta manera, el autor tiene la posibilidad de otorgarle a terceros una autorización de uso de su obra. Sin embargo, debe estar delimitado por un período determinado, de manera que constituya una cesión temporaria.

En este sentido, es importante enfatizar que los Derechos de Autor no son transferibles y no se pueden asignar, incluso si esta es la voluntad del autor.

Un buen ejemplo es el caso de la creación de fotografías. Según la ley, solo la persona que opera el obturador de la cámara puede ser considerada como el autor de la imagen, incluso si la idea de construir la escena provino de otra persona o de un grupo.

La misma lógica se aplica a los productos digitales, siendo el creador del trabajo el único autor considerado como tal.

¿Cómo resguardar los derechos digitales de autor?

Considerando de que la Ley de Derechos de Autor de cada país puede es bastante clara y fácil de hacer cumplir, lo ideal es que los autores de obras intelectuales se protejan a sí mismos, tratando de mantener sus ideas y creaciones registradas.

De esta forma, en una situación de infracción de sus derechos, la comprobación de su autoría es mucho más rápida, lo que facilita el proceso judicial.

Así, la mejor forma de garantizar los derechos de autor en la Internet es tratar de registrar tu idea, haciendo explícito, por medios legales, de que eres el autor de tu obra intelectual, producto digital o cualquier otro elemento en el que se pueda aplicar la ley de derechos de autor.

¿Te ha gustado este texto y quieres consultar más informaciones relacionadas con este tema? Entonces, no dejes de leer nuestro artículo sobre cómo publicar una idea. ¡Seguro que será de tu interés!

Nosso site utiliza cookies para melhorar sua experiência de navegação.