Cerrar Notificaciones

¡No te pierdas más nada!

¡Activa las notificaciones del blog para avisarte cuando hay un nuevo contenido!

Cerrar Newsletter

¡ÚNETE A MILES DE EMPRENDEDORES DIGITALES!

Recibe los mejores contenidos para hacer crecer tu negocio online

Cerrar Participa en nuestra formación presencial y aprende a vender más en menos tiempo

Participa en nuestra formación presencial y aprende a vender más en menos tiempo

¡Asegura tu lugar!

9 errores que están destruyendo tu página en Facebook

9 errores que están destruyendo tu página en Facebook

¿Tienes una página en Facebook, pero notaste que la gente no se engancha tanto como esperabas? ¡Lee y descubre los posibles errores que estás cometiendo!

¿Ha caído el alcance de la página? ¿Los visitantes dejaron de engancharse? ¿Sientes que mantener una página en Facebook ya no vale tanto la pena? ¿Estás pensando en cerrar tu página de fans?

¡Calma! Facebook sigue siendo considerado como una de las mejores redes sociales para la divulgación de tu negocio, con nada más ni nada menos que 1.9 mil millones de usuarios activos diariamente.

Entonces, ¿dónde está el problema?

¡En el texto de hoy discutiremos los errores en Facebook más comunes que pueden estar acabando con tu página! Continúa leyendo y comprueba si todavía estás cometiendo algunos de ellos. ¡Adelante!

1. Avatar desalineado

El avatar, cuando no está alineado con los objetivos de la empresa, es uno de los errores más comunes en la gestión de páginas en Facebook. Y, créase o no, ¡es uno de los problemas más conocidos!

Entender a tu público, conocerlo, traducir su lenguaje y adaptarse a sus expectativas es una acción primordial en cualquier estrategia de marketing digital o fuera de línea. Incluso en la construcción de un blog o sitio web, es necesario que estés bien alineado con tu avatar, de lo contrario simplemente no se interesará por tu marca.

En Facebook eso es aún más importante. Como tu contenido habla directamente con el público, es necesario que la identificación sea inmediata. Si no sabes los deseos de tu avatar, ¿cómo proveer un material realmente relevante?

Si la implicación está baja, o si el público simplemente no está llegando a tu contenido, considera llevar a cabo un nuevo estudio de avatar y esfuérzate en conocer las minucias de tu público.

El estar alineado es fundamental para una estrategia de marketing exitosa.

2. Tono de voz

Para definir el tono de voz ideal, es necesario que también tengas un buen estudio de avatar desarrollado, después de todo, el tono depende de una serie de factores relacionados a tu público, como género, edad, segmento, etc.

El tono de voz define el lenguaje, las jergas, los memes y el enfoque de todos los asuntos tratados en tu página. Cuando está mal hecho, puede alejar a todos los seguidores de una marca y atraer a un público completamente diferente de lo esperado.

Un negocio orientado hacia el público joven surfista, por ejemplo, depende de un tono de voz completamente diferente al utilizado por un negocio en el rubro de finanzas e inversiones.

Por supuesto que nada es regla: con un poco de creatividad y experiencia es posible crear un tono de voz completamente original y capaz de comunicarse con tu público.

Esta es la alternativa ideal, ya que auxilia en el reconocimiento de tu marca sólo por la manera de comunicarse, pero es la más difícil de hacer correctamente, dado que necesita ser modelada en la amalgama perfecta entre lo esperado por el público y la originalidad debida.

3. Gestión de crisis

La gestión incorrecta de crisis forma parte de aquella colección de errores en Facebook que no puedes cometer de ninguna manera.

La principal razón es que la web jamás olvida cualquier paso en falso dado por las marcas. Eso significa que sí, que habrá registros de todo error cometido por tu negocio, y muchos usuarios lo tendrán en mente a la hora de interactuar con tu negocio.

Entonces, ¿cómo evitar un error en Facebook?

Bueno, el primer paso es reconocer este error. Negar, suprimir, borrar comentarios o hacer de cuenta que nunca sucedió no son buenas opciones. Escucha a tu público, presta atención a lo que tiene que hablar y aprende con tu desvío.

Reconocer el error implica admitir la culpa y, más que eso, tomar medidas inmediatas para su solución. Si estás en duda sobre qué hacer, siempre es posible buscar la ayuda de tu propio avatar.

Un post de retractación sincero (escápale a los releases estandarizados aquí!), una acción legítima para reparar el error y la atención redoblada a cualquier nueva publicación ayudan, y mucho, a limpiar el nombre de tu negocio.

Algunas empresas incluso toman medidas en el mundo real como medida de reparación, bien sea iniciando una campaña de donación para alguna institución de caridad relacionada con el problema, o en la búsqueda de la promoción de la concientización del público en general.

Lo importante es hacer algo para reparar y nunca, nunca, repetir el error.

4. Engagement de mano única

Es un problema más que común en la gestión de todas las redes sociales. El engagement de mano única ocurre cuando tu público interactúa con tu marca, pero no recibe de vuelta ninguna respuesta de la empresa.

Esa situación, como puedes imaginar, provoca desánimo y acaba minando toda y cualquier futura intención de engagement por parte de tu público.

Por eso es fundamental que tu página esté atenta a las interacciones propuestas y no ahorre a la hora de participar.

Responde a los comentarios, promueve el contenido producido por tu público, estate atento a los recursos compartidos, mantén el ojo en la bandeja de mensajes y abre los canales de contacto para que tus fans también puedan participar y, lo más importante, sientan que están haciendo la diferencia.

Es un problema más que común en la gestión de todas las redes sociales. El compromiso de mano única ocurre cuando tu público interactúa con tu marca, pero no recibe de vuelta ninguna respuesta de la empresa.

5. Entrenamiento de equipo

Suele ser muy común encontrar equipos de marketing digital sin ninguna experiencia en el manejo de redes sociales. Este error grave es la causa de muchas crisis y problemas en la gestión de públicos y necesita ser evitado si deseas buenos resultados para tu negocio.

Promueve entrenamientos para tu equipo, o incorpora a tu plantilla profesionales experimentados en la gestión de redes sociales.

Es necesario que los responsables de la comunicación con tu público estén integrados con las políticas internas de la empresa y, más que eso, estén listos para actuar como portavoz de tu negocio.

El entrenamiento nunca es demasiado, y eso vale principalmente para un equipo que podrá levantar o hundir tu negocio con sólo una entrada en Facebook.

6. Spam

El spam ocurre cuando tu página en Facebook empieza a divulgar entradas (repetidas o no) con una frecuencia exagerada, contaminando la timeline de quienes te siguen y desordenando tu propia línea del tiempo en la Fanpage.

A la hora de compartir tu contenido, lo ideal es establecer horarios fijos, como de hora en hora, o de tres en tres o, en algunos casos, dos a tres veces a la semana.

Si tu empresa no tiene tanto contenido para publicar, opta por frecuencias más reducidas, por ejemplo dos veces a la semana, como mínimo, con eventuales repeticiones de las entradas más populares. Pero si tu negocio está repleto de novedades y contenidos, es necesario encontrar una frecuencia ideal tanto para que no te agotes de inmediato, como para que tu avatar tenga tiempo de absorber todo lo que se publica.

El spam es increíblemente perjudicial para cualquier negocio, ya sea en Facebook, en el email marketing o incluso en SMS. Los algoritmos de la red social, incluso, ya buscan empresas y páginas que insisten en atacar con spam la línea del tiempo a fin de reducir tu clasificación.

Por eso, huye del spam y comienza a medir el nivel de engagement de tus entradas para descubrir el horario ideal de envío de cada una de ellas.

7. Timing

Y, hablando en horario ideal de envío, el timing es otra cosa fundamental de ser observada a la hora de divulgar tu contenido en Facebook.

De nada sirve publicar un meme super divertido si ya está dando vueltas en Internet desde hace más de 3 días y se ha saturado.

Estate atento a las novedades que crecen en la red y afina la visión hacia alguna tendencia. Desafortunadamente todavía es imposible predecir cuando algo será viral, pero es fundamental que estés atento al menor signo de replicabilidad y entiendas cómo adaptar el contenido a tu marca.

8. Calidad de contenido

Si el contenido es el rey, la calidad es la corona, el trono y todas las propuestas de gobierno de un buen monarca.

Sin calidad, tu contenido no será muy diferente de un click-bait, o incluso de un spam permanente de asuntos que podrían ser bien aprovechados para tu negocio.

Estate atento a los temas más relevantes para tu avatar, busca personas que sepan sobre lo que están escribiendo, y no dejes de invertir en imágenes, videos y variaciones mediáticas que ayuden a la hora de incrementar lo que estás produciendo.

La calidad está también vinculada a tus esfuerzos en la personalización del contenido, en la búsqueda de un lenguaje propio y en la relación con tu avatar. Por eso invierte pesado a la hora de montar y adornar tu contenido.

9. Adaptación a la red

La adaptación a Facebook parece fácil desde el principio, pero responde con calma: ¿cuántos tipos diferentes de contenido ya has publicado hoy?

¿Cuántas imágenes, textos, vídeos, gifs, enlaces, notas, anuncios, imágenes en 360° ha dispuesto para tu público en formato de contenido?

Estar atento a todas las posibilidades ofrecidas por Facebook forma parte de tu adaptación a la red, y puede cambiar la forma en que te enganchas con tu público y le permite responder también a tu empresa.

Tener éxito en Facebook es algo que demanda tiempo y coraje para arriesgar. Equivocarse será algo natural en el recorrido de adaptación a la red, pero no puede impedir tu negocio de ser audaz y buscar originalidad a la hora de crecer con tu público.

Estate atento a los principales errores en Facebook y toma medidas inmediatas para impedir que se propaguen por la red.

Eso es todo. ¡Muchas gracias y hasta la próxima!

Este post fue producido por el equipo de Rock Content.

Nuestro sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.