Cerrar Notificaciones

¡No te pierdas más nada!

¡Activa las notificaciones del blog para avisarte cuando hay un nuevo contenido!

Cerrar Newsletter

¡ÚNETE A MILES DE EMPRENDEDORES DIGITALES!

Recibe los mejores contenidos para hacer crecer tu negocio online

Cerrar Seminarios online y gratuitos del 21 al 25 de octubre

Seminarios online y gratuitos del 21 al 25 de octubre

¡Regístrate!

5 consejos para hacer un buen estudio de mercado

5 consejos para hacer un buen estudio de mercado

Aprende qué puedes hacer en tu estudio de mercado y qué no.

Un estudio de mercado funciona como un faro: orienta el posicionamiento del negocio, funciona como instrumento capaz de guiar las decisiones más cualificadas y destaca las estrategias más eficientes para mantener resultados positivos y crecientes.

No se puede ignorar el poder de esta herramienta, ¿verdad?

Si aún no le sacas partido a todo el potencial de un estudio de mercado, ¡llegó el momento de que aclares tus dudas sobre el proceso e inviertas en análisis aún más valiosos para tu negocio!

En este post, aprenderás un poco más sobre el estudio de mercado, su concepto y aplicación. Además, también te mostraremos, paso a paso, cómo implementar la metodología en tu empresa.

Y recuerda: es tan importante hacerlo bien como evitar posibles errores. Por eso, te explicaremos qué desvíos son comunes en el estudio de mercado y cómo prevenirlos en tu rutina.

¿Qué representa el estudio de mercado en las oportunidades de negocio?

Antes de nada, es importante señalar que el estudio de mercado es mucho más que un estudio enfocado en el público objetivo. Su propósito es mucho más amplio y su potencial de transformación es incuestionable.

Si deseas que tu negocio crezca, tienes que saber más sobre esta herramienta de optimización.

De forma práctica y directa, vale decir que el estudio de mercado se centra en la recopilación de informaciones – económicas, de consumo, de benchmarking, etc. – para convertirlas en insights valiosos para tu marca.

El objetivo es hacer que el proceso de decisión sea más consistente, conllevando a orientaciones más seguras y significativas.

Sin embargo, todo estudio debe tener objetivos y, generalmente, forma parte de una hipótesis que puede validarse o no. Es por eso que, en el caso de las encuestas de mercado, es esencial establecer un objetivo y elegir la metodología más adecuada.

Por ejemplo:

Si quieres medir tu participación en el mercado, necesitas números, ¿no? En este caso, el enfoque cuantitativo, que cuantifica las observaciones, es la mejor salida.

Si, en cambio, quieres comprender cuáles son las preferencias de tu consumidor típico o cuál es su nivel de satisfacción, es más recomendable que inviertas en un estudio cualitativo. Este tipo de trabajo prioriza la información a los números – también por eso, requiere un trabajo de tabulación y orientación más preciso.

Ambos métodos son muy valiosos y se pueden utilizar para impulsar los resultados de tu negocio.

Ya sabes: el conocimiento es poder, por eso debes aprovechar siempre las herramientas que te permiten convertir datos genéricos en insights enfocados en el crecimiento de tu marca.

¡Empieza por el estudio de mercado y genera oportunidades calificadas!

¿Cómo hacer un estudio de mercado de manera correcta?

Ahora que ya has comprendido un poco mejor la relevancia del estudio, es importante que conozcas las etapas que lo hacen más adherente, correcto y útil para las decisiones de tu negocio.

Para que tu esfuerzo sea más concentrado y productivo, generando insights asertivos y decisiones exitosas, estate atento a las mejores prácticas, ¿de acuerdo? ¡Fíjate!

1. Define el problema (o hipótesis)

El problema de tu encuesta es lo que quieres entender, es decir, tu objetivo de investigación.

Si tu objetivo principal es identificar el comportamiento de la competencia, por ejemplo, el benchmarking (análisis comparativo, según los criterios que has establecido previamente), debe favorecer la asimilación de las mejores prácticas de gestión.

Asimismo, si la hipótesis que quieres validar tiene que ver con una nueva tendencia de consumo, todo el contexto de tu estudio debe centrarse en la percepción del público objetivo sobre determinado cambio tecnológico o comportamental.

2. Crea un cuestionario eficiente

Una vez que definas la prioridad de tu estudio, llegó la hora de formatear los criterios que te llevarán a las respuestas que estás buscando, ¿verdad?

Por eso, la elaboración del instrumento de investigación (en este caso, el cuestionario) es una etapa importante del proceso.

Al crear tu cuestionario, asegúrate de incluir preguntas claras y concisas (los textos largos desalientan a los participantes) y directas.

Evita preguntas que puedan generar interpretaciones dudosas y sé muy específico en tu abordaje.

Cuando el cuestionario es eficiente, la tabulación se vuelve más sencilla y los resultados, por supuesto, corresponden a lo que querías verificar.

3. Establece tu público objetivo

No te servirá de nada encontrar el problema correcto y formatear el cuestionario perfecto, si se lo aplicas al público equivocado.

Si quieres validar una nueva estrategia promocional para el perfil más joven (de 18 a 25 años, por ejemplo), es poco probable que obtengas las mejores respuestas si le haces las preguntas a gente con más de 40 años, ¿no es cierto?

Debes asegurarte de que tu público objetivo esté incluido en tu investigación. De lo contrario, puede que obtengas algunos insights, pero serán inútiles – y hasta perjudiciales – para tu negocio.

¡No metas la pata! Establece tu público objetivo y asegúrate de que sean los protagonistas de tu estudio de mercado.

4. Compila y analiza los resultados

Con los resultados en tus manos, es el momento de organizar los datos.

La misión es catalogar toda la masa de información y compilarla en un documento poderoso, que sea fácil de consultar y tenga una aplicación práctica intensa.

La tarea es difícil y requiere concentración máxima, pero también es absolutamente indispensable.

Puedes tener la seguridad de que los resultados son un reflejo fiel del contexto que analizaste. No tengas miedo de consultar el material cada vez que necesites reformular, ajustar o reemplazar una estrategia.

¡Los datos de calidad son valiosos y marcan la diferencia en el desarrollo de tu negocio!

5. Encamina ajustes, soluciones y estrategias

Después del trabajo duro, viene la recompensa: tendrás en tus manos, después de haber concluido todas las etapas del estudio de mercado, una recopilación de informaciones capaces de potenciar los resultados de tu marca.

Con los datos segmentados, ¡llegó la hora de poner en marcha tu inteligencia de negocios!

Identifica oportunidades, valida ideas y aplica lo que aprendiste con tu público en tus próximas tácticas comerciales y de gestión.

A partir de las informaciones recopiladas, puedes ajustar lo que no anda muy bien, maximizar lo que es relevante e invertir en soluciones innovadoras.

No te olvides de hacer del estudio un hábito: el mercado cambia y tienes que mantenerte al día.

Los 3 principales errores cometidos al hacer un estudio de mercado

A estas alturas, ya sabes que el estudio de mercado puede ser un excelente aliado, ¿verdad?

Sin embargo, hay un detalle que merece tu atención: tan importante como seguir la coherencia de las etapas es evitar los errores más comunes durante el proceso. ¡Aquí tienes los principales!

1. Usar un lenguaje inadecuado

El estudio de mercado es un instrumento empresarial y, por lo tanto, requiere cierta seriedad. Esto significa que debes buscar un equilibrio entre el lenguaje formal y el informal.

No te debes dirigir a tu público con un lenguaje muy rebuscado, pero tampoco puedes usar jerga en las preguntas.

Valoriza un lenguaje claro, sin muchos rodeos.

2. Ser tendencioso en las preguntas

Este es un error común y muy peligroso.

Si deliberada o inconscientemente induces al público a determinado tipo de respuesta, estarás invalidando la observación del fenómeno que pretendes entender.

Debes construir el cuestionario de manera transparente e imparcial.

Para obtener informaciones valiosas y transformadoras, permite que los participantes expresen sus opiniones libremente. ¡Eso marca la diferencia!

3. Recurrir a una muestra muy pequeña

Aunque hayas segmentado bien a tu público, es importante que tu muestra sea representativa.

Cuando restringes demasiado la cantidad de personas a las que abordarás, puedes limitar el volumen de percepciones sobre el asunto que estás estudiando.

Para evitar hacer un levantamiento que no esté de acuerdo con tu objetivo, asegúrate de que el número de participantes sea relevante para tu propósito. Así, puedes confiar en los resultados y garantizar la pertinencia de tus insights.

¿Y ahora?

No hace falta que te lo digamos, ¿verdad? ¡Manos a la obra! ¡Usa un bolígrafo y tus ganas de aprender!

El estudio de mercado le traerá un aprendizaje importante a tu marca y contribuirá a tu desarrollo como emprendedor.

¿Quieres aprovechar más consejos y continuar aprendiendo métodos relevantes para mejorar tus resultados? ¡Suscríbete a nuestra newsletter y accede, en primera mano, a contenidos de calidad todas las semanas!

Nuestro sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.