Cerrar

Mujeres emprendedoras: ¡también te puedes convertir en una!

Descubre los hábitos que toda mujer emprendedora tiene y anímate a dar el primer paso.

Imagen de una mujer con vestimenta ejecutiva sosteniendo un celular representando a todas las mujeres emprendedoras del mundo.

En las últimas décadas, el mercado de trabajo ha cambiado significativamente. Sin dudas, dentro de estos cambios, ver cada vez más a las mujeres ocupando puestos de trabajo es de extrema importancia para construir una sociedad más justa. 

Actualmente, las mujeres podemos estudiar, trabajar, elegir si queremos casarnos o no, e imaginar estilos de vida muy diferentes a los de hace algunas décadas. En parte, estas conquistas son posibles gracias a la unión y a la lucha de las propias mujeres. 

Sin embargo, también es verdad que las mujeres emprendedoras han existido históricamente. Basta pensar en la venta de accesorios de cocina o de maquillaje por catálogos y revistas, que son actividades fáciles de conciliar con el trabajo doméstico. 

262

Por otro lado, muchas veces, estos emprendimientos no son tan valorados económica ni socialmente como otros tipos de trabajo.

Pero, hoy en día, las mujeres no nos limitamos a este tipo de actividades laborales. Las mujeres emprendedoras están ocupando lugares de poder, desde la planificación, creación y venta de sus productos, hasta la enseñanza en diversos mercados, entre otras cosas.

Este proceso de apertura y transformación se ha acelerado por el uso cada vez mayor de tecnologías y el crecimiento del mercado digital, que amplía las opciones de nichos, así como por el apoyo creciente a mujeres emprendedoras.

¡Si quieres saber más sobre cómo es ser una mujer emprendedora, sigue leyendo este post! Vamos a contarte 4 historias increíbles de mujeres inspiradoras y cuáles son los hábitos que tienen en común.

Post index MenuÍndice
Ser una mujer emprendedora: desafíos y fortalezas 5 hábitos de mujeres emprendedoras exitosas 4 historias de mujeres emprendedoras para que te inspires La próxima emprendedora puedes ser tú
Volver al índice

Ser una mujer emprendedora: desafíos y fortalezas

Como cualquier camino en la vida, convertirse en una mujer emprendedora tiene altos y bajos, y no es nada fácil. 

Existe una serie de desafíos que todavía pueden llevar algún tiempo para ser superados a nivel social, y otros que podemos transformar en fortalezas. 

Así es, las dificultades nos traen oportunidades de crecimiento. Aquí te presentamos algunas con las que, seguramente, te identificas.

Desigualdad de oportunidades

A pesar de los avances históricos en relación con la igualdad de género, podemos afirmar que todavía estamos lejos de ser una sociedad igualitaria en este aspecto. 

Según estudios del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en América Latina, las mujeres ganan menos dinero a lo largo de su vida y tienen menos beneficios laborales que los hombres.

Este estudio también afirma que las mujeres continúan con un 30% menos de probabilidades que los hombres de conseguir un empleo y que solo 6 de cada 10 mujeres trabajan. 

Es decir, aún hay mucho por hacer. Y, por eso, es tan importante que las mujeres sigan buscando su independencia económica y profesional, y que no tengan miedo de ocupar los espacios reservados para los hombres.

Para revertir día a día esta situación, es fundamental creer en nosotras mismas y estar con mujeres que nos apoyen para que podamos crecer y vivir la vida que deseamos.

Jornadas extensas

Como vimos en el punto anterior, la apertura del mercado para las mujeres todavía no es igualitaria. Además, no camina a la par de la disminución de la carga de trabajo en el ámbito doméstico. 

Esto resulta en una jornada laboral que se suma a la intensa rutina de cuidados de la casa y la familia. 

Está comprobado que las mujeres aún son las responsables de la mayor parte del trabajo doméstico. Esto incluye la planificación y ejecución de las tareas relacionadas con la limpieza, alimentación, compras, cuidados de niños y ancianos, así como la organización de las actividades del día a día de toda la familia. 

Con este acúmulo de funciones, queda poco tiempo para el desarrollo personal y profesional y para tener momentos de autocuidado. Muchas veces, las consecuencias son mujeres cansadas, frustradas y tristes. 

Si estás pasando por esto, créeme que no eres la única. Y entonces, ¿qué hacer? En primer lugar, es fundamental identificar las causas con preguntas como, por ejemplo: ¿Tienes un trabajo de muchas horas que no te hace feliz? ¿Te falta apoyo familiar? ¿Eres la única responsable por las cosas de la casa? 

A partir de allí, se abren algunos caminos:

– Conversar con tu familia para que comprendan lo que sientes, e intentar organizar las cosas de un modo más justo.

– Definir, de a poco, momentos específicos para cuidar de ti misma o para estar sola.

– Apostar a actividades que te hagan sentir mejor, como rutinas cortas de ejercicios, terapias o encuentros con amigos. 

Lo importante es que te sientas mejor, y que sepas que es posible crear otra forma de vida.

Construir autoridad

Relacionado con el punto anterior, sobre cómo la imagen de las mujeres está asociada a ciertos lugares dentro de la organización del trabajo que no son exactamente los de poder, es muy común sentir dificultades al tener que construir una imagen de autoridad.

Esto es así porque, quizás, nunca te han visto como tal. Pero tienes que saber que es posible que te conviertas en una referente en lo que haces o estar al mando de una empresa. Para empezar, es necesario que creas en ti misma. 

Cada vez más, vemos a las mujeres ocupando espacios que antes era impensable que ocupasen: la mejor jugadora de fútbol del mundo, la primera presidenta en la historia de un país, CEO de empresas exitosas a nivel mundial, jefa de su propio negocio, y muchos ejemplos más. 

Con esto, quiero decirte que, poco a poco, las mujeres crecemos y somos reconocidas en muchísimos mercados de actuación. Y la tendencia es que esto pase cada vez más.

¡No tengas miedo de ser una excelente profesional y sobresalir en lo tuyo!

Mayor independencia y sentimiento de realización

Uno de los grandes avances, sin lugar a dudas, es la independencia que una mujer gana cuando tiene su propio trabajo y, más aún, cuando es su propia jefa. 

Sabemos que la dependencia económica de las mujeres en relación con los hombres ha sido históricamente un obstáculo para crecer en su profesión. Esto es así porque, muchas veces, la falta de dinero propio va de la mano de otro tipo de dependencias, como la emocional y la psicológica. 

Por eso, cuando una mujer decide independizarse y emprender su propio camino, obtiene una libertad que, a pesar de todos los desafíos de los cuales estamos hablando, la fortalece interna y externamente.

¿Y de qué manera lo hace? Pues, además de sentirse realizada por poder llevar adelante sus proyectos profesionales, cuenta con los medios económicos para continuar creciendo y tomando sus propias decisiones. 

La revista Forbes, ha publicado un artículo en el que, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la participación de las mujeres en la creación de empresas aumenta cada año. En México, el emprendimiento femenino representa el 11.2% del total de empresas en el país.

¡Un gran paso! ¿No te parece?

Resiliencia

La resiliencia es la capacidad de superar situaciones difíciles y seguir adelante. 

Hemos hablado de algunos de los desafíos que existen cuando una mujer quiere emprender. Algunos de ellos son sociales e históricos y, por eso, el poder de transformarlos se encuentra en el ámbito colectivo.

Por otro lado, hay un espacio donde sí puedes cambiar las cosas: tú misma. Superar las dificultades y proponerte cambiar depende de tu decisión. 

Sabemos que no es tan fácil como decirlo, y que no todo será color de rosa. Pero tu capacidad de resiliencia te dará la fuerza para salir adelante.

Puedes empezar echándole un vistazo a este post con 8 libros inspiradores para salir de tu zona de confort.

¡Y recuerda que no estás sola!

5 hábitos de mujeres emprendedoras exitosas

VÍDEO | 5 hábitos de mujeres emprendedoras que te harán exitosa| Hotmart Tips

262

En las 4 historias que compartiremos contigo hoy, podemos identificar algunos hábitos que estas mujeres emprendedoras tienen en común y que pueden servir como referencias para que empieces tu jornada como emprendedora.

1. No temerle al fracaso

Es común sentir, no solo miedo al fracaso, sino a la escasez, a la independencia, a lo desconocido, entre otros. A veces, los miedos hacen que imagines cosas que, en realidad, pueden ser totalmente diferentes cuando pones las ideas en práctica. 

Por ejemplo, sentir que no podrás hacerte cargo de tus cuentas si cambias de trabajo, o que, si las cosas no salen tan bien la primera vez, está todo perdido. 

Por eso, aunque puedan surgir obstáculos que no dependan de ti, aprovecha para romper tus barreras mentales, es decir, los pensamientos que te impiden crecer y avanzar.

Y recuerda que el éxito y el fracaso dependen del punto de vista. Como verás más adelante en la historia de Beatriz González, cuando un primer plan no sale como esperabas, no necesariamente quiere decir que has fracasado. Puede que sea la oportunidad de hacer un cambio mayor para alcanzar el éxito.

2. Planificarse

A veces sentimos que no sabemos qué hacer para lograr una transformación o salir del lugar donde estamos. Todo nos parece imposible. Bien, empieza por pensar qué quieres alcanzar. ¿Independencia económica? ¿Una fuente extra de ingresos? ¿Cambiar de profesión? ¿Tener más tiempo para tu familia o tus intereses personales? 

A partir de esas respuestas, traza tus planes con acciones que puedes realizar en este momento y organízate bien para hacerlas. Observa cada paso que das, el escenario en el que te mueves y tus posibilidades reales.

¡Definir tus objetivos profesionales va a ser un gran punto de partida hacia el éxito!

3. Tomar cada oportunidad de aprender

Para tener éxito en cualquier emprendimiento, es fundamental estudiar sobre el área en la que quieres trabajar además de saber un poco sobre marketing

Si aún no eres una especialista en el mercado que te interesa, puedes aprovechar todas las estrategias de aprendizaje y capacitarte en cursos, hacer investigaciones por tu cuenta o seguir de cerca a las referentes en el tema. 

Existen muchas ofertas del mercado digital que te permiten aprender desde cualquier lugar donde estés como clases online, tutoriales en YouTube, webinars, ebooks y todo el material disponible al que puedes acceder sin importar el lugar donde estés. ¡Incluso, muchos son gratuitos!

4. Priorizarse a sí mismas

Una mujer que quiere dar un paso importante necesita, en algún momento de su vida, ponerse como prioridad. ¿Por qué? Porque, socialmente, las mujeres aprendimos que debíamos siempre cuidar a los demás y a nuestro hogar ante todo. ¡Y claro que es muy importante hacerlo! Al final, cuidar es amar. 

Pero, hay momentos en que la vida te pide que te pongas en primer lugar, que pienses en ti, que te cuides y te concentres en lo que quieres para tu presente y tu futuro. No se trata de ser egoísta, sino de equilibrar los cuidados y la atención entre lo interno y lo externo. 

5. Rodearse de gente que apoya los sueños

¿Te acuerdas que al inicio de este texto hablamos un poco del contexto de las mujeres emprendedoras? Es que sí, además de hacer tu parte, trabajar duro por tus sueños y fortalecerte, es necesario que estés cerca de gente que quiere lo mejor para ti.

De nada sirve querer ir en una dirección con tu barco si las personas no están remando contigo. Tener relaciones saludables, ya sean socias, colegas de trabajo, familia o amigas es una parte importante del éxito de cualquier persona. 

Ya lo ha dicho Andrea Rojas, caerse deja de ser un problema cuando tienes alguien que te levante. Y ella es una de las 4 mujeres emprendedoras que conocerás ahora mismo.

4 historias de mujeres emprendedoras para que te inspires

¿Qué te han parecido estos desafíos y fortalezas de ser una mujer emprendedora? ¿Te identificas con algunos de ellos? Por supuesto que podríamos hablar de muchos más, y nos encantaría saber cuáles son los tuyos.

Pero bueno, ahora que ya hemos hablado de esto, te presentamos 4 historias de mujeres reales que se han animado a entrar en el mundo del emprendimiento y que han salido adelante. ¡Inspírate!

Beatriz González

Beatriz sentía que ya no estaba en el lugar que quería y decidió irse de su ciudad natal para construir la vida que realmente soñaba.

Sin embargo, después de un tiempo, sintió que estaba repitiendo exactamente lo que había dejado atrás: una rutina de trabajo intenso, poco tiempo libre para disfrutar de otras cosas y una sensación de frustración constante.

Una vez más la situación no era fácil. Es que a veces no es suficiente cambiar el paisaje, hay que cambiar algo más profundo. Entonces, dio un paso adelante y buscó otro rumbo profesional a través de un curso online.

Beatriz emprendió su carrera como Asistente Virtual y ahora se siente feliz por haber transitado un proceso feliz y poder organizar su tiempo para estar con las personas que ama.

VÍDEO | Hotmart Cambios: un nuevo camino hacia la felicidad

262

Katia Brambila

Esta inspiradora mujer creó su emprendimiento a partir de su historia y el amor por la cocina. Katia le pone a sus productos la misma pasión que tiene por la vida. 

Después de haber pasado por una pérdida que hizo que su vida tomara otros rumbos, se propuso empezar de nuevo, y vio que, con paciencia y constancia, es posible hacerlo.

Con estudio y perfeccionamiento, aprendió a cambiar los hábitos alimenticios de toda su familia para preservar la salud, pero, más allá de eso, se enamoró de la profesión y entendió su misión de vida: enseñarles a las personas que comer de forma sana es delicioso. 

De a poco, empezó su jornada como emprendedora. Primero, enseñando lo que sabía sobre cocina sin gluten, azúcar y lácteos en su propia casa. Hasta que se dio cuenta de que esto no le rendía mucho y descubrió el mundo digital y todas las posibilidades que ofrece.

Aunque la tecnología no era su fuerte, ha logrado alcanzar a miles de personas con sus cursos y cumplir su misión.

La vida nos trae todos los sabores, amargo, dulce, ácido, salado. Pero, a pesar de todo, es posible cocinar sin complicaciones, vivir de manera saludable y feliz. Esto es lo que nos enseña Katia.

VÍDEO | Hotmart Cambios: el dulce sabor de la reinvención

Si quieres hacer tu propio curso online pero no sabes por dónde empezar, te invitamos a participar del Desafío 30 días, en el cual aprenderás cómo crear tu producto digital.

262

Andrea Rojas

Andrea ha viajado por el mundo y es una profesional del Marketing Digital que ha vendido de todo, como ella misma dice. 

Cuando entendió que no existe camino correcto o incorrecto, se quitó los miedos y decidió cómo quería seguir su vida.

Esta mujer emprendedora nos inspira a embarcarnos en nuevas formas de vida, sin olvidarnos de que existen obstáculos y desafíos que debemos enfrentar, y demostrando que es posible inventar una nueva realidad, a pesar del miedo a lo desconocido. 

Es fácil identificarse con los miedos que Andrea tuvo al empezar, pero, de a poco, fue ganando confianza y creyendo en sí misma. Y eso definió su misión: “Mostrarles a las personas que es posible, se volvió mi objetivo”.

VÍDEO | Descubre tu camino: Andrea Rojas | Digital Makers

Luana Franco

Esta emprendedora vio cómo su vida cambiaba rotundamente al quedarse sin empleo, después de 10 años de trabajo en grandes empresas.

Luana descubrió que podría trabajar en un nuevo universo: el mercado de afiliación. 

Con mucha preparación y trabajo constante, logró posicionarse entre los grandes referentes del asunto.

Sin embargo, lo más importante para ella fue la posibilidad de ayudar a otras personas a cambiar sus vidas y sentirse realizada y feliz con la suya. 

Con todo lo que pudo construir, Luana tuvo la oportunidad de dedicarse exclusivamente a los primeros seis meses de vida de su hijo. Esto es muy importante, considerando que uno de los grandes puntos de tensión en la vida de una mujer es conciliar la carrera con la maternidad. 

El secreto de su éxito: creer en sí misma y trabajar mucho.

VÍDEO | Digital Makers – Luana Franco

Una historia realmente inspiradora para quienes desean emprender una nueva jornada.

Si quieres saber más sobre cómo ser una Afiliada, mira nuestra guía completa donde te contamos cómo hacerlo.

La próxima emprendedora puedes ser tú

Mientras conocías a estas mujeres emprendedoras, ¿te pusiste a pensar que una de ellas puedes ser tú? ¿Por qué no?

Toma una decisión: elegir cómo quieres vivir es el inicio de cualquier movimiento. 

El impulso para hacerlo puede estar en tener una vida que no te satisface y que sientes que puede ser mejor, en saber que puedes ir más allá y realizarte plenamente, o en querer darle a tu familia una mejor calidad de vida. 

Las razones son infinitas, y lo importante es aprovechar el momento oportuno para dar el salto. 

Prepárate: empieza a practicar los hábitos que te hemos contado y los que creas necesarios para cambiar.

Inténtalo: es verdad que no hay una receta única para convertirse en una mujer emprendedora, pero hay guías y experiencias que te ayudarán en tus primeros pasos.

¿Lista para ir más lejos? Entonces lee nuestra guía sobre cómo empezar un negocio online

¡Éxitos!