Descubre qué es el ocio creativo y cómo puede beneficiar tu trabajo

Descubre qué es el ocio creativo y cómo puede beneficiar tu trabajo

¿Sabías que es posible conciliar momentos de descanso y ocio con una rutina productiva y trabajo de calidad?

¿Te imaginas tener ideas para impulsar tu carrera o tu negocio mientras aprovechas tus momentos de ocio? ¿Y si te dijéramos que el ocio creativo puede potencializar tu productividad en el trabajo?

Para aquellas personas que tienen dificultades con la experiencia de trabajar en casa, el ocio creativo, también llamado ocio productivo, puede ser fundamental para despertar grandes ideas e intereses, ayudar a que su mente esté más relajada y a mantener el foco durante las actividades diarias.

Y aunque en nuestra cultura la palabra “ocio” esté relacionada con aspectos no muy positivos, debemos entender que el ocio creativo no es lo mismo que procrastinación, tedio o falta de interés por una actividad.

Si quieres saber un poco más sobre cómo usar el ocio creativo para transformar tu nivel de productividad en el trabajo, tanto en la oficina como en home office, acompaña este artículo hasta el final.

¿Qué es el ocio creativo?

El ocio creativo está relacionado con saber conciliar momentos de descanso, placer y trabajo de manera equilibrada. 

En otras palabras, se refiere a la posibilidad de que reserves un momento de tu día para hacer otras cosas que sean importantes y que te den placer, haciendo que tu mente relaje y piense en temas que no se relacionan con el trabajo.

El concepto de ocio creativo surgió a mediados de los años 2000, a través de estudios realizados por el profesor y sociólogo italiano Domenico de Masi.

Este investigador plantea que incluir actividades que proporcionen descanso y placer dentro de la rutina de trabajo es fundamental para que el cerebro pueda producir nuevas ideas. Esto también hace que la motivación para trabajar aumente. 

Por lo tanto, si usas el ocio creativo a tu favor, además de lograr ser más productivo(a), podrás incluso volverte un(a) profesional mejor.

¿Cuál es la diferencia entre ocio creativo y procrastinación?

 

A pesar de que los conceptos pueden confundirse o parecer lo mismo, existe una diferencia muy grande entre ocio creativo y procrastinación.

La idea de procrastinar está relacionada al acto de dejar para otro momento tareas importantes, postergando su ejecución al máximo. Esto, además de traer resultados negativos para tu día, hace que tu volumen de trabajo se acumule y después sea mucho más difícil realizarlo.

Como consecuencia, tu agenda se sobrecarga más de lo habitual, lo que puede llevarte a sufrir un alto nivel de cansancio mental.

En cambio, el ocio creativo, a pesar de requerir pausas estratégicas durante el período de trabajo, no hace que tus actividades del día deban ser postergadas.

Al contrario, la metodología que incluye tiempo de descanso durante el horario de trabajo está pensada justamente para activar la creatividad y productividad durante la jornada, trayendo como resultado una mayor calidad en las tareas ejecutadas.

Por eso, saber detectar y diferenciar aquellas pausas que están relacionadas con el ocio creativo de las formas de procrastinación es fundamental para que tus actividades cotidianas no se vean afectadas de manera negativa.

Pero al final, ¿cómo funciona el ocio creativo?

Para que incluyas al ocio productivo en tu día a día, es importante entender cómo funciona en la práctica.

Según los estudios de De Masi, el ser humano suele pasar tres veces más de tiempo “sin hacer nada” que desempeñando sus actividades profesionales. Y como tenemos tanto tiempo libre es importante aprovecharlo de manera estratégica. 

De nada sirve excluir los momentos libres y de placer de nuestra agenda. Se trata apenas de organizarlos de forma inteligente. Piensa que forzar el cerebro a llevar a cabo actividades cuando no está en condiciones de hacerlo puede ser mucho peor que hacer pequeñas pausas durante la jornada.

Lo importante es que seas capaz de detectar aquellas actividades que te hacen feliz y que las incluyas en tu cronograma semanal. Para no perder el control de la situación, puedes aprender a gestionar mejor tu tiempo

¿Cómo poner el ocio creativo en práctica?

Para que tengas la mejor experiencia durante tu ocio productivo, es importante que le prestes atención a la duración de las pausas durante el trabajo para no perder demasiado tiempo.

Al principio, esto puede obligarte a salir de tu zona de confort. Sin embargo, a medida que vayas poniendo todos los consejos en práctica, rápidamente notarás cómo aumenta tu rendimiento durante tu trabajo.

1. Entiende los límites de la mente humana

Si bien se habla mucho sobre productividad y rendimiento en el trabajo, es importante que entiendas que no todos los momentos de descanso serán realmente productivos. Esto depende del flujo de tu trabajo, así como de si tu mente está preparada para crear algo diferente en ese momento.

No siempre aparecerán ideas brillantes, pero será necesario que mantengas las pausas para ayudar a que tu mente se tome su descanso, principalmente si trabajas de manera autónoma o como freelancer

Créelo, los mejores insights aparecen cuando estamos más relajados, sin el peso de la presión por obtener algún resultado.

2. Ten una libreta de anotaciones a mano

Seguramente habrás escuchado muchas veces que uno de los mejores consejos para quien quiere incorporar el ocio productivo dentro de su rutina es tener una libreta de anotaciones siempre a mano. De esa forma, si tienes una buena idea podrás anotarla para no correr el riesgo de olvidarte media hora después. 

Contar con un cuaderno específico para guardar buenas ideas puede ayudarte en muchos aspectos. Al visitar lo que has anotado, tienes la posibilidad de mejorar los procesos internos de tu trabajo, perfeccionar planes o, incluso, crear un negocio desde cero.

Es mejor no fiarse del cerebro cuando se trata de insights y procesos creativos. Anota todo lo que puedas y luego filtra la información que realmente te interese.

3. Haz pausas estratégicas

El ocio creativo no se caracteriza por pausas muy grandes sino por establecer momentos de descanso suficientes para que tu cerebro logre “respirar”, para luego seguir ejecutando el trabajo de una manera más funcional.

A veces, hacer dos pausas de quince minutos a lo lardo del día puede ser más beneficioso para tu rutina de trabajo que un único descanso de media hora.

Otro consejo importante es que identifiques el momento en que tu cuerpo te muestra señales de baja productividad para que puedas hacer tu pausa. De este modo, podrás mantener la calidad del trabajo que estés haciendo.

4. Aprende a relajarte de vez en cuando

A pesar de que pueda parecernos difícil tomarnos un tiempo cuando estamos inmersos en nuestras tareas, es fundamental que lo hagamos para mantenernos atentos y, principalmente, para no sentir que la obligación de realizar el trabajo es algo negativo.

El ocio creativo tiene como objetivo proporcionarnos bienestar y relajación durante tareas que no son fáciles de llevar adelante.

Puedes seleccionar algunas actividades que te gusta hacer cuando tienes el día libre e incluirlas, en la medida de lo posible, en los momentos de pausa. Algunas ideas son:

  • Ver un capítulo de tu serie favorita;
  • Preparar una merienda diferente;
  • Leer un libro que no esté relacionado con tu trabajo;
  • Jugar a algún juego;
  • Conversar con amigos;
  • Dormir, o al menos acostarte y relajarte.

Recuerda que el secreto no está en usar una gran cantidad de tiempo para una tarea sino en saber aprovechar el tiempo para hacer que tu día sea más placentero.

¿Para quién está indicado el ocio creativo?

El ocio productivo es recomendado para todo aquel que tenga un día de trabajo intenso y que note que su productividad se ve afectada de manera directa a medida que pasa el tiempo. 

Como vimos a lo largo de este artículo, la cantidad de tiempo que les destines a las tareas o al ocio no es tan importante siempre y cuando hagas tus tareas diarias de la mejor forma posible. También es importante que prestes atención para no transformar el ocio creativo en una excusa para procrastinar tus tareas. En caso contrario, nada de todo esto tendrá sentido. 

Si después de conocer estas ideas todavía sientes que tu productividad se ve afectada, ¿qué tal aprender técnicas de productividad para hacer que tu trabajo se haga todavía mejor?

Nuestro sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.