Fechar Notificações

Não perca mais nada!

Ative as notificações do blog para ser avisado sempre que tiver conteúdo novo!

Fechar Newsletter

JUNTE-SE A MILHARES DE EMPREENDEDORES DIGITAIS!

Receba os melhores conteúdos para crescer seu negócio online.

Fechar Black Week Hotmart

Black Week Hotmart - Del 25/11 al 01/12. ¡Inscríbete y entérate de todas las ofertas especiales antes que los demás!

Quiero inscribirme

Todo lo que necesitas saber sobre las profesiones liberales

Todo lo que necesitas saber sobre las profesiones liberales

Los mejores consejos para quienes trabajan de forma autónoma en el mercado digital.

Las profesiones liberales son aquellas que permiten que las personas, con formación profesional o técnica para ello, trabajen bajo sus propias condiciones. Si quieres saber más al respecto, ¡quédate con nosotros!

Hablar sobre la elección de una carrera siempre ha sido tenso para quienes terminan el instituto. Pero, hoy en día, cambiar de área de actuación y realizarse en otro sector, convirtiéndose en un profesional liberal es mucho más común de lo que piensas.

En otras palabras: futuros profesionales, ¡no se preocupen!

El mercado laboral actual tiene muchas oportunidades para la cambiar de ruta si no has elegido la formación académica adecuada para lo que quieres hacer.

Y esto también es válido para quienes ya tienen algunos años de carrera a cuestas. Al fin y al cabo, nada es inmutable, ¿verdad?

Por supuesto que, si eres ingeniero y deseas actuar como abogado especializado en construcción, primero deberás hacer la carrera de Derecho y habilitarte como tal.

Esto se debe a que algunas profesiones están reguladas. Pero, en cuanto te hayas calificado, puedes combinar tus dos habilidades y convertirte en un profesional distinguido que todas las empresas querrán contratar.

En este punto, surgirá otra pregunta: ¿trabajar por tu cuenta y tener muchos clientes o aceptar un puesto en una empresa y serle fiel?

Hay algunas ventajas y desventajas en cada una de estas relaciones y muchas otras consideraciones al ingresar a un nuevo mercado como profesional liberal.

Teniendo en cuenta estas cuestiones, creamos este material muy completo para quienes desean buscar el éxito en este mercado. Aquí encontrarás:

  • Conceptos sobre esta modalidad de trabajo;
  • Regulaciones y algunas profesiones incluidas;
  • Ventajas y desventajas de las profesiones liberales;
  • Diferencias entre el profesional autónomo y el freelancer;
  • Trucos y consejos para optimizar tu desempeño en profesiones liberales;

Una cosa que debes tener en cuenta es que mientras te pones al día e innovas en tus actividades y relaciones profesionales, tendrás una buena posición competitiva en el mercado. Por lo tanto, buscar el éxito será parte de tu rutina.

Bueno, ¿vamos a conocer en detalle las profesiones liberales? ¡Síguenos!

¿Qué son las profesiones liberales?

Como dijimos antes, un profesional liberal es aquel que se graduó en un área específica, está legalmente calificado para poner su conocimiento en prácticas que requieren técnica y se rige por su propio estatuto.

En este caso, tiene total libertad para realizar sus funciones, garantizada por los principios normativos de la profesión. El tipo de vínculo laboral es indiferente en este sentido.

Es decir, quien trabaja en profesiones liberales no tiene relaciones de subordinación, y es totalmente responsable por los resultados que le entregará al contratista.

Está claro que cumplirá el objeto del contrato determinado por el contratista, pero utilizando su conocimiento.

Para que te quede claro, imagínate que una empresa contrata a un ingeniero de presupuestos para cotizar las cantidades que se necesitarán para la construcción de un edificio.

El objeto de la contratación es el presupuesto.

Si el contratista le pide que lo haga considerando la mejor relación calidad-precio, cumplirá con la solicitud, pero si se le pide que cobre en exceso sus cuentas, se negará teniendo en cuenta los principios y la ética de su profesión.

Tiene sentido, ¿verdad?

Por lo tanto, las profesiones liberales son muy importantes y pueden tener diferentes niveles (universitario, secundario o técnico) como requisito para que las actividades se realicen de acuerdo con la legislación de cada área. Estas, por cierto, son supervisadas por cuerpos llamados entidades de clase.

¿Qué son los consejos o entidades de clase?

Probablemente te has hecho esta pregunta porque querías saber cuál es el poder de las entidades de clase para supervisar las actividades de algunas personas, ¿verdad?

Pues, ¡vamos a ver!

Las entidades de clase o consejos son colectivos de la sociedad civil que buscan proteger y representar a sus asociados.

Cuando están debidamente registradas en el organismo público competente, pueden:

  • Representar a sus afiliados judicial, extrajudicial, administrativa y políticamente;
  • Defender los derechos y promover el debate público sobre los intereses de la categoría;
  • Emitir mejores prácticas para el ejercicio de actividades profesionales; entre otros.

¿Cómo funciona esto en la práctica?

Límites salariales para profesionales que ingresan al mercado, garantía de la obligatoriedad de profesionales calificados en funciones más estratégicas e, incluso, la presentación de leyes para votación que garanticen mejores pautas para el ejercicio de la profesión.

Las entidades también contrarrestan las amenazas que pueden perjudicar las actividades de sus asociados.

Por ejemplo, se puede denunciar a un profesional esteticista que esté aplicando productos y realizando procedimientos de dentistas estéticos.

Esta fuerza colectiva también puede revertirse cuando uno de sus asociados está bajo presión de otros profesionales e instituciones.

En este caso, después de evaluar la conducta correcta, la entidad se posiciona a favor y en defensa de su asociado.

Todo esto solo es posible después de la regulación del profesional liberal en su país, que aún proporciona otros derechos y deberes que debe cumplir.

¿Vamos a ver cuáles son?

¿Cuál es la regulación de las profesiones liberales?

Dado que hay diferentes entidades de clase, es importante comprender que cada clase tiene sus propias especificidades.

Mientras que algunas requieren que sus asociados realicen capacitación y pruebas, otras solo hacen sus registros y cobran cuotas.

Además de las pautas de la entidad de clase, también es importante la forma como el gobierno apoya y supervisa a dichos profesionales.

Como trabaja por su cuenta, para el gobierno o las empresas que lo contratan, debe funcionar como una empresa, que paga sus impuestos y actúa dentro de la ley.

¿Cuáles son las profesiones más comunes en este tipo de trabajo?

Entre las profesiones que se ajustan a esta dinámica, tenemos:

  • médicos;
  • veterinarios;
  • abogados;
  • fotógrafos;
  • periodistas;
  • contadores;
  • corredores de bienes inmuebles;
  • economistas;
  • ingenieros;
  • arquitectos;
  • psicólogos;
  • dentistas;
  • traductores e intérpretes, etc.

Algunas profesiones, como la medicina, por ejemplo, tienen entidades de clase específicas.

Sin embargo, otras profesiones sin asesoramiento específico terminan asociándose con las personas más cercanas a sus actividades para garantizar el fortalecimiento y la protección de sus actividades.

¿Hay alguna diferencia entre el profesional liberal y el autónomo?

Hay algunas diferencias entre estos dos tipos de profesionales y la formación obligatoria es una de ellas. Veamos otras consideraciones a continuación.

Formación específica

El profesional liberal debe, necesariamente, tener una formación específica para la ejecución de sus actividades, pero el autónomo, no.

Por lo tanto, un contador debe graduarse en su área y estar regularizado en su consejo.

Ya un Afiliado de productos digitales, no. Solo tiene que unirse a un programa de Afiliados, tener más de 18 años y desarrollar sus estrategias de ventas.

Vínculo laboral

Una persona que trabaja por cuenta propia no tiene una relación laboral con la empresa para la que presta servicios.

Quien trabaja con profesiones liberales puede tenerla o no, dependiendo del tipo de contrato establecido. Incluso puede prestar servicios en dos empresas o más.

Conocimiento vs Práctica

Para trabajar con profesiones liberales es necesario adquirir conocimientos que determinan las actividades y ejecuciones.

Debido a que los trabajadores autónomos no lo necesitan, generalmente, perfeccionan sus habilidades en la práctica y ganan dinero con sus talentos.

Esto puede verse fácilmente cuando se enumeran las actividades realizadas por autónomos, como decoradores de fiestas, profesionales de belleza, artesanos y cocineros.

Pero ¿qué pasa con los freelancers?, ¿dónde encajan?

Son profesionales, autónomos o liberales, que prestan servicios por demanda o por un tiempo determinado.

En este caso, algunas actividades requieren un título técnico, pero los requisitos de contratación los deciden la empresa o el cliente.

Además, el trabajo de un freelancer se puede realizar paralelo a otras funciones y actividades profesionales para obtener ingresos adicionales.

En resumen, los profesionales autónomos son personas que están trabajando por cuenta propia, sin necesitar una formación académica o técnica para ejercer su actividad.

Estos profesionales pueden constituir una persona jurídica o seguir siendo una persona física, manteniendo las reglas y limitaciones legales de cada situación, como el pago de impuestos, la declaración de la renta, etc.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de las profesiones liberales?

Cuando mencionamos las profesiones más comunes en este tipo de trabajo, vemos que muchas de ellas tienen un gran estatus en la sociedad, como médicos, ingenieros y abogados, ¿verdad?

Pero nuestra sociedad ya está inmersa en la tecnología y otras profesiones son tan valoradas como esas.

En otras palabras, existen algunas ventajas para ejercer tales profesiones, pero también desafíos que enfrentar. Veamos algunos de ellos.

Ventajas

Entre las ventajas de las profesiones liberales, podemos citar la falta de una jerarquía que determine la ejecución de las actividades o con qué clientes es necesario relacionarse.

Como dijimos al principio de este post, el profesional liberal seguirá las pautas de su contratación, como promover ahorros y recortes de costos. Pero, al realizar sus tareas, seguirá exclusivamente las técnicas y el conocimiento que lo capacitaron para ese proyecto.

También tiene horarios flexibles y la capacidad de trabajar con dos o más clientes simultáneamente.

Por supuesto, esto requerirá un mejor control de tiempo y programación, así como la elección de algunas tecnologías que puedan facilitar la gestión del tiempo.

Sin embargo, el profesional es libre para elegir qué trabajos quiere hacer y dónde desea trabajar, desde casa o en un coworking, por ejemplo.

Otra ventaja es que le pagan según lo que produce, sin limitar sus ganancias a un salario mensual fijo.

Para aquellas personas que se motivan por los retornos financieros para mejorar su desempeño, este modelo de trabajo es muy bueno y justo.

Desventajas

Sin embargo, el aumento de rendimiento también puede tener un lado malo, no por la capacidad técnica del profesional, sino por la estacionalidad del mercado.

Es decir, hasta cuando el profesional liberal es muy bueno y está disponible, la carga de trabajo no siempre será satisfactoria para rendirle todo lo que necesitaría o le gustaría.

Quien trabaja en profesiones liberales lo hace por su cuenta y riesgo. Eso significa que si se enferma, tiene un accidente o tiene que salir por cualquier motivo, no tendrá a nadie que lo reemplace sin verse perjudicado.

En diversos grados y situaciones, el profesional liberal también es responsable por su marketing personal y autopromoción.

Entonces, tiene que saber cómo administrar su marca, también llamada branding personal, atraer clientes, buscar referencias y oportunidades de trabajo hasta que su nombre se fortalezca.

Si vender tus servicios te parece desagradable, debes saber también que esto viene acompañado de tus obligaciones contables.

Hay que estar al día con los impuestos y hacer la Declaración de la Renta correctamente, utilizando una de las modalidades más complejas: el Libro Caja.

Pero, ¡no tienes que preocuparte! Nuestra intención no es desanimarte o hacer que renuncies a ejercer profesiones liberales en el mercado.

Si optimizas tu gestión personal e inviertes en ideas innovadoras, puedes construir una carrera exitosa.

¡Tenemos algunos consejos para ayudarte!

9 consejos para ejercer profesiones liberales exitosamente

Bueno, entonces el profesional liberal tiene a las entidades de clase para apoyarlo, pero para asegurar sus ingresos, tiene que luchar por sus clientes y negocios, ¿verdad?

Para ayudarte, reunimos aquí los mejores trucos de eficiencia y consejos para optimizar tu rendimiento en el mercado.

Índice
  1. Concéntrate en el aprendizaje continuo.
  2. Construye un buen networking
  3. Sé resiliente
  4. Elige un buen nicho para actuar
  5. Apuesta en tecnología para gestionar tus actividades
  6. Controla bien tus finanzas.
  7. Invierte en las redes sociales
  8. Busca una fuente de ingresos pasivos
  9. Tómate unas vacaciones regularmente y cuida tu salud

1. Concéntrate en el aprendizaje continuo.

¡Estudiar es necesario!

Para trabajar con profesiones liberales, el conocimiento técnico es uno de los elementos esenciales para ser contratado. Pero esto no garantiza todos los trabajos deseados y que se necesita realizar. Después de todo, también hay que enfrentar la competencia de otros profesionales calificados.

Por eso, estar en constante desarrollo, seguir las tendencias del mercado, especializarte, asistir a eventos, ferias y cursos en tu sector es fundamental.

Así, además de aumentar tu conocimiento, descubrir nuevas prácticas y tecnologías que se están empleando en tu sector, mantienes también una relación con otros players del mercado.

2. Construye un buen networking

Hablando de relaciones, es imposible no mencionar también la importancia de construir un buen networking con tus clientes, proveedores y socios.

Un arquitecto, por ejemplo, debe tener un buen ciclo de contacto con decoradores, ingenieros, paisajistas y otros profesionales relacionados con su campo para poder crear proyectos juntos.

Las conexiones profesionales con proveedores y socios también pueden brindar mejores tránsitos para la adquisición de materiales, descuentos por la frecuencia de compra en una misma tienda y mucho más.

También debe estar en contacto constante con los clientes atendidos o para los que está ejecutando algún proyecto, mostrando atención y responsabilidad por la satisfacción y los resultados.

Crear una buena imagen asegura que el profesional sea siempre recordado por sus clientes y, en consecuencia, sea elegido para proyectos futuros o recomendado a amigos, familiares o colegas del cliente.

3. Sé resiliente

La libertad de elegir los trabajos es muy buena, pero antes de hacerlo, quienes trabajan en profesiones liberales necesitan establecerse, posicionarse en el mercado, para que los clientes puedan comunicarse con ellos.

Por eso, se requiere un esfuerzo para atraer nuevos clientes, perseverancia para proponer trabajos y madurez para aceptar respuestas negativas.

¡El desánimo no forma parte de tus actividades!

Aunque en los primeros contratos el profesional liberal tenga que trabajar con valores menos atractivos, es necesario ver tales situaciones como inversiones en la construcción de su experiencia.

Ser resiliente también significa adaptarse y buscar alternativas a los problemas que se enfrentan.

Esto es una máxima en la rutina de los profesionales liberales, por lo que es muy importante no resistir a la presión y adaptarse al cambio.

4. Elige un buen nicho para actuar

La formación académica le da al profesional una gama de posibilidades de desempeño.

Un abogado puede trabajar en las esferas civil, laboral y fiscal, pero al especializarse en una de ellas, aumenta su conocimiento en el área y también su autoridad en el tema.

Por lo tanto, al elegir tu especialización, elige una en la que disfrutas trabajar, que te diferencia de tu competencia y tiene una buena demanda.

Es decir, además del conocimiento, también es importante invertir tus esfuerzos en un área que tenga potencial comercial.

5. Apuesta en tecnología para gestionar tus actividades

Para satisfacer a diferentes clientes y demandas con calidad y agilidad, es necesario apostar en soluciones y tecnologías que optimicen tus tareas.

Los teléfonos inteligentes con funcionalidad relacionada con tu trabajo, que utilizan aplicaciones de videoconferencia para acompañar y reunirte con tus clientes. Los sistemas de gestión de contratos y tareas también pueden ayudarte mucho y ahorrarte un tiempo valioso.

6. Controla bien tus finanzas.

Considerando que quienes se desempeñan en profesiones liberales son responsables por su rendimiento de ganancias, es común que haya meses en los se que gane más o menos.

Algunos profesionales también tienen un ciclo salarial diferenciado, como los abogados.

A menudo, trabajan en un caso durante varios meses, ganan en el tribunal de justicia, pero sus honorarios solo se pagan en su totalidad después de que el valor del caso se entrega al cliente, lo que puede llevar tiempo.

Para situaciones como esta, o incluso por la estacionalidad de algunas profesiones liberales, lo ideal es que el profesional tenga un buen control de sus finanzas, una reserva de emergencia para los meses más flojos y cree una inversión que garantice su jubilación.

Hemos visto que las profesiones liberales tienen una contribución específica en la Seguridad Social. Pero en la práctica, aunque pagan el valor máximo, es poco probable que la jubilación del Seguro Social les garantice un buen estilo de vida y comodidad a los profesionales de este ramo.

7. Invierte en las redes sociales

Las redes sociales te permiten hacer branding y mostrarles a tus contactos la calidad de tu servicio. El uso de hashtags para asociarte con tu público objetivo también puede ayudar a atraer nuevos clientes.

Las puedes gestionar para que sirvan como vitrina para mostrar la calidad de tus servicios. Por ejemplo, si eres diseñador gráfico o paisajista, publicar las fotos de tu trabajo puede ser un gran atractivo.

8. Busca una fuente de ingresos pasivos.

Otro consejo muy importante para tu control financiero es buscar formas de generar un ingreso pasivo.

Algunos profesionales, por ejemplo, buscan cursos de inversión en acciones para invertir su dinero y obtener rendimientos significativos a largo plazo. Sin embargo, esto requiere tiempo y control frecuente.

Otra forma muy válida es el emprendimiento digital. Puedes crear un curso o material en tu área y convertirlo en un producto digital. Con tu autoridad profesional, los resultados y la satisfacción pueden ser altos.

Pero, si la parte de la venta te preocupa, puedes adoptar plataformas que la promuevan a través de comisiones para tus Afiliados. En este caso, una parte del valor final de tu producto digital estará destinada a la persona que realizó la venta.

Lo interesante es que esto estimula las ventas de tu producto digital, haciendo que el volumen genere retornos financieros y te consolides en tu área.

¿Ya has considerado convertirte en un exitoso Productor digital en tu área y ofrecerles contenido a quienes están comenzando?

Puede ser una buena alternativa, además de garantizar que sigas trabajando con lo que te gusta.

 

9. Tómate unas vacaciones regularmente y cuida tu salud

Con la flexibilidad que ofrecen las profesiones liberales y el hecho de que los ingresos están directamente relacionados con el desempeño, a menudo quienes trabajan en esta área se olvidan de que no son máquinas.

¡No caigas en esta trampa! Tómate un tiempo y sal de vacaciones.

El descanso es fundamental para tu salud mental y física, por lo tanto, planifica tomarte unos días libres del trabajo.

Además, si tienes ingresos pasivos trabajando para ti, te será más fácil hacerlo.

¿Cuáles son las perspectivas para las profesiones liberales en el futuro?

El mercado digital es el destino de muchas profesiones liberales.

Los médicos están utilizando las redes sociales para captar nuevos pacientes, los contadores están creando canales de YouTube para educar a sus clientes y buscar nuevas oportunidades de servicio y más.

En resumen, además de comprender las características de una profesión liberal, cómo está regulada, qué ventajas se pueden disfrutar y qué desventajas hay que esquivar, también hace falta fomentar la innovación constante.

Con estos consejos, además de los conceptos básicos para los profesionales liberales, también hemos mencionado algunos trucos que pueden mejorar tus finanzas y, en consecuencia, el potencial para invertir en tus proyectos de vida.

Te has dado cuenta de que un profesional liberal debe estar en constante desarrollo, concentrado en ampliar sus horizontes y entrar en el mundo digital, ¿verdad?

También debe estar atento a las oportunidades, a menudo poco tradicionales, que se le presentan.

Para que estés mejor preparado para aprovechar estas oportunidades, descarga gratuitamente nuestro ebook sobre los 15 mejores segmentos para trabajar en Internet.

Nosso site utiliza cookies para melhorar sua experiência de navegação.