Cerrar

Cómo dar clases en línea: ¡una guía para empezar!

¿Ya has pensado en aumentar tus ingresos dando clases en línea? Lee esta guía y empieza hoy mismo a emprender por Internet con cursos online.

Imagen de un profesor en pie representando cómo dar clases en línea, frente a estudiantes sentados con sus dispositivos móviles.

Según el Foro Económico Mundial, la educación ha cambiado para siempre y no volverá a ser lo que era antes de la pandemia de COVID-19. Esto quiere decir que las clases en línea seguirán ocupando un lugar central en la formación de personas alrededor del mundo.

Esta tendencia confirma que dar clases en línea es rentable y que existe un mercado en constante crecimiento que puedes explorar. 

Si ya eres profesor o profesora, tienes como ventaja la práctica de dar clases, además del conocimiento. Pero, si aún no tienes experiencia, no te preocupes. Seguramente, también tienes mucho para entregar y, siguiendo buenos consejos, podrás estructurar tu contenido de forma estratégica y dinámica.

VIDEO | Profesor online: aprende a dar clases por internet | Hotmart Tips

262

¡Y estamos aquí para ayudarte! Preparamos un paso a paso para que descubras cómo empezar a dar clases en línea.

En este post vamos a contarte cuáles son los siete pasos principales para dar clases en línea.

Post index MenuÍndice
1. Define el contenido que vas a enseñar 2. Identifica el perfil de los estudiantes 3. Estructura tus clases 4. Elige el formato de la clase 5. Prepárate para dar lo mejor de ti 6. Graba tus clases 7. Pon tus clases en Internet
Volver al índice

No te preocupes, vamos a abordar cada uno de estos puntos y explicarte todo lo que necesitas saber. Y al final te dejaremos algunos consejos muy importantes para que entres al mercado EAD con el pie derecho (¡y con contenido de calidad!).

Pero, antes, te contaremos por qué vale la pena invertir en clases online. ¿Vamos?

¿Por qué apostar a las clases en línea?

Si aún estás en dudas, basta que pienses en tus propios hábitos de consumo de información. Cuando tienes alguna duda de cualquier tipo, ¿cuál es el primer lugar donde buscas información?

Si tu respuesta fue “Internet”, te habrás dado cuenta de que, sin dudas, el modo como las personas buscamos conocimiento se ha transformado significativamente en las últimas décadas. 

Basta observar el crecimiento de la compra de los cursos en línea, que vienen presentándose como una de las mejores opciones para aprender sobre cualquier tema.

VIDEO | Educación: ¿Cuál es el papel de las clases online en el futuro?

Y esto nos lleva a otra conclusión: es un momento excelente para considerar las clases virtuales, o EAD (educación a distancia), como una fuente de ingresos. Y sí, ¡es posible unir el amor por enseñar y la estabilidad financiera!

Uno de los grandes motivos para elegir trabajar con clases online es el hecho de que la enseñanza a distancia amplía el acceso a la educación. Esto quiere decir que muchas más personas pueden estudiar, por causa de algunos puntos:

  • Se puede elegir un curso sin importar el lugar donde estés. La tecnología permite que, por ejemplo, alguien en México pueda hacer un curso en España. 
  • Muchos cursos online tienen valores más accesibles que si fuesen presenciales, lo que amplía el público que los consumirá. 
  • Hay muchísimas más opciones de tipos de cursos. Pueden encontrarse desde los más tradicionales, hasta los más modernos, pasando por algunos de conocimiento técnico o muy específico. 
  • Dependiendo del curso, los estudiantes pueden programarse para ver las clases de acuerdo con su rutina, permitiendo que quienes trabajan, tienen familia a su cuidado u otros compromisos, puedan seguir estudiando.

Desde la perspectiva de los profesores también hay ventajas:

  • Para quienes trabajan de forma independiente, no tienen que invertir demasiado dinero en un espacio adecuado para recibir a muchos estudiantes. 
  • Es posible crear un excelente material educativo con un costo bajo de producción.
  • Si las clases son grabadas o producidas en material escrito, ahorrarán tiempo y energía que podrán invertir en crear más contenidos o en hacer un mejor seguimiento de sus estudiantes.
  • Pueden vender su contenido en todo el mundo.

Es decir que para ambos lados las clases en línea significan flexibilidad, autonomía y economía.

VIDEO | ¿Cuáles son las ventajas de dar Clases Online?

Cómo dar clases en línea

Definitivamente, dar clases en línea es un buen negocio, principalmente si ya has dado clases presenciales. Y, aunque el proceso de enseñar de forma virtual es un poquito diferente, no es nada difícil empezar. 

1. Define el contenido que vas a enseñar

Matemáticas, lengua, historia, geografía, biología y todas las materias tradicionales son ideales para enseñar por Internet. Pero, no es necesario que te limites al contenido escolar clásico.

¡Dar clases online significa vivir de tus pasiones! Y esto quiere decir que puedes explorar diversas áreas de conocimiento y abrir posibilidades que harán que tu trabajo sea mucho más atractivo y placentero.

Analiza los asuntos con los cuales tienes más afinidad y los que sabes que tienes facilidad para conversar cuando estás con otras personas. 

Si te has formado en Derecho, por ejemplo, pero sabes cuidar plantas como nadie y te la pasas estudiando sobre el tema, ¿por qué no dar clases en línea sobre ello?

Si enseñas Geografía, pero tienes un gran conocimiento sobre pintura en acuarela y te encanta pintar y ayudar a otras personas a explorar su lado artístico, tu curso online puede tener que ver con este asunto.

Otra opción es elegir temas más específicos de tu área. Piensa en alguien que estudia matemáticas y le encanta la economía. Una buena opción sería crear un curso sobre cómo ahorrar dinero e invertir mejor.

Escogiendo diferentes contenidos, puedes aprovechar mejor tus conocimientos. Pero, si optas por seguir enseñando lo que ya sueles hacer, seguramente tu contenido será muy completo y especializado. 

Y si nunca has enseñado, pero sabes hacer algo muy bien o conocer mucho sobre un asunto, también puedes enseñar. Todos tenemos una pasión y un tema que dominamos más. Por eso, usa tu imaginación y prepárate para dar clases de lo que realmente te gusta.

Cuando hayas analizado los mejores temas para tu curso en línea, es importante entender si la gente busca o no ese tipo de contenido en Internet. 

Para hacerlo, existen dos herramientas que pueden ayudarte:

Google Trends

Con Google Trends, podrás entender las principales tendencias y tu evolución a lo largo de un determinado periodo.

Basta con escribir términos relacionados con el tema de tu futuro curso para descubrir si las personas lo están buscando o hablando de él. También es posible comparar términos y ver cuál tiene más búsquedas.

Si quieres saber más sobre esta herramienta gratuita, lee nuestro post ¿Qué es y cómo usar Google Trends?.

Google Keyword Planner

El Planificador de Palabras Clave de Google es muy interesante porque muestra el volumen de búsquedas en de un término en Google.

También es importante analizar si hay mucha competencia en tu nicho de mercado hablando sobre el mismo asunto.

Si aún no has definido el tema de tus clases, te dejamos material que puede ayudarte a entenderlo mejor: Cómo elegir el nicho ideal para tu primer producto digital.

VIDEO | Nicho de Mercado: ¿Cómo diferenciarte de los demás?

2. Identifica el perfil de los estudiantes

Al igual que en el aula, tienes que conocer a tus alumnos para entender sus necesidades y deseos. En el mercado digital, este público objetivo se define como avatar o buyer persona.

¿Y cómo identificarlo?

¡Investigando! Tu intención es reconocer los hábitos y problemas en común que el público tiene, así como descubrir sus dolores y deseos. 

Si ya tienes alumnos, tu búsqueda puede ser más específica. Habla con ellos y entiende cómo tu curso online puede repercutir positivamente en sus vidas.

Otra forma es usar métodos de investigación cualitativa o cuantitativa, como una encuesta, y divulgarla en los canales en los que tus posibles estudiantes estarían, como redes sociales, WhatsApp o email. 

El resultado te servirá para identificar las principales necesidades de las personas y cuál es el mejor abordaje para tus clases. Esto te permitirá crear un material específico usando el lenguaje más apropiado.

3. Estructura tus clases

Estudiar online no puede ser una tarea agotadora. Internet es un canal de comunicación ágil. Por eso, prepara tu contenido en un formato que las personas sientan placer al leerlo o verlo.

Para esto, tienes que dividir tu curso de manera estratégica. Una excelente opción es separar los temas en tópicos, para que puedas presentar un material completo y fácil de consumir. La planificación también depende de la duración del curso. 

Reserva un espacio en tu material para que los alumnos puedan dejar sus dudas. Dependiendo de la plataforma EAD que elijas (veremos este punto más adelante), puede que tenga un área específica de comentarios. Y no te olvides de responder a todas las preguntas.

Otra opción interesante es hacer pruebas online para que el usuario vea lo que ha aprendido en tus clases. Puedes proporcionar materiales complementarios para quienes obtengan buenos resultados en las pruebas. Esto aumentará sus ganas de hacer las actividades.

Y para que tu curso tenga algo que lo diferencie del resto, presenta ejemplos prácticos. Esto ayudará a que los estudiantes absorban mejor el contenido.

4. Elige el formato de las clases

Es importante recordar que la interacción en el curso online es diferente del aula. Los alumnos no están presentes físicamente y en tiempo real.

La EAD modifica el modo como se interactúa en una clase online debido a la forma en que se establece la comunicación. Por eso, tienes la opción de elegir y probar diferentes técnicas de enseñanza y lenguajes.

¿Conoces ya los distintos formatos que puedes utilizar para tu contenido? Aquí te presentamos algunos de ellos:

  • Videoclases: es una excelente opción para que los alumnos se sientan más partícipes, dado que el formato de los videos es muy didáctico y el contenido se consume fácilmente.
  • Ebooks: son libros digitales que pueden leerse en varios dispositivos (ordenadores, tablets, móviles). Por eso, tu material será de fácil acceso.
  • Webinars: se parecen a las videoclases, pero son en vivo. Aparte de todas las ventajas de los videos, el profesor obtiene puede comunicarse en tiempo real con sus estudiantes y aclarar sus dudas. Esto aumenta el engagement del público.
  • Podcasts: son contenidos en formato de audio que pueden ser reproducidos en diversos dispositivos con gran facilidad.  

Pero no es necesario que elijas un solo formato para tu curso online. Además de poder combinar las estrategias, deberás probar y descubrir qué le gusta más a tu público y en qué formato te sientes más a gusto produciendo.

5. Prepárate para dar lo mejor de ti

En la escuela siempre hay clases que nos gustan más y otras menos. Y muchas veces depende, no solo del contenido, sino de la persona que lo está transmitiendo.

Para ser dar clases en línea atractivas es necesario tener una buena comunicación y postura. 

Si no tienes experiencia, puedes entrenar frente al espejo de la misma forma como hablarías frente a las cámaras. También puedes ensayar grabándote y analizando qué debes mejorar.

Recuerda ir directo al grano y no andar con rodeos para transmitir un contenido simple. Si es un asunto más complejo, pídele a otra persona que revise el material y te dé un feedback sobre cuánto ha entendido. 

6. Graba las clases

Este punto es específico para quienes están pensando en los videos como el mejor formato para sus clases en línea o en podcasts. 

En primer lugar, no es necesario contar con la ayuda de un videomaker o técnico de audio para grabar las clases. Puedes ejecutar esa tarea teniendo en manos un micrófono y una cámara, si es necesario.

La cámara puede ser la de tu móvil, siempre y cuando tenga una imagen con buena resolución. Y para micrófono, lo más recomendable es uno de solapa, para que el audio no tenga ruidos que interfieran en el aprendizaje de los estudiantes.

Todo o resto puede ser tranquilamente improvisado, como el lugar de la grabación y la iluminación.

Sobre este asunto, tenemos materiales completos que van a ayudarte en todo el proceso de captación e incluso en la edición de tus videos. Échales un vistazo:

¿Cómo grabar clases virtuales? Todo lo que necesitas saber para empezar

Ven a conocer los mejores equipos para grabar videos

¿Cómo hacer un buen video? Descubre los consejos de los expertos de Hotmart

Aprende a cortar videos y descubre 6 sitios para editar videos online

7. Pon tus clases en Internet

Una vez que hayas preparado todas tus clases, necesitarás un ambiente virtual para subirlas a Internet. Es decir que debes elegir una plataforma de EAD que hospede tu curso y ofrezca un ambiente de estudio de calidad para tus alumnos. 

Este tipo de plataforma se conoce como Sistema de Gestión de Aprendizaje o LMS (Learning Management System). Este sistema hospeda las clases y es importante que incluya herramientas de comunicación, entrega de contenido y evaluación, para facilitar el proceso de enseñanza y aprendizaje.

Existen opciones gratuitas como Hotmart Club, que ya cuenta con todas las soluciones necesarias para hospedar, comercializar y entregar tu curso. 

Como hemos comentado anteriormente, es interesante que dividas el contenido en módulos ordenados secuencialmente, que contengan todos los materiales y actividades del curso. 

La mayoría de los cursos en línea adoptan el modelo asincrónico. Esto significa que los estudiantes ven las clases y hacen las actividades cuando lo prefieran, sin necesidad de encontrarse con los profesores o colegas en un horario determinado.

Bonus: Consejos para que tus clases sean más interesantes

¿Ya tienes tu curso listo? Es hora de aprovechar los consejos extras que preparamos para que tus clases sean más atractivas para tus estudiantes.

Recuerda que cuanto más les gusten tus clases, mayores son las posibilidades de que tus alumnos se las recomienden a otras personas. 

Ponte en el lugar de los alumnos

La mayoría de las personas que participa en clases en línea está estudiando sola, en casa o en un espacio con conexión a Internet. Por eso, es muy importante que adaptes tu curso a esas situaciones.

Además, debes tener en cuenta que muchos de los estudiantes pueden ser personas que no tienen ningún conocimiento previo sobre el asunto y por eso, debes presentar el contenido de la forma más clara posible

Para tener una visión más imparcial, pídele a algunas personas de confianza que vean tus clases y evalúen si las entienden o no. Esas observaciones te ayudarán a hacer los ajustes necesarios.

Muéstrate como eres

Imagínate ver o escuchar una clase con alguien transmitiendo contenido de forma automática. Seguramente, perderías el interés e incluso la confianza en esa persona. ¿Verdad? Pues, tus alumnos también. 

Por eso, no tengas miedo de ser quien eres en tus clases. Habla de la misma forma que hablarías en un encuentro presencial, rompiendo la distancia que el mundo virtual puede imponer. A los estudiantes les gustará sentir que están en contacto con una persona empática y abierta.  

Incluso, si tu curso es en formato de ebook, escribe de una forma natural y crea tu propia identidad. Esto hará que los usuarios reconozcan tu contenido y confíen en ti.

Dedícale tiempo a los cursos online

Si das clases presenciales (aunque sea de forma virtual) apenas en una parte del día, puedes usar el resto de tu tiempo para preparar más contenido. Si trabajas en jornada integral, puedes usar un poco de tu tiempo libre para ir creando material grabado o escrito, que te ayudará a que tengas que gastar menos tiempo en la clase y puedas invertirlo en producir. 

A pesar de la dedicación y el trabajo que implica llevar adelante las clases en línea, intenta no convertir esta tarea en una obligación más en tu vida. Disfruta creando tus cursos digitales.

Y sobre todo, ¡dale real importancia a lo que vas a crear! Tu material será publicado y distribuido y esta será una nueva estrategia educativa en tu carrera que debe ser llevada adelante con dedicación.

Es importante saber que vas a emprender en un área nueva. Así que, piensa con una mente emprendedora.

  1. Escribe tus objetivos. Define qué quieres hacer y a quién quieres llegar con tu contenido online.
  2. Organiza tus horarios. Si tienes otra profesión, define bien el tiempo que te dedicarás a crear el curso digital. Pero, si trabajas apenas en casa, diferencia los tiempos de descanso y los de creación de material.
  3. Ten un plan de clases. Sigue un guion de lecciones para que tu material sea completo sin ser repetitivo.
  4. Actualízate. El mundo digital es rápido y exige que estemos estudiando constantemente. Tener un contenido innovador te hará destacarte del resto.
  5. Evita acumular tareas. Dejarlo todo para el día siguiente puede ser un problema. Divide tus tareas y mantén la planificación y el orden en el trabajo.

Ser profesor puede ser difícil. Pero, si elegiste esta profesión es porque amas lo que haces.

En cualquier trabajo es necesario adaptarse y darle tiempo a las nuevas rutinas. Inventar ideas, arriesgarse y cambiar puede darle un impulso a tu carrera profesional.

Quizás, al principio veas a los cursos digitales como un complemento a tus ingresos. Pero, poco a poco, notarás que esta será la principal actividad de tu vida profesional.

¡Lo más importante ahora es empezar!

Produce un contenido digital, promociónalo y distribúyelo.

Haz pruebas con un primer módulo, incluso si es gratis, solo para entender mejor al mercado. ¡Pero empieza a producir!

Con los resultados obtenidos en estas pruebas, puedes ver lo que funcionó con tu audiencia y lo que aún necesitas mejorar. Después del primer intento, seguramente encontrarás más fácil hacer otros productos digitales.

¿Todavía no sabes cómo empezar a preparar tu curso online? Entonces mira gratuitamente nuestras lecciones en el Desafío 30 Días, que enseña todos los pasos para crear tu curso en tan solo 1 mes.

¡Manos a la obra!

Este post fue originalmente publicado en abril de 2017 y actualizado para contener informaciones más completas y precisas.

Nuestro sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.