Cerrar Notificaciones

¡No te pierdas más nada!

¡Activa las notificaciones del blog para avisarte cuando hay un nuevo contenido!

Cerrar Newsletter

¡ÚNETE A MILES DE EMPRENDEDORES DIGITALES!

Recibe los mejores contenidos para hacer crecer tu negocio online

Cerrar Semana do YouTube

Data: 03/09 a 07/09

Aprenda técnicas para criar conteúdos que engajam e aumente a quantidade de seguidores de seu canal!

Inscreva-se

MVP: ¿qué es un producto mínimo viable y cómo crear el tuyo?

MVP: ¿qué es un producto mínimo viable y cómo crear el tuyo?

¡Comprende mejor el concepto de MVP y aprende cómo aplicarlo en tu negocio!

Una de las herramientas que merecen la atención de los Productores, sea de productos físicos o digitales, es el MVP, conocido en español como producto mínimo viable.

¡Entender este concepto y saber cómo aplicarlo en la práctica es fundamental para garantizarle una buena experiencia a tus clientes!

Para ello, te ofrecemos una guía completa destinada a que entiendas mejor todo lo referente al MVP. De esta manera, serás capaz de comprobar tus hipótesis y mejorar tu producto antes incluso del lanzamiento, ahorrando tiempo, dinero y esfuerzo.

¿Qué es MVP?

La abreviatura MVP proviene del Inglés y significa Minimum Viable Product, o en español, producto mínimo viable.

Cuando se trata del MVP no estamos hablando de un producto final, sino de un producto que posee todas las características básicas, es funcional y atiende los requisitos mínimos establecidos por el emprendedor.

En el escenario de las startups, esta estrategia permite a las empresas lanzar sus productos con el mínimo esfuerzo y desarrollo, para probar hipótesis, evaluar el mercado y la viabilidad de lanzamiento para un determinado público mayor.

Son tres las principales características de un producto mínimo viable:

  1. Posee valor para ser utilizado de forma inmediata por las personas;
  2. Logra atraer usuarios, aún en su fase inicial;
  3. Permite al Productor seguir los feedbacks que ayuden en la finalización del producto final.

¿Por qué es importante crear tu MVP?

La gran ventaja de crear un MVP es la posibilidad de probar hipótesis sin necesidad de gastar mucho dinero y esfuerzo.

El feedback recibido por los clientes que entran en contacto con el MVP sirve de parámetro para la realización de ajustes, que permiten ofrecer un producto o servicio más alineado a las expectativas del mercado y, consecuentemente, aumentar sus posibilidades de retorno financiero.

No siempre el feedback con respecto al producto será positivo. En todo caso, el emprendedor sale ganando, ya que tendrá tiempo para realizar ajustes o incluso repensar la fecha de lanzamiento del producto.

A pesar de ser más utilizado por empresas del ramo de tecnología, el concepto de MVP puede ser aprovechado por cualquier emprendedor, aplicándose tanto a los productos digitales como a los físicos.

¿Cómo hacer tu MVP?

Para que construyas tu propio MVP, te ofrecemos aquí un paso a paso, indicando todo lo que debe estar presente en el producto y cómo funciona su proceso de creación.

1. Define la propuesta de valor

La propuesta de valor está relacionada con el producto, más precisamente en su capacidad de atraer la atención de los consumidores. Es importante pensar en un MVP que sea útil, atractivo y, al mismo tiempo, viable, que pueda ser aprovechado por el público.

2. Establece plazos

Una de las principales características de un MVP es que tarda menos tiempo para ser creado.

La explicación es simple: en un mercado cada vez más competitivo, con ideas innovadoras surgiendo en todo momento, los emprendedores no pueden darse el lujo de perder oportunidades.

Con esto en mente te sugerimos que crees un calendario de acciones, desde la planificación hasta el lanzamiento de tu producto, y establezcas plazos posibles para la realización de cada una.

3. Define las funciones básicas del MVP

El momento de surgimiento del producto mínimo viable es la fase de idealización del producto. Si el emprendedor tiene una idea de negocio potencialmente rentable, es hora de partir para el desarrollo de su versión de pruebas.

Es importante resaltar que el MVP fue pensado para ser barato, práctico y construido en el menor tiempo posible. Por eso, es fundamental que trabajes para entregarle al público un producto mínimamente funcional, con sus características más básicas.

No sirve, por ejemplo, entregarle al cliente una rueda, indicando que el próximo paso de la empresa es producir un automóvil. La rueda, por sí sola, no corresponde a ninguna de las características básicas de un automóvil.

4. Reserva el presupuesto

En función de que no se trata de la versión final, el costo de desarrollo del MVP tiende a ser exponencialmente más bajo. El producto, sin embargo, debe corresponder a un mínimo de expectativas, ya que debe agradar al público.

Es decir, es importante desarrollar el MVP con el menor costo posible, pero sin renunciar al mínimo para que sea comercialmente viable.

Haz un inventario de todas las inversiones que serán necesarias para la creación de tu MVP, como gastos con material, mano de obra y distribución. A continuación, haz una proyección de cuántos productos necesitarás vender para recuperar el valor invertido.

5. Crea un canal específico de atención al cliente

A la hora de desarrollar el producto mínimo viable, es importante pensar estrategias para conocer su impacto. Un MVP que no puede captar feedbacks pierde por completo su propósito.

6. Prueba la respuesta del mercado

En un segundo momento, el producto mínimo viable debe estar disponible en el mercado. Pensando en ello, te daremos consejos sobre a quién enviarle tu MVP en los pasos que vienen.

La respuesta del mercado, es decir, el grado de interés de las personas en el producto, debe ser tenido muy en cuenta por el Productor, pues será determinante para validar si vale la pena invertir o no en tu idea.

7. Analiza los datos obtenidos

Por último, los datos obtenidos por medio de las pruebas deben ser analizados de forma cuidadosa y sistematizada.

Esto implica la interpretación de los feedbacks, el seguimiento de los accesos y el tiempo de permanencia en la página, entre otros factores que servirán de base para efectuar los ajustes en el producto antes de su lanzamiento.

¿A quién le tienes que enviar el MVP?

Una duda común entre los emprendedores se refiere al público del producto mínimo viable.

Como no se trata de la versión final de su producto, ¿a quién debe ser enviado?

La respuesta es simple: a todos aquellos que demuestren interés en la idea.

Existen en el mercado varios consumidores que demuestran engagement con productos en su fase final de creación.

Otros prefieren formar parte de un grupo exclusivo y tener acceso a las novedades antes de que sean lanzadas. Estos son los llamados beta tester, que están entre los que más contribuyen a la verificación de las hipótesis planteadas por el Productor.

No solo utilizan el producto, sino que también analizan sus características y peculiaridades, proporcionando información útil acerca del producto.

Por esa razón, busca usuarios que se relacionan contigo constantemente y demuestran interés real en tus productos. Ya sabes que ellos pueden estar en tu base de seguidores y listas de correo electrónico.

Otra sugerencia es compartir el MVP con amigos, familiares y clientes que ya conocen la marca. Estas personas tienden a querer probar el producto mínimo viable y, normalmente, tienen mucha apertura para hacer comentarios sinceros.

¿Cuánto puedes cobrar por el MVP?

Esta es una pregunta que demanda el análisis de cada caso.

En muchas situaciones, puede ser ventajoso para el emprendedor que el MVP sea utilizado por un grupo limitado de personas, sin ningún costo.

Esta estrategia se basa en la premisa de que el producto, habiendo sido construido de forma económica y con bajo desarrollo, no posee aún todas las características del producto final. El objetivo del MVP es pura y simplemente probar las hipótesis planteadas por el Productor.

En otro caso es posible cobrar por su uso.

La gran idea es establecer un valor muy por debajo de aquel que será cobrado por el producto final. De esta forma motivas a los consumidores a adquirir la versión de prueba del producto, por el ahorro y la exclusividad de ser los primeros en probarlo.

Aprende más sobre la fijación de precios con nuestro post: ¿Cómo fijar los precios de tus productos digitales?

Haz tu MVP y ahorra dinero

Como mostramos en este post, el MVP es una estrategia muy utilizada por emprendedores para verificar hipótesis relativas a un producto. Su uso permite el ajuste de detalles y la verificación de su viabilidad y aceptación por parte del mercado.

Los emprendedores que se valen de esta estrategia logran reducir costos y aprovechar lo mejor de sus productos. Entonces, vale la pena construir tu MVP para tener mejores resultados, sea con tus productos físicos o digitales.

¡Ahora sí! ¡Después de crear tu MVP y validar que la idea de tu producto es buena, ha llegado el momento de lanzarlo en el mercado!

Y para ayudarte aún más en este proceso, ¡lee nuestro texto con consejos estupendos para que puedas hacer un gran lanzamiento de producto!

Nuestro sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.