Fechar Notificações

Não perca mais nada!

Ative as notificações do blog para ser avisado sempre que tiver conteúdo novo!

Fechar Newsletter

JUNTE-SE A MILHARES DE EMPREENDEDORES DIGITAIS!

Receba os melhores conteúdos para crescer seu negócio online.

Fechar Black Week Hotmart

Black Week Hotmart - Del 25/11 al 01/12. ¡Inscríbete y entérate de todas las ofertas especiales antes que los demás!

Quiero inscribirme

¿Qué significa ser un emprendedor?

¿Qué significa ser un emprendedor?

Conoce las 13 principales características necesarias para ser dueño de tu propio negocio.

El emprendedor es aquella persona que ve, promueve y aprovecha las nuevas oportunidades en los negocios, arriesgando para poner en práctica sus sueños, planes e ideas.

Es común pensar que el emprendedor está vinculado solo a la creación de nuevos negocios, pero no es así.

Profesionales que se destacan en su trabajo por estar siempre en busca de las mejores y más innovadoras soluciones también pueden ser considerados emprendedores, incluso en empresas ya consolidadas.

El número de emprendedores en Latinoamérica está creciendo cada vez más. Esto puede ser notado a partir de las ideas estratégicas, creativas y que buscan entregar cada vez más valor al cliente que están en alza en el mercado.

¿Crees que tienes una buena idea que puedes compartir y aplicar, pero tienes dudas si se ajusta al perfil de un emprendedor?

Hoy vamos a mostrarte las 13 principales características que definen lo que es ser un emprendedor. Descubre cada una de ellas para asegurarte de que estás en el camino correcto:

Índice
  1. Estudiar siempre
  2. No dejarse vencer por el primer error
  3. Dale mucha atención a las oportunidades a tu alrededor
  4. Saber liderar
  5. Comprometerse con su negocio
  6. Trabajar con eficiencia y calidad
  7. Cultivar una buena comunicación
  8. No tener miedo de correr riesgos
  9. Aprender a establecer metas
  10. Trabaja con independencia
  11. Separar la vida personal de la profesional
  12. Tomar iniciativas
  13. Buscar siempre resultados

>> ¿Quieres ser dueño de tu propio negocio? Haz clic aquí y descubre nuestro post con 32 ideas para trabajar en casa

1. Estudiar siempre

Ser un emprendedor requiere una constante actualización con el fin de  obtener nuevas ideas y perfeccionar cada vez más las actividades, servicios y productos de tu negocio.

Siendo así, el profesional debe ser curioso y tener ganas de aprender siempre, pues es fundamental estudiar mucho para comprender el mercado, conocer los dolores y necesidades del público y ofrecer la mejor solución a estos problemas.

Principalmente hoy, cuando todo cambia y evoluciona con mucha rapidez, es esencial estar preparado para adaptarse e incorporar nuevas maneras de encarar la realidad dentro de los negocios.

2. No dejarse vencer por el primer error

Es raro encontrar profesionales que nunca cometieron un error en el trabajo. Si no puedes pensar en alguien, seguro que o no te enteraste del error o esa persona solo está repitiendo lo que ya existe por ahí.

Recuerda que estamos hablando de un profesional que defiende y estimula la innovación, la creatividad y el perfeccionamiento constante en el trabajo, lo que es casi imposible de que ocurra sin fallas.

El emprendedor debe estar preparado para afrontar los errores y aprender de ellos, para lograr mejoras en los próximos intentos.

A menudo, para realmente aprender lo que es ser un emprendedor es necesario intentarlo muchas veces antes de acertar, sobre todo cuando estás invirtiendo en algo nuevo, que no ha sido probado antes o aún no está suficientemente sólido en alguna área de actuación.

3. Dale mucha atención a las oportunidades a tu alrededor

Muchas personas dejan pasar oportunidades increíbles por no tener la capacidad de verlas.

En el entorno laboral, ya sea en la empresa en que trabajas o en tu propio negocio, es fácil sujetarse a las reglas y actividades cotidianas y terminar perdiendo la oportunidad de introducir nuevas maneras de pensar y actuar.

La mayoría de las personas, incluso, no sabe bien lo que es ser un emprendedor y, por eso, no identifica en sí las características que pueden ser usadas para perfeccionar su trabajo y mejorar los resultados.

Un emprendedor de éxito es aquel que logra ir más allá de lo esperado, darse cuenta de las oportunidades y usarlas a su favor.

Incluso en las adversidades, puede sobresalir a causa de su mente emprendedora, su pensamiento creativo y resiliente y por su capacidad de transformar las posibilidades que aparecen en algo real.

4. Saber liderar

No sirve de nada trazar todo el camino para hacer realidad un sueño si no sabes transmitir lo que piensas a otras personas que trabajan contigo.

Es imprescindible saber liderar un equipo y guiar un proyecto para ser un emprendedor.

Si has abierto tu propio negocio, necesitarás transmitir los valores, misión y pasión por lo que haces para que los demás empleados puedan tener el rendimiento esperado.

Si trabajas para otras personas, al llevar una idea emprendedora dentro de la empresa, también tendrás que saber liderar.

Debes tener las habilidades adecuadas para mostrar el potencial de lo que estás proponiendo y ayudar en la implantación de los cambios necesarios.

Es difícil hacer que las otras personas compren tu idea y vean las ventajas que puede traer para el negocio si no tienes esa capacidad de liderazgo.

5. Comprometerse con su negocio

Esta característica debe estar presente en todos los profesionales que desean el éxito, pero en los emprendedores es aún más importante.

El emprendedor es su propio jefe. Esto significa, la mayoría de las veces, que debe hacer su propio horario, organizar las actividades y gestionar a todos los empleados, principalmente al principio, cuando el equipo suele ser más pequeño.

En pocas palabras: si no se compromete de verdad con su negocio, no va a funcionar.

Ten en cuenta que una de las características que define lo que es ser un emprendedor es la capacidad de vivir ese propósito prácticamente 24 horas al día y todos los días.

Por supuesto que nadie es de hierro. Por eso, es fundamental separar un tiempo para otras actividades. Pero recuerda que el emprendedor necesita estar preparado para dedicarse al máximo a su negocio si desea alcanzar sus objetivos.

6. Trabajar con eficiencia y calidad

Aquí también estamos hablando de algo que no debe ser prioridad solo de quien emprende.

Sin embargo, si estás apostando todas tus fichas en tener un negocio propio, tendrás que trabajar de la mejor manera posible para obtener el resultado esperado.

Es importante recordar que serás el responsable de guiar a todas las demás personas involucradas en tu empresa para que tu idea funcione. ¡Entonces necesitas dar el ejemplo de eficiencia y calidad en el trabajo!

El emprendedor debe desempeñar sus funciones con excelencia y estar siempre en busca de perfeccionamiento, tanto personal como profesional. Solo así garantiza el éxito del negocio y transmite una imagen profesional a los demás.

7. Cultivar una buena comunicación

Quien se decide a emprender necesita saber expresarse muy bien. Tanto un negocio tradicional como digital exigen el uso adecuado de la lengua, claridad, empatía y paciencia.

La buena comunicación es importante para conversar con los trabajadores y lograr informar las reglas, dar orientaciones, inspirar y transmitir los valores que tu negocio prioriza.

Además, el emprendedor necesita atraer socios, hacer networking y divulgar su negocio, lo que no se puede hacer sin buenas habilidades de comunicación, ya sea oral o escrita.

Solo con la conversación con otras personas es que el profesional puede explicar los objetivos de su negocio y convencerlos del potencial que presenta.

8. No tener miedo de correr riesgos

Al hablar de emprendimiento, nos estamos refiriendo a un proceso que implica innovación y cambio, lo que exige mucho coraje y disposición para enfrentar nuevos desafíos.

El buen emprendedor es aquel que está listo para correr riesgos. Pero, por supuesto, esto no puede suceder de manera irresponsable y no planificada.

Necesitas tener la capacidad de calcular bien los riesgos que tu negocio puede enfrentar, de ese modo podrás decidir cuáles son los que pueden traer las mejores ganancias.

Así, al arriesgarte, sabrás exactamente lo que puede suceder si tu idea no funciona y estarás listo para corregir las fallas.

Además, una persona que se dispone a enfrentar riesgos en el ambiente de negocios tiene más probabilidades de probar algo nuevo y alcanzar un mercado poco explorado, aumentando la clientela y destacándose como autoridad en su área.

9. Saber establecer metas

Vamos a pensar en el siguiente ejemplo:

Has abierto una tienda de ropa hace 1 año y, al cierre del último mes, has decidido verificar si el negocio está siendo rentable y lo que puedes esperar para el año siguiente.

Si no has estipulado ninguna meta anteriormente, será difícil comprender en qué punto lograste superarte, donde puedes haber fallado y lo que necesita ser hecho para que tu negocio continúe creciendo o, por lo menos, se mantenga estable en el futuro.

Tus metas no necesitan ser rígidas e inmutables, principalmente al principio, cuando aún se tiene poco conocimiento del mercado. Sin embargo, es fundamental trabajar con ellas para saber a dónde quieres llegar y lograr trazar caminos más asertivos.

10. Trabajar con independencia

El emprendedor necesita confiar en sí mismo para lograr hacer un buen trabajo y encarar todos los desafíos de lo que significa qué es ser un emprendedor con todas las letras.

Cuando el profesional trabaja en una empresa grande, con varios compañeros, equipos y jefatura, es más fácil tener noción de cuáles son sus tareas, obligaciones y límites.

Además, el reconocimiento del buen trabajo es más visible, así como los feedbacks negativos.

Al abrir un negocio propio, quien emprende necesita tener una postura más independiente y proactiva, pues será la persona responsable de tomar las decisiones y lograr que todo fluya.

Por eso es tan importante creer en lo que haces, ya que transmites seguridad a los demás involucrados y te aseguras de que está haciendo su mejor.

11. Separar la vida personal de la profesional

Hablamos anteriormente que una de las características que define lo que es ser un emprendedor es la capacidad de dedicarse al máximo a su negocio.

Sin embargo, para que la vida profesional sea realmente productiva y positiva, es esencial que pueda separarla de su vida personal.

Esto no siempre es fácil, ya que la mayoría de los emprendedores acaba de trabajar los fines de semana y de noche. Pero asegúrate de organizarte lo mejor posible para poder asumir todo, sin perjudicar tu calidad de vida.

Una sugerencia es invertir en planificadores, agendas o aplicaciones, herramientas que  te ayudarán a controlar el tiempo y reservar espacio para todas las actividades del día.

Hacer actividades de ocio, encontrar familiares y amigos y dejar los negocios de lado para vivir otras experiencias son formas de descansar y renovar las energías para volver al trabajo.

Otra manera de evitar confusiones es separando también las finanzas. Mantener el dinero personal junto con los ingresos de los negocios dificulta el control de lo que entra y sale, lo que puede llevar a dificultades o dolores de cabeza más tarde.

12. Tomar iniciativas

Ser un emprendedor es saber que los resultados positivos no caen del cielo.

La persona que decide aventurarse en el emprendimiento necesita saber tomar iniciativas para transformar sus ideas en algo concreto y rentable.

Al final, el mercado ha dado cada vez más preferencia a las marcas que se arriesgan, traen novedades y presentan soluciones audaces y modernas.

Para dar cuenta de todo esto, necesitas tener proactividad y asertividad en tus decisiones.

Vale la pena recordarlo: tan solo una gran idea no es suficiente como clave para el éxito de un negocio. Es necesario luchar para alcanzar los objetivos y aprovechar cuando surgen las oportunidades.

13. Buscar siempre resultados

Muchas personas tienen miedo de trabajar prestándole atención a los números, pero para emprender es imprescindible tener los ojos puestos en los resultados.

Saber leer e interpretar las métricas de tu negocio es la manera más confiable de analizar cuáles son las acciones que están funcionando y lo que necesita más inversión o cambios.

Vamos a suponer que trabajas con clases online y necesitas saber qué formato de contenido prefiere tu público: videos o podcasts.

Puedes hacer una prueba, lanzando dos clases gratuitas en Internet, para ver lo que generará más engagement.

Después de hacer esto, tendrás que comprobar y comparar los resultados para saber lo que ha tenido mayor adhesión, qué tipo de público cada formato ha atraído y otras informaciones relevantes.

Sin una mirada crítica hacia los resultados, es difícil tener una visión detallada y real de tu negocio y de cómo es su aceptación en el mercado.

Comienza a emprender

Hay varias maneras de ser un emprendedor, pero en la actualidad es el emprendedor digital el que está atrayendo la atención de la mayoría de las personas.

La idea es básicamente la misma cuando damos respuesta a qué es ser un emprendedor: crear un negocio para vender productos o servicios.

Sin embargo, en el mercado digital, esto ocurre a través de Internet, sin la necesidad de un espacio físico.

Probablemente ya accedes blogs, sigues canales en YouTube, ya has hecho algún curso online o has comprado algo en e-commerces, ¿verdad?

¡Estos son algunos ejemplos de emprendimiento digital, pero las posibilidades son muchas!

¿Tienes interés, pero no sabes por dónde empezar? Para enterarte más del tema, lee nuestro post completo con el paso a paso para crear un negocio en Internet.

Nosso site utiliza cookies para melhorar sua experiência de navegação.