Cerrar Notificaciones

¡No te pierdas más nada!

¡Activa las notificaciones del blog para avisarte cuando hay un nuevo contenido!

Cerrar Newsletter

¡ÚNETE A MILES DE EMPRENDEDORES DIGITALES!

Recibe los mejores contenidos para hacer crecer tu negocio online

¿Cómo desarrollar tus relaciones interpersonales en 10 pasos?

¿Cómo desarrollar tus relaciones interpersonales en 10 pasos?

¡Descubre cómo puedes desarrollar esta habilidad y mejorar profesionalmente!

El primer paso para desarrollar tus relaciones interpersonales es dar y pedir feedbacks. ¿Quieres saber por qué y conocer otros pasos importantes? ¡Sigue leyendo!

¿Ya sabes qué son las relaciones interpersonales? Probablemente, si estuviste en algún tipo de organización, ya debes haber escuchado este término.

Las relaciones interpersonales son básicamente relaciones entre personas en diferentes contextos.

Y uno de los principales contextos en que este asunto sale a la luz es el ambiente corporativo, principalmente porque las relaciones en este espacio son complejas. Esto sucede porque las relaciones entre empleados y entre ellos y sus líderes tienen influencia directa sobre el trabajo.

En otras palabras, todo el mundo debe estar atento a sus relaciones profesionales, teniendo en cuenta tanto la calidad del trabajo como la evolución de la carrera.

Por lo tanto, cuando hablamos de relaciones interpersonales, nos referimos a saber relacionarse. Precisamente, se trata de la habilidad de relacionarse bien.

No tiene nada que ver con personalidad ni con características personales. En realidad, es una aptitud que puede ser trabajada y mejorada por todos.

A continuación, vamos a mostrarte un poco más sobre las relaciones interpersonales en el trabajo y cuáles son los pasos que puedes seguir para mejorar las tuyas. ¿Comenzamos?

Relaciones interpersonales en el trabajo

Ya sea en el ambiente corporativo (trabajo en equipo) o en las relaciones con clientes, para convivir bien y sin problemas, hay que saber cómo tratar a las personas.

Las relaciones interpersonales funcionan como un tipo de juego en el trabajo, en el que si no tienes cuidado con las reglas, o si te equivocas en una jugada, tu desarrollo puede ser perjudicado.

Además, la empresa también sale perjudicada, pues los problemas de relaciones influyen en el clima organizacional y obstaculizan el buen progreso de los negocios.

Por lo tanto, todo profesional debe tener en mente la importancia de cuidar las relaciones profesionales en función de su carrera y de su propia experiencia dentro de la empresa.

Cuando hay buenas relaciones en el ambiente de trabajo, las personas se sienten más felices y motivadas.

Pero, sabemos que no es tan fácil mantener las relaciones siempre positivas, porque el ambiente corporativo es muy competitivo. Además, cada persona que está allí tiene diferentes experiencias y particularidades.

Entonces, como dijimos, saber mantener buenas relaciones no es 100 % natural. Es como un juego en el que quien quiere continuar jugando y ganar, tiene que esforzarse para lograrlo.

Felizmente, este esfuerzo vale la pena y trae resultados positivos, ¡mira qué bien!

La importancia de las buenas relaciones interpersonales para tu vida profesional:

  • convives mejor con tus colegas de trabajo;
  • te sientes más motivado;
  • tendrás con quien contar si necesitas ayuda;
  • tu desempeño mejora;
  • tienes más posibilidades de crecer en tu carrera;
  • probablemente serás más admirado profesionalmente.

Por otro lado, las empresas también se benefician mucho cuando hay buenas relaciones interpersonales entre empleados, líderes, clientes y proveedores.

Por lo tanto, para ellas, es importante incentivar y promover integraciones para generar resultados positivos para el negocio.

Algunas ventajas de las buenas relaciones interpersonales para las empresas:

  • mejora el clima organizacional;
  • mayor productividad de los empleados;
  • menor rotación de los empleados;
  • clientes más satisfechos;
  • mayor rentabilidad del negocio.

10 pasos para desarrollar tu habilidad en las relaciones interpersonales

Bueno, a esta altura ya debes haber entendido exactamente qué son las relaciones interpersonales y su importancia en el ambiente de trabajo.

Ahora, vamos a mostrarte, paso a paso, cómo desarrollar esta habilidad.

Puede ser que solo necesites algunas sugerencias. Entonces, identifica y pon en práctica lo que más necesites trabajar con el fin de alcanzar la habilidad de establecer relaciones.

1- Crea una cultura de feedbacks

La cultura de feedbacks constantes es una excelente forma de desarrollarse en el trabajo y estimular la comunicación con el equipo.

Al dar y pedir feedbacks, les muestras a tus colegas de trabajo tu interés en la relación. Dar feedbacks evidencia que quieres ayudar, pedirlos, que la opinión del otro es importante para ti.

Son tienes ventajas, ¿verdad?

2- Aprende a manejar las diferencias

No se puede negar que vivimos en un mundo con mucha diversidad, hay gente de todos los tipos y personalidades, todo puede cambiar según la persona. Y eso es muy bueno: la diversidad hace el ambiente de trabajo un lugar mejor, más innovador y creativo.

A pesar de eso, puede ser que no estemos acostumbrados a convivir con personas muy diferentes. Pero, no te preocupes, es algo en lo que se puede trabajar.

Para tener una convivencia mejor con tus colegas, tienes que estar dispuesto a abrir tu mente y a aprender a convivir con la diversidad.

Eso te va a ayudar a tener buenas relaciones interpersonales y también va a mejorar tu día a día.

Además, también vas a ver que puedes aprender mucho con las experiencias de personas diferentes, y esto es bueno para desarrollar tu inteligencia cognitiva.

3- Sé resiliente

La resiliencia, en el sentido profesional, significa saber adaptarse a cambios y adversidades del día a día. Es decir, para tener mejores relaciones en el trabajo, también es necesario ser flexible en el caso de que algo no salga bien.

Un ejemplo de una situación típica: te dedicas a un proyecto que necesita ser aprobado por un equipo y, después de aprobado, surge una situación adversa y te piden que hagas de nuevo lo que ya habías terminado.

Dan ganas de insultar a todo el mundo, y es aquí que entra la resiliencia. Ten un poco de paciencia mezclada con sabiduría, trata de entender qué pasó y comunícate con el equipo para buscar soluciones en conjunto.

No es nada fácil, pero con mucha práctica y fuerza de voluntad, lo transformas en algo natural.

Sin embargo, no confundas ser resiliente con aceptar cualquier cosa, hasta injusticias. Esta es otra cuestión, por eso la sabiduría de intentar entender el porqué de la adversidad es un punto clave de la resiliencia.

4- Pide ayuda y sé servicial

Puede parecer tonto, pero pedir ayuda refuerza las relaciones interpersonales en el ambiente de trabajo.

Si sabes que alguien es un experto en alguna cosa sobre la que tienes dudas o quieres aprender, habla con esta persona.

Esa actitud acerca a las personas, porque en el trabajo no tenemos mucho contacto con la vida personal de cada uno, entonces resulta difícil comenzar una conversación. Pedir ayuda puede ser una excelente manera de acercarse a alguien.

Ser servicial viene más o menos por este camino. Es una forma de mostrar que estás allí para ayudar a los demás y que te importa el trabajo en equipo. Además de ser también una estrategia de aproximación muy buena.

5- Apuesta en la comunicación no violenta

Muchas veces no nos damos cuenta, pero la forma de comunicarnos con los demás puede sonar violenta.

Este descuido es terrible y destruye relaciones de trabajo que deberían ser buenas.

Por lo tanto, estar consciente de cómo te comunicas es extremadamente importante para las buenas relaciones interpersonales.

Para descubrir si tienes una forma de comunicación violenta, comienza a observar la forma como hablas con las personas.

Si percibes problemas como falta claridad, imposición, orden y juicios, intenta aplicar estas sugerencias para comenzar a practicar la comunicación no violenta:

  • haz observaciones en vez de juicios;
  • expresa tus sentimientos;
  • expresa motivos y necesidades;
  • pide en vez de ordenar.

De esta forma, tu comunicación será más efectiva, generosa y empática. Consecuentemente, tendrás mejores relaciones con tus colegas de trabajo.

6- Permanece abierto a la interacción

Aunque seas una persona más introvertida, no dejes que esta característica dificulte tus relaciones interpersonales.

Puede parecer difícil, pero es muy simple. Intenta no aislarte y mantente abierto a la interacción, es decir, conversa cuando se acerquen a hablar contigo.

Comienza con un simple “buen día” y una despedida general. Con el tiempo crea el hábito de hacer interacciones diarias y constantes con el fin de fortalecer las relaciones.

7- Evita conflictos

Ok, problemas, desacuerdos y asuntos sin salida siempre van a surgir. Pero, ten cuidado para que situaciones así no dificulten las buenas relaciones.

Respira hondo y piensa bien antes de decir algo cuando estés enojado. Recuerda siempre tu objetivo mayor: tener un ambiente de buena convivencia en el trabajo.

8- No lleves los problemas personales para el ambiente de trabajo

¡Esta es clásica! Todos pasamos por días de lucha, ¿no es verdad?

Sin embargo, lo ideal es que no dejes que problemas que no son del trabajo afecten tus relaciones profesionales.

Por lo tanto, intenta no llevar los problemas personales al trabajo para no acabar desquitándote con alguien que no tiene nada que ver con la situación que enfrentas.

Si lo necesitas, tómate el día libre o avisa a tus colegas que no tienes un buen día.

9- Aprende a perdonar

Por más que el conflicto ya exista, hay una salida.

Perdonar es el camino para restablecer relaciones y mostrar que luchas por una buena convivencia en el ambiente de trabajo.

Entonces, piensa en el momento de perdonar y también de pedir perdón en nombre de las buenas relaciones interpersonales.

10- Conócete a ti mismo

Por último, pero no menos importante, tenemos el autoconocimiento. Un paso muy importante para saber relacionarse bien.

Hablamos sobre relaciones interpersonales aquí, pero tan importante como esto son también las relaciones intrapersonales, que son, básicamente, conocerse a uno mismo.

Tu relación con los demás es parte de quien eres. Entonces, nada más justo que desarrollar tu autoconocimiento para perfeccionar las relaciones externas.

Ya que estamos hablando de esto, una forma de alcanzar un buen autoconocimiento es la autoevaluación. Por eso, te dejamos 7 consejos para hacer una autoevaluación e impulsar tu desarrollo profesional. ¡Échales un vistazo!

Nuestro sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.