Cerrar Notificaciones

¡No te pierdas más nada!

¡Activa las notificaciones del blog para avisarte cuando hay un nuevo contenido!

Cerrar Newsletter

¡ÚNETE A MILES DE EMPRENDEDORES DIGITALES!

Recibe los mejores contenidos para hacer crecer tu negocio online

Cerrar Seminarios online y gratuitos del 21 al 25 de octubre

Seminarios online y gratuitos del 21 al 25 de octubre

¡Regístrate!

¿Qué es la resiliencia y cómo aplicar este concepto?

¿Qué es la resiliencia y cómo aplicar este concepto?

Echa un vistazo a estos 5 consejos para ser una persona resiliente en tu día a día.

A medida que el mercado laboral evoluciona, también aumentan las exigencias de desempeño de los profesionales. Teniendo en cuenta esto, seguramente has oído hablar de la resiliencia, pero ¿estás seguro de saber qué significa esto?

El término suele ser usado para referirse a una característica deseable de los profesionales en diversos campos. Sin embargo, también representa una habilidad que ayuda a mantener el equilibrio de la salud mental en situaciones complicadas.

Así, se puede decir que la resiliencia es algo positivo tanto para el aspecto profesional como para evitar el riesgo de problemas de salud, como el Síndrome de Burnout. Al final, si los desafíos se vuelven cada vez más complicados, necesitamos siempre estar preparados para enfrentarlos.

¿Te has preguntado alguna vez qué es y cómo tener más capacidad de resiliencia? Echa un vistazo en el resto del artículo para comprender mejor el significado de esta palabra y cómo aplicarla a tu vida cotidiana.

Comprende qué es la resiliencia

El concepto de resiliencia proviene del área de la física, en referencia a la propiedad que algunos cuerpos tienen de volver a su forma original después de la deformación. En el ámbito profesional, la palabra ha sido utilizada para referirse a la capacidad de adaptarse a los cambios y a las adversidades diarias.

Las dificultades forman parte de la vida personal y profesional. El secreto del éxito es no evitarlas por completo, ya que esto es imposible. De hecho, la forma correcta es aprender a convivir con ellas y especialmente a manejar tus emociones al enfrentarlas.

La necesidad de mejorar la resiliencia al realizar las tareas laborales es cada vez más clara, ya que la mayoría de las áreas de actuación se han vuelto altamente competitivas y cargadas de presión. Los profesionales se encuentran en una constante competencia por el desempeño, y no todos pueden administrarlo de la mejor manera.

5 consejos para convertirte en alguien resiliente

Como ya debe haber quedado bastante claro, la resiliencia es un rasgo muy valioso en el entorno corporativo. Al fin y al cabo, representa a un profesional que no se deja afectar por las dificultades y puede entregar un buen desempeño al vencer las barreras que se le presentan.

¿Estás queriendo convertirte en alguien con capacidad de resiliencia? Aprovecha los siguientes consejos para aplicar esta idea a tu vida diaria.

1. Comprende bien tus capacidades

Un profesional que no tiene confianza en sus propias habilidades tendrá muchas dificultades para desarrollar la capacidad de resiliencia. Ante cualquier barrera, no tendrá donde apoyarse para enfrentar este desafío.

Una forma de trabajar esta habilidad es saber muy bien lo que puedes hacer bien. Dirige tu mirada a tu trabajo y observa los momentos en que has tenido éxito y un buen reconocimiento.

Siempre que surgen nuevos desafíos, puedes recordar este historial positivo y ganar más confianza para enfrentarlos.

2. Construye relaciones saludables

Nadie es una isla, ya que las personas dependen naturalmente unas de otras. Por lo tanto, para trabajar tu resiliencia necesitas construir una red de relaciones, preferiblemente con aquellos que hacen una contribución positiva a tu vida.

Estas personas pueden servir como un refugio seguro en situaciones difíciles. El camino de la resiliencia también implica contar con otros para hacer frente a las dificultades que surgen en tu vida diaria.

Recuerda que estas relaciones deben ser caminos de ida y vuelta. Es decir, al igual que otros están a tu disposición para ayudarte, tú también debes tener esta actitud con ellos.

3. Busca ver el lado positivo

La resiliencia actúa como un escudo contra las adversidades, y su fuerza se basa en la capacidad de ver el lado positivo de las situaciones.

Esto es algo muy difícil de hacer al principio, especialmente si eres una persona más negativa. Sin embargo, como cualquier ejercicio, requiere compromiso y constancia para empezar a mostrar signos de progreso.

Una manera simple de hacer esto es crear un diario en el que puedas escribir todas las cosas positivas que sucedieron en el día, por más pequeñas que sean. Con el tiempo, te resultará más fácil ver el lado positivo de las cosas.

4. Prepara planes de contingencia

Muchas personas son naturalmente contrarias al cambio. Esto generalmente se debe a que no están seguras de lo que harán. En este caso, la solución es simple: solo tienes que crear el hábito de hacer planes de contingencia para los casos más probables.

Esto requiere ejercitar la creatividad no solo para pensar en escenarios hipotéticos, sino también para diseñar los planes correctos para enfrentarlos. Una excelente manera de hacer esto es observar los hechos más frecuentes que suelen dañan tu psicológico.

Por ejemplo, si un profesional de ventas está constantemente en dificultades para tratar con clientes que abandonan la oferta en el último minuto, claramente hay que hacer algo. Una posibilidad es elaborar un plan enfocado en cómo actuar en estos momentos para que el problema ya no sea una sorpresa.

5. Aprende con cada crisis enfrentada

El proceso de resiliencia es continuo, no definitivo. Tu objetivo debe es ser cada vez más fuerte para poder hacerle frente a situaciones cada vez más grandes, y el aprendizaje es fundamental para este proceso.

Considera las dificultades que has enfrentado en el pasado y siempre trata de sacarle una lección. Intenta ver cuales de las tomas de decisiones te llevaron a ellas y cómo has manejado todo esto. 

El aprendizaje de este ejercicio te ayudará a enfrentar mejores situaciones equivalentes en el futuro, aumentando tu capacidad de resiliencia y, por lo tanto, tu capacidad de recuperación.

Empieza a aplicar la resiliencia tu vida diaria 

Ahora que ya conoces la definición de resiliencia y comprendes tu valor para tu vida y tus negocios, puedes empezar a buscar formas de aplicarla a tu vida diaria. Aprovecha los consejos de este artículo para que puedas aprender por dónde empezar y mantenerte en el camino de pleno perfeccionamiento.

Además, recuerda que la capacidad de resiliencia solamente se puede lograr si tu salud mental está en equilibrio. Si el proceso se vuelve demasiado difícil, no dudes en buscar la ayuda de un profesional.

La resiliencia es una herramienta fundamental para tu éxito profesional. Y otro ingrediente que necesitas para esto es sentirte bien en el entorno donde desarrollas tus actividades. Así que aprovecha para ver los ¡10 consejos que hemos reservado para que alcances la calidad de vida en el trabajo!

Nuestro sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.