Cerrar Notificaciones

¡No te pierdas más nada!

¡Activa las notificaciones del blog para avisarte cuando hay un nuevo contenido!

Cerrar Newsletter

¡ÚNETE A MILES DE EMPRENDEDORES DIGITALES!

Recibe los mejores contenidos para hacer crecer tu negocio online

Conoce cómo funciona la metodología Six Sigma

Conoce cómo funciona la metodología Six Sigma

¿Qué te parece usar la técnica Six Sigma para garantizar la calidad de los productos de tu marca? Descubre cómo.

La metodología Six Sigma — o Seis Sigma — se basa en varias teorías de gestión de tareas. Busca implementar acciones para hacer que los procesos sean más eficientes y económicos, así como garantizar el mantenimiento de la calidad del producto que ofrece la marca.

Esta forma de organizar los procesos empezó a implementarse dentro de Motorola a principios de la década de 1980. En la época, la compañía quería reducir en 10 veces la cantidad de fallas del producto durante un período de 5 años.

La teoría se centra en la satisfacción del cliente a través de la reducción de errores de proceso. La estrategia debe estar bien planificada y centrarse en reducir los costos y aumentar la competitividad, con el objetivo de obtener resultados a mediano y largo plazo.

Si deseas saber más sobre esta metodología y cómo puede ayudarte en la administración de tu negocio, ¡sigue leyendo el texto!

Al fin y al cabo, ¿qué es Six Sigma?

La letra sigma (Σ) forma parte del alfabeto griego y se la utiliza para representar la medición de variables estadísticas.

Al aplicar esta metodología a la gestión de la marca, esta se refiere a la frecuencia con la que ciertos procesos se alejan de la perfección y consumen más recursos de los necesarios. Por lo tanto, sigma trata de la ocurrencia de defectos dentro de una serie de oportunidades.

En la década de 1920, el ingeniero Walter Andrew Shewhart definió que un proceso que presentase una variación mayor a tres sigmas necesitaría ser corregido.

Años más tarde, en la década de 1980, un equipo de ingenieros de Motorola descubrió que estos números no alcanzaban los niveles de calidad. Como resultado, los niveles de oportunidades analizados aumentaron las cifras en millones.

Por lo tanto, al transformar esta definición en números, el objetivo de la metodología es corregir los procesos hasta que el servicio o producto esté el 99,9997 % libre de defectos. Eso significa un límite de solo 3,4 defectos por millón de oportunidades.

Esta teoría consta de tres elementos claves: clientes, procesos y empleados. Y se puede aplicar en múltiples sectores, desde los números de producción dentro de una fábrica, hasta plazos de entrega al cliente en una central de llamadas.

Sin embargo, alcanzar este nivel de calidad requiere una serie de cambios en los procesos y en el equipo de gestión de la marca. Además, la transformación del medio ambiente lleva algo de tiempo y los profesionales necesitan ser capacitados.

¿Cuáles son los beneficios de Six Sigma para un negocio?

Para mantener una marca competitiva en el mercado se requiere mucho esfuerzo e inversión. Alcanzar este nivel de excelencia no es tan simple, pero la metodología tiene varios beneficios para la gestión de un negocio. Echa un vistazo en algunos de ellos:

  • mejora de la eficiencia de procesos internos;
  • medición de la evolución del negocio;
  • reducción en los costos de producción;
  • eliminación de pérdidas;
  • mejora en el servicio entregue al cliente;
  • clasificación de metas para todos los sectores;
  • ejecución de acciones estratégicas.

La metodología ofrece numerosos beneficios, pero por otro lado, un error en su implementación puede conducirte a fracasos. Por ejemplo, si el programa no tiene métodos bien definidos y estandarizados, los costos pueden ser más altos de lo esperado o el tiempo de ejecución puede exceder el límite previsto.

Por lo tanto, es importante tener un conocimiento técnico de la metodología. Es posible hacer los cursos y convertirte en un profesional con alguna certificación Six Sigma, por ejemplo, White Belt, Green Belt o Black Belt, dependiendo de la profundidad y la amplitud de los conocimientos técnicos.

¿Cuáles son las etapas de Six Sigma?

Six Sigma es de gran importancia en los procesos de planificación y gestión. Al final, su implementación tiene como objetivo proporcionar una comprensión de las necesidades del cliente, utilizando datos y análisis estadísticos para mejorar y reinventar procesos.

Esta metodología se puede dividir en 5 etapas: definición, medición, análisis, mejora y control. Conoce mejor a cada una de ellas:

  • definición — en esta etapa, se determinan las principales necesidades comerciales, los objetivos reales y los puntos más importantes de calidad en los procesos;
  • medición: esta fase es responsable de medir y determinar las necesidades de la empresa y del cliente, convirtiendo los datos en números;
  • análisis: todos los datos mapeados se analizarán aquí para encontrar los posibles orígenes de los problemas, identificando también las posibilidades de corregirlos;
  • mejora – en esta etapa, los procesos comienzan a modificarse y optimizarse con las soluciones definidas en los pasos anteriores;
  • control: en la fase de control, debe haber un seguimiento del desempeño del proceso, apuntando a nuevas mejoras.
  • Por lo tanto, la metodología debe verse no solo como una forma de controlar la calidad y proponer fórmulas estadísticas, sino también impulsar el liderazgo y proporcionar herramientas para resolver los problemas más difíciles.

¿Cómo implementar Six Sigma en un negocio?

Debido al hecho de que Six Sigma es una herramienta completa, se puede utilizar en todos los procesos, desde la ejecución hasta la entrega de cualquier producto o servicio. Su implementación se puede dividir en 3 etapas: desarrollo, ejecución y finalización del proyecto.

1. Desarrollo

En el desarrollo del proyecto, es necesario establecer objetivos para cada actividad y proponer mejoras en la organización. Estos objetivos formarán parte de los nuevos objetivos estratégicos de la marca. También es importante medir y analizar siempre los procesos, porque solo así será posible identificar los puntos críticos.

La diferencia entre Six Sigma y otras metodologías es que Six Sigma propone cambios a través de cálculos matemáticos y análisis estadísticos. Por eso es importante documentar todo el proceso interno.

2. Ejecución

Durante la ejecución del proyecto, es posible identificar fallas. Es en este momento, cuando los procesos están en funcionamiento, que los gerentes pueden evaluar de cerca lo que funciona o no en cada situación, ajustando lo que se necesita.

3. Finalización

Finalmente, en la etapa de finalización, será la hora de evaluar si la metodología Six Sigma está, de hecho, ofreciendo resultados positivos para el negocio. Por lo tanto, el monitoreo constante y los cálculos serán esenciales para alcanzar la excelencia.

Sin embargo, es importante comprender que la implementación de Six Sigma debe centrarse en resolver un problema a la vez. Al final, al intentar implementar la metodología en todos los procesos, terminarás perdiendo tiempo y dinero.

¿Qué metodologías ayudan en la gestión?

El área de administración cuenta con varias metodologías que ayudan a mejorar la organización en el ambiente de trabajo. Además del método Six Sigma, puedes usar la matriz de GUT, el análisis SWOT y la definición de buyer persona para optimizar los procesos internos de tu negocio.

Como has visto en este artículo, la metodología Six Sigma es una teoría administrativa enfocada en eliminar errores, desperdicios y repetición del trabajo. Debe ser implementada gradualmente y por profesionales capacitados, asegurando así los buenos resultados.

¿Te ha gustado este contenido? ¿Quieres más consejos sobre cómo mejorar la gestión del ambiente de trabajo? Entonces, echa un vistazo en cómo motivar a un equipo de trabajo.

Nuestro sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.