Cerrar Notificaciones

¡No te pierdas más nada!

¡Activa las notificaciones del blog para avisarte cuando hay un nuevo contenido!

Cerrar Newsletter

¡ÚNETE A MILES DE EMPRENDEDORES DIGITALES!

Recibe los mejores contenidos para hacer crecer tu negocio online

Cerrar Minicurso Hotmart

Você é professor?

Já tem conteúdo para ensinar?

Comece 2019 com o pé direito e sendo dono de seu próprio negócio.

Aprenda a criar seu curso online de forma gratuita.

QUERO ACESSAR O MINICURSO
Cerrar Hotmart Start

¡Hotmart ha llegado a México y queremos encontrarnos contigo en un momento increíble!

México ¡Me interesa!

¿Qué es el video marketing?

¿Qué es el video marketing?

Descubre si es realmente interesante usar videos para promocionar tu negocio.

No es raro encontrarnos con abordajes sobre video marketing como una estrategia aparte, pero cualquier vídeo en marketing digital, marketing de contenidos, anuncio o en un embudo de ventas es de video marketing. Así de simple.

Entonces, si todavía no conoces estos términos, haz clic en los enlaces de arriba para que estudies un poco sobre cada tema y también sobre el marketing en general. De esta forma entenderás más claramente cómo los vídeos pueden encajar en tu planificación.

Para aquellos que ya tienen familiaridad con los tópicos mencionados, aquí, vamos a explorar un poco las posibilidades generales del uso de vídeo, para que entiendan mejor lo que significa utilizarlos en sus estrategias de marketing.

Además, presentaremos algunas opciones de plataformas para anuncios.

Esperamos que con este post, entiendas que el vídeo por sí solo no resuelve el problema, y no es siempre la mejor opción, a pesar de toda la importancia que se le da a este formato.

¿Por qué los vídeos son tan importantes?

Esta atención especial al asunto es consecuencia de la importancia que estos medios vienen ganando.

Además de YouTube, los vídeos inundaron plataformas y redes inicialmente enfocadas en otros medios, como Facebook, Instagram, Twitter, WhatsApp y Linkedin.

Esto no sorprende si consideramos la evolución tecnológica de los últimos 10 años.

Es cada vez más fácil producir y consumir vídeos. Filmar, editar y acceder a este tipo de contenido desde un teléfono móvil se ha convertido en una realidad ordinaria.

Con los vídeos, es posible transmitir mucha información no solo a través de la propia imagen, sino haciendo uso de audio, música, letras y animaciones, por ejemplo.

Con tantos estímulos, es más fácil atraer la atención del espectador y, consecuentemente, comprometerlo y generar engagement.

Además, como somos humanos, nada más natural que interpretar entonaciones de habla, expresiones faciales y corporales. La personalidad de quien presenta el vídeo es mucho más evidente.

Las imágenes en movimiento también traen, además de las informaciones textuales, una infinidad de otras señales que se comunican con el espectador, estas van desde el modo de vestir hasta el escenario presentado.

De hecho, se ha afirmado que el 80 % del tráfico en la web será generado por vídeos, aunque esa información lleve a interpretaciones un poco equivocadas, ya que los archivos de vídeo (principalmente de alta resolución) son mucho más pesados ​​que imágenes estáticas o textos y, por lo tanto, requieren más capacidad.

Entonces, eso no significa necesariamente que hasta para ese tiempo estaremos consumiendo videos en un 80 % de nuestro tiempo en la web. De todos modos, ellos estarán cada vez más presentes.

¿Eso significa que debo centrarme en el video marketing?

Al final, con tantas ventajas y cada vez más presencia en línea, ¿los vídeos deben ser priorizados en las estrategias de comunicación?

¿Debes correr e invertir en una cámara mejor?

¿Es una buena idea dejar tu blog a un lado y enfocarte en YouTube?

Bueno, no es por ahí que vamos.

Por un lado, si no haces videos, claro que estarás perdiendo innumeras posibilidades.

No vamos a entrar en detalles, pues si te interesa el mercado digital, aunque solo estés empezando, seguramente consumes muchos vídeos diariamente y ya sabes el poder que tienen los webinars, las videoclases, los vídeos de ventas, anuncios en videos, vlogs etc.

Lo que mucha gente no nota es que, en el marketing, el mensaje, el momento y el lugar donde se inserta lo que quieres transmitir es lo que hace toda la diferencia. No importa si hablamos de vídeo, texto, audio, imagen estática o comunicación presencial, debes tener claro el mensaje que quieres transmitir.

Es decir, tu video marketing no va a ser de utilidad si no tienes un propósito claro, si no estás con un enfoque en el público correcto y si no presentas un buen texto – más específicamente un buen copy y contenido (guion) -, aunque sea un vídeo muy bien producido, con imágenes hermosas y una grandiosa presentación.

¿Por qué no utilizar vídeos todo el tiempo?

El texto tradicional no está siendo sustituido por los vídeos, sino que cada vez más está siendo incorporado y adaptado.

Es importante mencionar que, dependiendo del tipo de comunicación y comportamiento del usuario, los vídeos pueden incluso generar una pésima usabilidad, pues a pesar de la fama de facilitar el consumo de información, esta característica depende mucho de cómo y dónde se presenta.

Por ejemplo:

Imagina que tu sitio de noticias preferido pasase a sustituir la mayoría de los reportajes escritos por videos.

Con seguridad sería muy incómodo no tener la opción de apenas pasar el ojo por las materias y decidir qué consumir con atención.

O imagínate que la mayor parte del contenido de una página que disfrutas en Linkedin o Facebook también decidiese priorizar totalmente los vídeos.

Dependiendo de la duración de los contenidos, te aseguro que esto también podría ser un obstáculo, ya que para ver videos necesitamos una mayor velocidad de Internet y, a veces, de un momento y lugar específico, si el contenido depende de audio.

Y es por el mismo motivo que usualmente el vídeo de ventas en una página no aparece justo en la parte superior de ella.

Puede ser una mejor estrategia dejar que el lector pase el ojo por la información general primero, para situarse y tomar sus decisiones, haciendo clic en algún botón o rodando más la página.

Después de estas acciones, sabrás que el usuario será más propenso a enfocar totalmente su atención. En este momento, el vídeo tendrá muchas más posibilidades de tener éxito al retener a esa persona.

Otro motivo para no apostar todas tus fichas solo en vídeos y seguir trabajando bien otros medios es que cuando se habla de SEO (optimización para motores de búsqueda), los vídeos todavía llevan la desventaja cuando se comparan con el texto, principalmente posts de blog.

La búsqueda de Google funciona mucho mejor y de manera más específica para contenidos escritos que para vídeos.

Por más que haya una integración con YouTube e incluso que esta plataforma haya mejorado bastante en ese aspecto, apostando en tags, descripciones, leyendas, títulos y, principalmente, en la capacidad de interpretación del algoritmo, los textos aún tienen un mejor ranking.

¿Qué tipo de vídeos debo crear?

Ahora que es más clara la importancia del texto para el éxito de un video marketing, se puede entender por muchas veces no tienes que preocuparte tanto con la calidad de producción, sino de manera especial con las imágenes.

No es que eso no haga diferencia, después de todo, cuanto más bien producido presentes tu vídeo, mayores posibilidades de hacerlo atractivo.

El punto es que una de las grandes diferencias entre un video que consumes en Internet y otros que consumes por la televisión o el cine es que en la web un formato más sencillo tiene su lugar y puede incluso simplificar el proceso, permitiendo que más vídeos se creen en un período corto de tiempo.

En algunos casos, la simplicidad de producción hasta transmite mejor una cierta autenticidad y espontaneidad.

Por ejemplo:

Si sigues canales de YouTube de influencers o marcas, tal vez ya hayas notado que no siempre los más exitosos poseen la mejor producción de imágenes.

Sin embargo, como todo lo relacionado con el marketing, esto dependerá del público y de una variedad de factores, como el soporte de los medios de comunicación.

Así, un vlog de YouTube puede incluso tener una atmósfera amateur, pero un vídeo de ventas de un producto caro, probablemente no.

Con esta información, puedes probar formatos, estilos y proporciones, intentando analizar siempre las métricas que las plataformas ofrecen.

Puedes hacer videos educativos cortos (píldoras) o videoclases largas, además de las life o transmisiones en vivo, tras bastidores, entrevistas y vídeos explicativos. Motion graphics e infografías animadas son excelentes para explicar conceptos complejos.

Al mapear todas las posibles opciones, queda claro que hacer videos, aunque de modo simple, demanda tiempo, ¿verdad?

Entonces, un buen consejo es tratar de crear un calendario de grabaciones y disparar varios vídeos a la vez, para luego editarlos poco a poco.

Otra táctica estupenda para que aproveches mejor tu tiempo y generes una infinidad de subproductos es pensar en un vídeo de larga duración y un contenido más denso. Puede ser una entrevista o una “clase magistral”, por ejemplo.

Con este material base, puedes retirar el audio y crear un podcast, resaltar frases y hacer presentaciones en estilo citas (en texto o imagen) y, sobre todo, puedes separar pequeños fragmentos para Instagram y otras redes.

¿Es posible hacer anuncios utilizando vídeos?

A pesar de tantas posibilidades que han surgido en los últimos años, principalmente en el marketing de contenido, los anuncios tradicionales (ads) están más vivos que nunca.

Youtube, Facebook e Instagram poseen varias opciones para llevar tu mensaje al público correcto.

Para hablar un poco sobre este tema, vamos a centrarnos en YouTube, que te da básicamente 3 opciones:

1. Anuncios True View

Son esos anuncios estándares de YouTube. Tú solo pagas si el usuario interactúa con el vídeo – por ejemplo, haciendo clic en un CTA – y también cuando el usuario asiste a más de 30 segundos o al vídeo entero.

Estos anuncios pueden aparecer junto a resultados de búsqueda y en medio de vídeos relacionados (Discovery ads).

Existe también la opción de exhibirlos antes del comienzo de un vídeo (In-Stream Ads). En este caso, el usuario puede tener la opción de saltar el anuncio después de 5 segundos.

2. Preroll Ads

Son los anuncios que el usuario no puede saltar.

Pueden ser colocados antes del vídeo, en medio de ellos (si el vídeo tiene más de 10 minutos) o al final.

La duración de estos anuncios va de 15 a 20 segundos.

3. Bumpers

Estos son los anuncios de seis meses que empiezan antes de un vídeo y que el usuario no puede saltar.

Facebook (junto con Instagram) también permite varias opciones, como gifs y vídeos cortos, vídeos verticales, anuncios en Stories del Instagram, Carrousel, Canvas, Collection, Live, 360, In-stream e In-stream on Audience Network.

Es decir, prácticamente cualquier tipo de publicación que hagas usualmente en Facebook puede ser utilizada como anuncio, solo tienes que acceder a Facebook para Empresas.

Esperamos que con esta información ya tengas una buena base para sacarle provecho al video marketing.

Si todavía no has comenzado a usar esta estrategia y quieres empezar ahora, no dejes de consultar nuestro post con 5 consejos para que mejores tu producción de vídeo.

Nuestro sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.