Conoce los principales tipos de personajes para tus videos

Conoce los principales tipos de personajes para tus videos

Una buena narrativa en video, sea una propaganda o un video institucional, necesita contar con buenos personajes. Conoce sus principales tipos en este texto.

Una narración en video es, esencialmente, una historia. Esta usará siempre ciertos elementos clásicos que incluirán diferentes tipos de personajes, conflictos y, claro, una resolución. Todos estos elementos sirven para comunicar una secuencia de eventos cuyo objetivo es cautivar al espectador.

Un video narrativo tiene que hacer exactamente lo mismo que un texto. Sin embargo, por el hecho de usar imágenes en movimiento, toda la narrativa se va a construir alrededor de la experiencia de los personajes.

Y dependiendo de la historia que cuentes, tal vez sea interesante centrarse en un personaje héroe, que realizará su jornada solo o con un elenco junto al llegará a descubrir la solución de un problema narrado.

Y algo que te recomendamos vivamente es que uses un guión e imágenes para modelar este personaje y que busques además transmitir con intensidad las emociones que quieras que tu historia comunique.

En este artículo te vamos a mostrar los tipos de personajes que puedes usar en la construcción de una narrativa en video. Conocerás los detalles sobre cada uno y cómo pueden encajarse para crear una narrativa bien construída.

Pero primero, ¿qué es un personaje?

Podemos definir al personaje como la construcción de cada uno de los seres, naturales, sobrenaturales o simbólicos, concebidos por el autor/escritor/redactor, y que dotados de vida propia participan de la acción de una obra, ya sea literaria o audiovisual.

Siendo este la representación ficticia de un ser, con cierta personalidad adquirida, el personaje tiene la capacidad de actuar en un conflicto, con un papel principal o con uno secundario, contribuyendo con acciones que lo exploren y resuelvan.

Los personajes pueden situarse en un mundo tanto realista como irreal, estando además sujetos a tomar decisiones y pasando por todo un proceso cognitivo de toma de decisiones.

Conoce cada uno de los tipos de personajes

Los personajes son los íconos que le dan vida a la fantasía.

Para muchos escritores, son lo más difícil de imaginar y desarrollar en una historia. Muchos le atribuyen este hecho a la gran dificultad que supone entrar en una piel diferente de la propia.

Para sortear esta dificultad es necesario adoptar puntos de vista que a veces ni siquiera tienen relación con la manera de ser del escritor, con independencia de si se habla de opiniones, valores, emociones, pensamientos o simplemente sobre formas de ver el mundo en general.

Los personajes son aquellas criaturas misteriosas que pueden llegar a serle incluso completamente extrañas a nuestra propia consciencia. Sin embargo, el escritor tiene que construirlos bien si quiere darle vida a su historia.

Una historia sin los tipos de personajes adecuados acaba siendo algo vacío e insustancial.

A veces, los personajes ni siquiera son humanos, aunque en ese caso podrán, por ejemplo, ser acompañados por un narrador humano, o por lo menos presentar algunas características que recuerden a la humanas.

¿Puede un trabajo de escritura narrativa no tener personajes?

Son raros los casos en que esto ocurre. Al fin y al cabo, cada uno de los tipos de personajes está, para empezar, al servicio de la historia, mientras que los autores están al servicio de esos personajes.

Si no encajan en la historia, si esta no es creíble, si no combinan bien con los conflictos imaginados, si son insuficientes o si el protagonista o antagonista no reflejan bien la temática que está siendo desarrollada, la historia no tendrá interés.

A continuación, describiremos los tipos de personajes más característicos. Tipos que se repiten y encajan, tanto en novelas de literatura clásica como en narrativas de video.

1. Protagonista

El protagonista es uno de aquellos tipos de personaje en los que se centra la trama.

Es el personaje principal, es él quien tiene la preponderancia dentro de la obra.

Es quien capta más la atención, normalmente estando presente en toda la obra o en su mayor parte. Además, siempre está descrito con mayor profusión de detalles, con atributos como bondad, fuerza, arrogancia, coraje, etc.

Lo normal es que tenga que enfrentar toda una serie de desafíos durante su camino, y muchas veces también se opone a un antagonista.

2. Falso protagonista

El falso protagonista es uno de los tipos de personajes que, aunque haya nacido en la literatura, también aparece con frecuencia en la cinematografía.

Cuando la narración empieza, la trama se centra en él, pero en algún momento de la historia la acción principal pasará a ser ejecutada por otra persona.

Este método es ideal cuando se quiere sorprender al espectador. El tiempo en que se destaca suele ser breve porque si concentrase la atención de la narración durante demasiado tiempo, eso podría llegar a ser frustrante para el público

3. Coprotagonista

De entre todos los tipos de personajes, es el segundo en relevancia de la historia. Se relaciona íntimamente con el protagonista y generalmente lo acompaña en su jornada.

El coprotagonismo puede ser ejercido por uno o más personajes, que incluso pueden ser utilizados como narradores de la jornada del protagonista, siendo un recurso para dotar con mayor riqueza de registros la jornada del protagonista.

4. Antagonista

Un antagonista es, generalmente, un personaje o grupo de personajes que se oponen al protagonista.

El antagonista también puede ser una fuerza o institución, como un gobierno o una gran corporación, contra la que el protagonista habrá de competir.

Generalmente, el antagonista posee una fuerza equivalente o superior a la del protagonista, quien deberá entonces esforzarse para derrotarlo. Además, este tipo de personaje en específico acostumbra a presentar características exactamente opuestas a las del protagonista.

Por ejemplo, si en una historia el protagonista es pobre y vive al margen de la sociedad, el antagonista podrá ser alguien rico y bien relacionado.

5. Oponente

El oponente también compite con el protagonista, quiere impedir que este último alcance sus deseos. Su objetivo real permanece muchas veces oculto, pero es eso exactamente lo que une a ambos personajes.

Por ejemplo, una historia de detectives puede no tener como motor real de la acción el deseo de un detective de capturar a un asesino y el deseo del asesino de alejarse de él. 

Tales objetivos pueden ser superficiales, mientras que el verdadero puede ser, por ejemplo, una competición entre ambos personajes por la versión de la “verdad” que será reconocida finalmente. ¿Será el asesino capturado de algún modo? ¿Quien vaya a la cárcel será el verdadero asesino? ¿Quién pensará el público que cometió el crimen?

El oponente ha de ser necesario al protagonista. Normalmente, será la única persona que puede atacar implacablemente aquello que sea la mayor flaqueza de nuestro personaje principal. Por eso, habrá de ser tan complejo y valioso como el protagonista e igual de humano.

También es posible construir no uno sino un conjunto de ellos, que ataquen la mayor flaqueza del protagonista de maneras diferentes.

A diferencia del antagonista, el oponente significa un desafío pasajero en la jornada del protagonista, no el desafío final.

6. Coadjuvante

El coadyuvante es un tipo de personaje que está presente en una trama menor que la de los protagonistas. Sin embargo, aun en momentos diferentes, los coadyuvantes contribuyen con sus acciones, declaraciones e intervenciones al desarrollo de la trama, reforzando además su coherencia.

En este sentido, su trama o la salida de la trama mayor que desencadenan, así como sus acciones, complementan el camino de los personajes principales.

7. Figurante

El figurante tiene una función apenas ilustrativa. Esto es, se trata de un tipo de personaje que no se relaciona directamente o incluso no se relaciona con la trama ni con ningún otro personaje relevante. Por así decirlo, forma parte apenas de la imagen de una escena.

Clasificación de los tipos de personajes

El autor les da a los diversos tipos de personajes características humanas, presentándolos como seres vivos y haciéndolos capaces de sentir emociones, esto es, que les atribuye rasgos físicos y psicológicos.

También determina cómo progresan durante la historia, cómo el lector o espectador descubrirá facetas y aspectos suyos, a través de los diálogos, de sus acciones y de lo que otros digan sobre ellos.

Entender esto nos ayudará a comprender la siguiente clasificación de personajes y cómo los autores la utilizan para atribuirles todavía más profundidad.

Vamos allá:

a) Ficticio o ficcional

Es aquel personaje que, aun siendo imaginario, está basado en personas que sí son reales. En este caso, los personajes pueden construirse sobre la base de arquetipos, estereotipos y/o vivir historias cotidianas, que puedan ser vividas por cualquier ser humano.

b) Real o histórico

Basados en personas reales que existieron en un determinado tiempo y cuyas características el autor busca reproducir fielmente. Para estos personajes, el autor suele realizar un profundo estudio histórico para trazar características físicas y psicológicas que se acerquen lo máximo posible a la realidad.

c) Real/ficcional

Es aquel personaje que aun teniendo una base real posee ciertos rasgos ficticios porque ello es conveniente para el desarrollo de la trama. Por ejemplo, en la narración, a un personaje histórico se le pueden atribuir acciones o maneras de ser que no estuvieron presentes en su vida real. 

d) Ficcional/ficcional

Es aquel personaje completamente ficticio, con determinadas características psicológicas y físicas posibles apenas en el contexto de la ficción. Por ello, generalmente se utilizan en los géneros de ciencia ficción, terror y fantasía.

Bien, ahora que ya conoces todos los tipos de personajes, es hora de dar un paso más y conocer también los tipos de video que puedes usar en tus producciones.

Nuestro sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.